Hagamos la diferencia

Debemos unirnos y disponernos a cambiar

Samuel Reyes Gómez samreygo@yahoo.com

Publicado el

Estamos en la etapa crítica de contaminación del covid-19, el país se enfrenta a este virus, que ha tenido un comportamiento caprichoso a nivel mundial, en algunos países ha sido más severo que en otros, y aunque hay pronósticos de su probable comportamiento, la realidad es que podemos tener sorpresas, los médicos dicen que carecen de datos suficientes para presentar un modelo epidemiológico completo. El país tiene problemas estructurales que hacen que la batalla sea complicada: la falta de educación, la desnutrición, la pobreza extrema, la mala distribución de la riqueza, la corrupción, etc. los que seguramente cobrarán factura. Nuestro presidente ha hecho su mejor esfuerzo desde antes del aparecimiento del primer caso, preparó hospitales provisionales para atender la crisis, y tomó medidas antes que otros países. El doctor Giammattei, estaba aún principiando a materializar sus estrategias para gobernar cuando se enfrenta a esta pandemia. Sus primeras apariciones públicas fueron bien recibidas, pero son ya, más de dos meses desde la implementación de las primeras medidas para combatir la pandemia y a medida que el tiempo pasa, los rivales políticos, la delincuencia organizada, los narcotraficantes, ven una oportunidad para desgastar al gobierno. La presión del sector empresarial y la economía informal es fuerte, lo que entendemos.

En las redes sociales se difunden todo tipo de mensajes negativos y atropellos verbales en contra del gobierno. Los improperios hacia el presidente están a la orden del día. Pero este es el tiempo para reflexionar, y llamar a la Unidad, solo juntos saldremos adelante. El virus cambió el mundo, y es importante que estemos listos para el cambio. Con todo respeto para quienes se están quejando, porque sus razones tendrán para hacerlo ¿Quejarse soluciona algo en estos momentos? Corrieron rumores que abriría el país, y al presidente le dijeron títere del Cacif, ahora cierra el país y le dicen: tirano despótico, si hubiera tomado una situación intermedia seguramente le hubieran dicho “medias tintas” así somos los guatemaltecos, todo lo criticamos y por todo protestamos, vivimos en un país con libre expresión, pero si criticamos aportemos también, por que no se vale únicamente despotricar en contra de las decisiones que se toman.

Urge una reingeniería del estado y poner en estos momentos a los servidores públicos al servicio de la nación. ¿Porque no redefinir funciones de la burocracia estatal? Es el momento para cambiarle funciones a los ministerios. ¿Para qué queremos un congreso, funcionando cómo está? solo al servicio de sus intereses personales y a partir de estas fechas, en receso. ¿Para que seguimos manteniendo el Parlamento Centroamericano? Si en esta crisis no hemos visto materializada ninguna de sus funciones. ¿Por qué continúa la SAAS funcionando? Debe reformularse el sistema de compras y contrataciones, ´pues es obsoleto, y no permite tener las compras a tiempo, sobre todo las emergentes, por la corrupción. se desconfía de todo y llaman ladrones a quienes deben decidir las compras, es tiempo de definir mecanismos ágiles y que pueden ser transparentes, poniendo en todo caso penas máximas para quienes quieran aprovecharse como se hace en países orientales. La contratación y pago de personal emergente como el de salud debe ser expedita y automática una vez se llenen los requisitos de competencia.

Urge que recapacitemos y que desde nuestros espacios hagamos una contribución al país. Esto pasará y tendremos un nuevo amanecer. Recordemos el Salmo 40:3 “…Porque un momento será su ira, pero su favor dura toda la vida. Por la noche durará el lloro y a la mañana vendrá la alegría”. Preparémonos para ese nuevo tiempo, porque mientras unos “lloran” otros “venden pañuelos”.