Liberal sin neo

Curiosidades camino al presupuesto

Fritz Thomas fritzmthomas@gmail.com

Publicado el

Son las trivialidades en las que uno se fija; los distractores, adornos, ironías, uno que otro oxímoron, que es necesario creer fueron colocados con buenas intenciones. Por lo menos puede decirse que la página web del Ministerio de Finanzas (MinFin) transmite un envidiable tenor de optimismo sobre sus propias actividades y operaciones. Ingresé a minfin.gob.gt para realizar el ineludible ritual anual de analizar el Proyecto de Presupuesto General de Ingresos y Egresos del Estado para el Ejercicio Fiscal 2022.

Entre tanta opción de pestaña logré encontrar el anhelado documento presupuestario. Es lo mismo de años pasados, solo que más, aunque parece ser menos y, por supuesto, aparenta privilegiar la educación, salud y seguridad. Hay mucho que decir sobre las cifras, que en realidad privilegian el gasto en personal, el cumplimiento de pactos colectivos y programas clientelares; en esta ocasión tan solo comparto algunas curiosidades.

Lo primero que aparece prominentemente en la página web es un triángulo amarillo con un signo de exclamación seguido del texto “Generar una alerta de corrupción: Comisión presidencial contra la corrupción” y un ícono “clic aquí”. Estuve a punto de hacer clic, para generar una alerta que hay corrupción, pero me detuvo la prudencia; no les estaría diciendo algo que no supieran y quedaría el registro de mi dirección IP. Las altas y bajas autoridades del MinFin tienen que saber mucho mejor y antes que yo dónde hay corrupción. Es de suponer que el clic genera copia para la Contraloría General de Cuentas, que tomaría pronta acción, enviando copia al MP para que investigue. Caerá algún pobre que se robó cuatro lápices y un bolígrafo, mientras otro más listo se encuentra comprando su Rolex en el duty free o ingesta etiqueta azul en la playa.

En la página hay varias ventanas con secuencias de “noticias” y novedades. Le interesará saber que el MinFin “obtuvo 100 puntos en la evaluación que desarrolla anualmente la Secretaría de Programación y Planificación de la Presidencia sobre instrumentos de programación y planificación institucional”. Ignoro si otorgaron diplomas y se realizó coctelito para celebrar, o no pasó de un memo congratulatorio. Es imperativo que usted sepa que el MinFin inició el curso presencial “Adquisiciones Públicas” que aborda la ética, función pública y ciclo presupuestario; seguro causa diploma. Hay una pestaña titulada “Estrategia Fiscal Ambiental” (EFA); presionarla lleva a descubrir que hay una revista mensual de EFA, con el subtítulo “Noticias de importancia en materia de fiscalidad ambiental”, producida por la Dirección de Análisis y Política Fiscal. No se pierda un número, lo está pagando.

Por cierto, la página del MinFin contiene información y detalle sobre el gasto público y gran número de programas de gobierno, hay datos e informes para el que quiere conocer de manera superficial y en ese sentido cumple su misión. El cinismo viene al caso porque detrás del despliegue de información con tono positivo, optimista y hasta triunfalista, el público sabe lo que está pasando tras bambalinas. Los funcionarios de gobierno se aplauden a sí mismos; el público es escéptico porque percibe la realidad.

Quienes más atención prestan al presupuesto y gasto público son los que se sirven de él, con la cuchara grande. Funcionarios, diputados, contratistas, proveedores y beneficiarios del clientelismo, están bien enterados de las minuciosidades; no así, el público en general. Así funciona el sistema, concentrar los beneficios y disipar los costos. Otro día quizás hablamos de los números.