Desarrollo de país

Después de la tormenta debe llegar la calma

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Publicado el

A inicios de este año veía que muy buenas cosas vendrían para el país. El nuevo gobierno trabajaría con un plan nacional de innovación que me parecía interesante para el desarrollo económico y social, pero la pandemia forzó a cambios en las prioridades. Los precios internacionales de las materias primas eran buenos en enero, pero con las noticias de la pandemia en Europa empezaron a caerse y eso tuvo impacto en Guatemala. En septiembre, seis meses después del cierre de buena parte de la actividad económica por los riesgos del covid-19, se abrió la economía, pero a los 45 días llegó ETA y a las dos semanas, Iota, causando serios estragos en el nororiente y norte del país. Y cerramos el año con una posible segunda ola del coronavirus.

Después de la tormenta debe llegar la calma. 2021 debe ser un año que nos permita recuperar buena parte de lo perdido en 2020, excepto las vidas de los casi cinco mil reportados como fallecidos por la pandemia, que en realidad es un número bajo si lo comparamos con otros países del continente.

¿Qué espero de 2021? 1) Espero que la vacuna contra el coronavirus llegue pronto al país y que todos tengamos acceso lo más rápido posible. Ya hay dos autorizadas en Estados Unidos, pero a la vez es importante seguir cuidándonos con lo básico que resuelve buena parte del riesgo: uso de la mascarilla, guardar la distancia y lavarse las manos con frecuencia. 2) Espero que retomemos el rumbo, que la actividad económica que cerrará en menos 2% (país que menos decreció en Centroamérica), que en 2021 sea positiva en por lo menos 6%. 3) Espero que se atienda el nororiente y el norte del país por los estragos causados por ETA e Iota, pero que se atienda como una verdadera reconstrucción de las áreas y se logre fomentar la inversión. 4) Espero que la ciudadanía entienda que la única forma de prosperar es trabajando y generando oportunidades y no cometiendo actos vandálicos como los vistos el #21N, #28N y #5D y los no vistos como los problemas de ingobernabilidad en áreas del país donde hay ausencia de Estado. 5) Espero que el Gobierno retome el plan de innovación y trabaje con la transparencia. 6) Espero que el Congreso de la República se enfoque en las pocas leyes necesarias para que el país tenga prosperidad y que se elimine cualquier acto que sea calificado como no transparente o corrupto. El Congreso debe recuperar credibilidad y debe trabajar y aprobar una nueva ley electoral, una nueva ley de servicio civil, una nueva ley de infraestructura vial, corregir la ley de compras y contrataciones, y aprobar las leyes que hacen falta para el desarrollo económico y social. 7) Espero que el Congreso elija durante los primeros meses a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de salas de Apelaciones que debieron ser electos en octubre de 2019 pero por sentencias erradas de la Corte Constitucionalidad se retrasó. 8) Espero que pronto se elija a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad para el período 2021-2026, magistrados que deben ser ejemplares en su conducta profesional, que sean jueces y no actores políticos. 9) Espero que el sistema de justicia mejore en su actuar y su eficiencia. El MP recién anunció apertura de 90 nuevas agencias fiscales, pero el Organismo Judicial no presenta mejoras. Todo es lento. 10) Espero que la municipalidad de Guatemala siga siendo ejemplo para otras municipalidades, las cuales deberían conocer el Plan Santiago y la innovadora Tarjeta Ciudadana que presentaron para el TransMetro la semana pasada, entre otros servicios.

Mientras tanto, espero que cada uno que me hace el favor de leerme tenga paz en su hogar, salud sobre todo, y muchas bendiciones en Navidad, en Año Nuevo y en el 2021.