Liberal sin neo

El péndulo electoral en América Latina

Fritz Thomas fritzmthomas@gmail.com

Publicado el

Fue un año de adrenalina electoral en América Latina. En balance, se fortaleció la izquierda populista, el eje del Foro de Sao Paulo, el fantasma de Hugo Chávez y el padrinazgo ideológico de Cuba, pobre pero emérito. La tensión del péndulo izquierda-derecha se percibió en la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada en septiembre 2021 en México, donde se reunieron 17 presidentes de la región. Fue notoria la deferencia del presidente mexicano López Obrador hacia Nicolás Maduro, presidente de Venezuela y Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, como lo fue también las tensas críticas hacia ellos y Nicaragua por parte de los mandatarios de Uruguay, Paraguay y Ecuador, por la ausencia de procesos democráticos y derechos humanos. La manifiesta agenda de López Obrador era lograr sobreponer la unión de los países latinoamericanos por encima de sus diferencias ideológicas; no lo consiguió.

Algunos de los movimientos electorales más fuertes del año en América Latina se dieron en Perú y Chile. La primera vuelta de elecciones presidenciales en Perú se realizó en abril, con 18 candidatos en la boleta; Pedro Castillo obtuvo el primer lugar con 18.9% de los votos válidos y Keiko Fujimori segunda con 13.4%. En la segunda vuelta Pedro Castillo ganó con 50.1% de los votos, frente a Keiko Fujimori con 49.8%, una diferencia de la mitad de 1%, dándole un marcado giro a la izquierda a Perú. Triunfó un candidato que obtuvo menos de 20% de la preferencia de voto en primera vuelta y ganó en la segunda, por un pelo. Pedro Castillo tiene trayectoria y discurso de izquierda populista inmoderada, es admirador de Castro y Maduro, pero socialmente conservador, opuesto al aborto y la ideología de género.

La antesala de las elecciones en Chile fueron las manifestaciones y disturbios violentos en 2019 y el plebiscito en octubre de 2020 en el que 78.3% votó a favor de redactar una nueva constitución. La primera vuelta de elecciones presidenciales en Chile se realizó el 21 de noviembre con siete candidatos; José Antonio Kast, conservador, obtuvo el primer lugar con 27.9%, seguido por Gabriel Boric, socialista, con 25.8%. En la segunda vuelta, el 19 de diciembre, Boric moderó su tono y logró aglutinar 55.9% del voto, mientras Kast, tildado de extrema derecha, consiguió 44.1%. El electorado chileno optó por una izquierda aún más radical que la de la expresidenta Michelle Bachelet, que durante ocho años en el poder no logró desmantelar la economía liberal de Chile, que por varias décadas la hizo el país más próspero de América Latina.

Chile y Uruguay tienen los más bajos niveles de pobreza y más alto nivel de vida, medido por ingreso per cápita, en América Latina. Mientras Chile dio un giro a la izquierda, en Uruguay ocupa la presidencia Luis Lacalle Pou, derecha, electo en 2019 y en febrero 2021 los ecuatorianos eligieron a Guillermo Lasso, de derecha. En noviembre 2021, Xiomara Castro, izquierda, ganó la elección presidencial en Honduras en un claro rechazo del continuismo. Vienen grandes batallas electorales en 2022; Colombia y Brasil.

Es probable que las próximas elecciones presidenciales en Guatemala sean lideradas por tres mujeres; Zury Ríos, Sandra Torres y Thelma Cabrera, derecha, centro izquierda e izquierda, respectivamente. Zury y Sandra tendrán que superar fuertes obstáculos jurídicos para poder participar, representan continuismo y tienen techos de simpatía que no supera el voto de rechazo; son inelegibles. Si Thelma Cabrera logra colarse a segunda vuelta, podría mover el péndulo a la izquierda.