Por la libertad

Cuba: ¡Liberen a los presos políticos!

Las noticias que llegan de Cuba son espantosas. Miles de cubanos han sido apresados. Se trata de gente común y corriente, ciudadanos de a pie, humildes, que salieron a manifestar pacíficamente su descontento por la falta de alimentos, de medicinas, por la falta de libertad y por la corrupción de los que manejan ese país. El gobierno dictatorial los apresó acusándolos de delincuentes. La represión es brutal. Y muchos gobiernos del mundo entero están calladitos, volviéndose cómplices de crímenes y violaciones de los derechos humanos por ese nefasto gobierno. Deberían estar gritando con fuerza “Liberen a los presos políticos”, porque no son delincuentes, sino presos políticos.

¿Cómo es posible que te metan a la cárcel y te acusen de alterar el orden público si estás manifestando pacíficamente? En Cuba no hay libertad de nada, ni de expresión ni civil, ni política ni de nada. No hay libertad individual. No puedes ni decirle a tu vecino nada malo contra el gobierno cubano porque te acusan y te meten preso, además de hacerte la vida imposible. No puedes ni hablarlo en la familia porque más de algún miembro te acusará. El régimen castrista dirigido ahora por Miguel Diaz-Canel tiene uno de los aparatos de represión y terror más increíbles que existen en país alguno y lo usan sin contemplación para callar a cualquiera que se atreva a cuestionar al Gobierno y a la Revolución. Esto le ha permitido a los de la élite gobernante cubana vivir como reyes mientras el pueblo está en la miseria. Le hacen creer a la población que sus gobernantes se sacrifican por los demás.

El régimen es un fracaso total y la única forma en que sobreviven es a base de terror y ayudas externas. Un régimen donde no existe la propiedad privada de los medios de producción no es eficiente ni nunca lo será. Está demostrado en todos los experimentos similares que el mundo ha tenido hasta ahora. No hay incentivos para que la gente sea más productiva y que las empresas generen riqueza y rentabilidad.

El régimen seguirá fracasando cada día más y eso será el motivo de nuevas protestas a pesar del tremendo aparato de represión y terror que todavía funciona en la isla. ¿Hasta cuándo durará? No lo sabemos, pero quiero pensar y soñar que sus días están contados. Sin medicinas e incluso sin los alimentos más básicos que el mismo país producía la gente está perdiendo el miedo. Y ningún aparato podrá detener a toda la población si es que decide voltearse contra sus políticos.

¿Por qué no se escuchan las voces de los que siempre reclaman democracia y libertad de los izquierdistas en el caso de Cuba? Pienso que porque están cegados con su ideología. Y se hacen los ciegos ante las violaciones de derechos humanos del régimen que ellos tanto adoran y siguen dogmáticamente. Solo unos pocos que son honestamente intelectuales critican al régimen porque han entendido que la libertad es fundamental para la dignidad de cualquier ser humano y que los mercados son más eficientes cuando hay propiedad privada.

Quienes defienden al régimen siguen cayendo en la trampa de que el imperio yanqui es el culpable, por el embargo que les ha impuesto desde hace 62 años. Pero son unos tontos útiles e ingenuos. Si no lo son, entonces son malévolos. Cuba ha tenido libre comercio con casi todos los países del mundo y las prohibiciones de productos humanitarios vienen de su régimen, no de los del exterior. En lo personal, creo que Estados Unidos podría ayudar más permitiendo un total libre comercio, ya que les botaría la mentira que usan para justificar su fracasada economía. Eso sin renunciar a sus demandas por las confiscaciones de propiedades cuando fue la Revolución.