Por la libertad

Día de Acción de Gracias

Publicado el

Hoy se celebra en Estados Unidos de América el Día de Acción de Gracias. Es una celebración tradicional en la que se agradece a Dios por la abundancia de las cosechas del otoño de los colonos ingleses que llegaron en el barco Mayflower y se establecieron en 1620 en Plymouth. Es la fiesta familiar más importante del año en ese gran país, pues las familias se unen para disfrutar un gran banquete a base de pavo, salsa de arándanos, puré de papas y camote, mientras agradecen por la vida y lo bueno que les ha ocurrido en la vida.

Si bien algunos consideran que se agradece a Dios por la abundancia de las cosechas, pocos se cuestionan a qué se debió esa abundancia, dado que, al principio, cuando se establecieron los colonos, las cosechas no alcanzaban para todos y la gente moría de hambre y mala alimentación, entre otras cosas. Pero hubo un cambio importante en el sistema de división de trabajo, que al inicio era comunal y luego pasó a ser de propiedad privada. Nos lo cuenta muy bien el profesor Lawrence W. Reed en un artículo recién publicado por la Fundación para la Educación Económica (FEE), titulado ¿Por qué los colonos abandonaron la propiedad comunal por la de propiedad privada?

Nos cuenta el profesor Reed que los primeros años de los colonos en Plymouth fueron muy duros y de hambruna. El sistema era de propiedad comunal, donde se suponía que todos tenían que trabajar para producir lo de todos, que se repartiría luego en partes iguales. Pero este sistema socialista no era eficiente. Los colonos no tenían incentivos en trabajar más, pero reclamaban siempre su derecho a recibir su parte, que cada vez era menor. El cambio ocurrió cuando cambió el sistema y se convirtió en propiedad privada. Las cosechas entonces fueron abundantes, los incentivos funcionaron, dado que quien trabajaba más y mejor su tierra producía más y podía intercambiarlo por otros productos que los demás colonos producían. El asunto es que pasaron de una enorme escasez de alimentos a una abundancia de estos y la sociedad comenzó a prosperar.

Este es otro ejemplo del fracaso del socialismo y el éxito del sistema de mercado libre basado en la propiedad privada de los recursos. Otros ejemplos exitosos los vemos en la Alemania de la posguerra. Lo que se llama el “milagro económico alemán” no es más que el cambio en las reglas del juego, permitiendo que el sistema de mercado libre basado en la propiedad privada y en precios libres funcionara. También ocurrió lo mismo en Hong Kong, luego de la invasión japonesa; en Nueva Zelandia en 1980, en los países escandinavos desde hace algunas décadas y existen otros ejemplos que muestran la eficiencia de una sociedad que prospera rápidamente gracias al sistema de mercado o capitalismo.

Es increíble que el ser humano no aprenda de todos estos errores que han causado hambrunas, peleas y esclavitud en el resto del mundo. Hoy vemos una Corea del Norte paupérrima, dedicando todos sus recursos a su fuerza militar mientras el pueblo sigue muriendo de hambre. Vemos a una Venezuela destruida por la destrucción del sistema de propiedad privada y el odio a las ganancias, que es el principal motivo por el cual los dueños de los recursos producen en abundancia y más barato, beneficiando así a todo el mundo. Cuba es el caso más desastroso de Latinoamérica. Lo ponen de ejemplo, pero en Cuba debes pelearte para conseguir, por ejemplo, un simple jabón, mientras que en el capitalismo sobra.

Si algo nos deja el Día de Acción de Gracias es reconocer que la abundancia viene de la mano de las acciones libres y voluntarias en un sistema de división de trabajo basado en la propiedad privada.