Economía para todos

Empresa familiar Almacén El Repuesto

José Molina Calderón josemolina@live.com

En el barrio en que viví en mi juventud había muchos comercios. Uno de ellos, el almacén El Repuesto, cuyo relato como empresa familiar hace Jorge Alfredo Lemcke Arévalo, ex gerente general de Cementos Progreso.

Arturo Herbert Lemcke Rosenstein (en adelante AHLR), nació en ciudad Guatemala el 25 de enero de 1917, hijo de Gustav Arthur Lemcke Ahner y Elvira Amelia Rosenstein Enniger, inmigrantes de Alemania y Bélgica, respectivamente, a finales del siglo XIX. Se graduó de bachiller del Colegio Alemán de Guatemala (Deutsche Schule) en 1934 y viajó a Alemania a estudiar Economía Agrícola, en la Universidad de Meissen, retornando en los inicios de la Segunda Guerra Mundial.

En 1943 contrajo matrimonio con Elena de Jesús Arévalo Bermejo, hermana del futuro presidente de Guatemala Juan José Arévalo Bermejo (1945 – 1951). Fue en el año 1956 cuando AHLR estableció las bases para un negocio de importación y venta de repuestos para vehículos livianos y pesados en Avenida Bolívar y 20 calle zona 1, vecino a una gasolinera ubicada en esa misma esquina, —área conocida como Las Cinco Calles—. Aquí nace Almacén El Repuesto.

Durante los años 60’s estableció una red de ventas de repuestos en las principales ciudades del interior (Cobán, Quetzaltenango, Petén, La Antigua Guatemala) que hacían pedidos por medio de radiotransmisores de banda corta, los cuales eran despachados como encomiendas por medio de transportes terrestre y aéreo disponibles en esa época.

A inicios de la década de 1970 comenzó una nueva línea de productos al importar motores diésel de segunda mano desde Europa, principalmente de las marcas Leyland, Perkins y Mercedes Benz, los cuales eran instalados y adaptados a camiones y autobuses, que habían sido importados a Guatemala con motores a gasolina y requerían de motores más potentes y económicos. Este modelo de negocio se convirtió prontamente en un éxito y prontamente fue imitado por otros comerciantes en este sector.

Aproximadamente en 1975, AHLR estableció una nueva línea de productos y servicios con una fábrica de acumuladores para vehículos automotores con la marca AutoLife, la cual estuvo activa hasta su muerte, a finales de la década de 1980. El negocio familiar funcionó de esta forma por más de 40 años, habiendo pasado su administración a la segunda generación, bajo la gestión del hijo mayor, Herbert Rodolfo, con el apoyo de sus hermanos Teddy Arturo y Jorge Alfredo, todos de apellido Lemcke Arévalo. AHLR falleció en 1988 y el negocio de importación y venta de repuestos y motores diésel siguió funcionando hasta mediados de la década de 1990.

AHLR desarrolló actividades agrícolas por más de 20 años, también con el apoyo principal de su hijo mayor, al haber comprado tres fincas en la zona de Taxisco, Santa Rosa, en donde se dedicó al cultivo de arroz, maicillo y producción de ganado. Esta actividad finalizó a finales de la década de 1980. Fue emprendedor y desde joven impulsó varios tipos de negocios que funcionaron aceptablemente bien. Lamentablemente, al momento de su fallecimiento, no había habido una planificación para desarrollar una transición generacional adecuada a sus descendientes.

Herbert Rodolfo falleció unos años después del cierre del negocio de repuestos, mientras que los otros dos hermanos se habían dedicado a otro tipo de actividades profesionales y empresariales que no permitieron darle continuidad a Almacén El Repuesto.

Presentación del libro de mi autoría titulado Empresas Familiares en Guatemala. 50 Casos en 200 años: miércoles 6 noviembre, Academia de Geografía e Historia de Guatemala, Conferencia, 6.15 pm.