Por la libertad

¿Cómo mejorar el estado de las carreteras?

Publicado el

La caverna que se abrió en el kilómetro 15 de la carretera al Pacífico impidiendo el paso de miles de vehículos, tanto hacia el sur como hacia la ciudad, debió prevenirse. No me extrañaría que colapsara un colector más abajo y que esta sea la razón de la formación de la caverna. Las consecuencias son terribles para los que utilizan ese paso a diario que son miles de miles de personas. El caos es notable.

¿Se podía haber evitado? Yo creo que sí, al igual que considero que se pueden evitar miles de accidentes fatales al año con solo que las carreteras estuvieran en buen estado, con todas sus señalizaciones y pintura nítidas. Una vez que iba a Xela de noche, con neblina, sufrí mucho porque la carretera no tenía las líneas pintadas a los lados ni en medio. No se veía casi nada. Bajé la velocidad a un nivel en que me sentía seguro y me guíe por la montaña al lado. Llegué a Xela sano y salvo, pero con el corazón a mil. ¿Cuántos no han fallecido en accidentes fatales por no estar pintadas adecuadamente las carreteras?

Un amigo que trabajaba en caminos me comentó que el problema es que les asignan un presupuesto mínimo para pinturas de carreteras. Yo pensé dentro de mí que el problema es el Gobierno, no la carretera. Digo esto porque la autopista de Palín a Escuintla siempre está nítida, sin baches, con pintura y reflectores muy bien puestos todo el tiempo y con señalización muy adecuada. Esta es una carretera estatal administrada por una empresa privada que la construyó y le da mantenimiento. El otro caso, el de una carretera totalmente privada, es el de la VAS. Qué agradable ir por una carretera donde uno se siente completamente seguro, sin baches, con excelente señalización y perfectamente pintada.

Es verdad que Guatemala es un país sujeto a lluvias extremas que pueden destruir cualquier infraestructura. Estos desastres naturales son más rápida y fácilmente reparables si se tratara de infraestructura privada. Evitaríamos carreteras en pésimo estado, las reparaciones serían inmediatas, habría menos accidentes fatales y, por supuesto, nada de corrupción. En el 2005, el CEES (Centro de Estudios Económicos Sociales) hizo una propuesta para mejorar infraestructura. Me parece muy atinado compartirla de nuevo:

(1) Evitar el aumento del déficit fiscal y el endeudamiento, con el pretexto de afrontar la crisis provocada por el mal estado de las carreteras;
(2) Proporcionar mejor servicio de carreteras y puentes, cobrando menos impuestos y que sean más bajos;
(3) Fortalecer y ampliar la cobertura de la infraestructura vial del país;
(4) No aumentar la carga impositiva con motivo de ninguna razón;
(5) No desalentar el crecimiento económico.

El gobierno tendría que hacer algunos cambios importantes en leyes y la forma como hoy en día se encarga de la infraestructura más importante del país:

(1) Desnacionalizar carreteras, puentes, aeropuertos y puertos marítimos;
(2) Informar claramente a los ciudadanos que no hay ninguna ley que prohíba a la empresa privada construir carreteras y producir cualquier medio de comunicación;
(3) Invitar a los dueños del capital nacional invertido en el exterior a que lo inviertan en infraestructura en el país, y legislar para brindar seguridad en el largo plazo a tales inversiones;
(4) Eliminar cualquier prohibición que inhiba la inversión privada en nuevas carreteras, puentes, puertos y aeropuertos;
(5) Abolir el impuesto a la distribución de petróleo y sus derivados;
(6) Abolir el impuesto al transporte y a las comunicaciones;
(7) Abolir paulatinamente el subsidio al transporte público