Hagamos la diferencia

Bochornoso espectáculo edil

Samuel Reyes Gómez samreygo@yahoo.com

“Posicionamiento de imagen pública”. Fue lo que buscaron los alcaldes de Ipala, Esduin Jerson Javier Javier, (3 kiebres), y de Mixco, Ernest Steve Bran Montenegro (Neto Bran), con la pelea de boxeo que protagonizaron el pasado viernes 24 de enero, y ¡lo lograron! Muy a pesar de haber sido un espectáculo bochornoso que duró minuto y medio, logró despertar la curiosidad y el morbo del guatemalteco, la pelea estaba pactada para cinco rounds de tres minutos cada uno. Fue increíble cómo la atención del país se centró ese día en el Coliseo de Ipala, por la exacerbada publicidad del evento. Dos años antes, en enero del 2018, ambos alcaldes habían protagonizado “un pulso” en la elección de la junta directiva de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), el que se viralizó en las redes sociales y fue el origen de los retos.

Ambos fueron reelectos para un segundo período y su interés está centrado en mantener su imagen, en el caso de Neto Bran no esconde sus ambiciones presidenciales como lo expresó en un video después de la pelea. La politóloga Marielos Chang expresa: “ambos sujetos se han dedicado a hacer una política más pop, más sensacionalista”. Según Chang, “Neto Bran y Javier Javier construyen su caudal a partir de su propia figura, pero no ofrecen nada institucional, no hay ninguna oferta electoral de políticas públicas, se han enfrascado en el entretenimiento más que en la política y eso no le hace bien al país.

Chang considera que, en lugar de construir una institución o la reputación de la municipalidad, construyen su propia reputación, de lo que generan con su figura, con la estructura de las municipalidades. Se han convertido en influencers de la política, repiten patrones en donde importa más la canción, o la imagen, que la propuesta seria”.

Como escribió un amigo: “Neto Bran no es de mi agrado… y con todo derecho porque yo vivo en Mixco… Pero la conclusión de la pelea es que la gente tiene el país que se merece. Como es posible que después de ver la cara de angustia de Neto se puedan reír tanto de alguien, increíble que después lloren por las cosas que les pasan…” Neto se ha vestido y disfrazado de todo, de policía, de bombero, de vaquero, de Iron Man, de cucurucho, de robot, etc, para llamar la atención pública. El ingenio guatemalteco se manifestó de inmediato con la cantidad de memes que circularon ridiculizando la actuación de Bran.

Considero que Neto se equivocó al exponerse a este tipo de aventuras, en el que quedó ridiculizado. Lo mismo le sucedió al expresar públicamente su apoyo a Sandra Torres, excandidata presidencial. Se equivocó al tratar de convencer a la gente que en este tipo de eventos no despilfarró fondos municipales, pues fue evidente el derroche publicitario y acompañamiento de funcionarios municipales. Justifica que se obtuvieron fondos en beneficio del municipio para obras altruistas, parte del dinero se utilizará para la construcción del Arco Moreno, de construirse quedará como monumento a la ridiculez en que se convirtieron estos jefes ediles, los que están siendo emulados por otros alcaldes que están haciendo ya retos al ganador. Su equipo cercano debiera hacerle entrar en razón sobre sus equivocadas actuaciones.

Los desafíos municipales son enormes, los alcaldes deben centrarse en el desarrollo de sus municipios y no en el de sus imágenes públicas, pues los retos son grandes. Los ciudadanos debemos recordar estos bochornosos espectáculos y castigar con el voto esta política sensacionalista, que pone en vergüenza al país. Ya lo hicimos en las elecciones presidenciales, ojalá que esto también se traslade a las municipalidades en donde los alcaldes continúan apelando a la ingenuidad, falta de diversión, pobreza, temor y poca educación de la gente, para asegurar su reelección.