Economía para todos

Empresa familiar de José Piñol y Sala

José Molina Calderón josemolina@live.com

Publicado el

La finca Las Charcas se encuentra al sur de la Ciudad de Guatemala (zona 11) y es un lugar de mucha historia.

Mary Raskin viuda de Piñol compiló la historia de la familia de don Rafael Piñol y Batres, Guatemala, 1970, inédita, 26 pp. a máquina. Se resume seguidamente.

El Presbítero don José Solórzano por los años de 1778 vendió a don José Piñol el sitio de Gastañaza (con G), compuesto de 14 caballerías de extensión, por la cantidad de mil cuatrocientos pesos. Fue condición, que si medido que fuere, no tuviera esta cabida, se completaría el mínimo de 14 caballerías con otras tierras en la Labor del Incienso que el vendedor poseía.

La historia familiar empieza con Jossef Piñol y Sala, quien nació en Cataluña y llegó a Guatemala en 1752. Al año siguiente se casó con María Manuela Muñoz y Barba de Figueroa.

Tuvo los hijos siguientes: Tadeo Piñol y Muñoz, encargado de los negocios de la familia y de la testamentaría de su padre. José María Piñol y Muñoz, soltero. Micaela Piñol y Muñoz, que se casó con Juan Fermín Aycinena (primer marqués de Aycinena), este último después de haber enviudado dos veces. Juana Piñol y Muñoz casó con Vicente Aycinena (segundo marqués de Aycinena), hijo de Juan Fermín Aycinena. Dos hermanas casadas con padre e hijo. Micaela, la más joven de las dos, tiene este singular parentesco: madrastra de su cuñado: suegra de su hermana; tía y abuela de sus nietos.

Las otras dos hijas, Delfina y Manuela, fueron monjas. Delfina en el Monasterio de Santa Teresa. Esta fue la abadesa de su sobrina, la madre María Teresa de la Santísima Trinidad, muerta en olor de santidad.

La autora señala que José Piñol y Salas (sic) tenía fincas en Guatemala: Las Charcas, Sapuyuca, Playa Grande; estas últimas de mil caballerías cada una. Además tenía otras fincas, casas y mesones. Disponía de negocios de ganado, grana, añil y madera, y comercio con España. Transportaba la mercadería a los puertos del Atlántico, principalmente Santo Tomás, por medio de quinientas mulas.

Su hijo Tadeo Piñol y Muñoz se casó con María Bernarda Aycinena y Nájera. Siguió manejando los negocios de la familia Piñol. Tuvieron dos hijos: Manuel José Piñol y Aycinena, abuelo de Rafael Piñol y Batres. Tadeo y Juan, solteros y militares. Bernardo Piñol y Aycinena (1806-1881) dos veces rector de la Pontificia Universidad de San Carlos, obispo de Nicaragua, asistió como tal para la Declaración del Dogma de la Inmaculada Concepción. En 1868 fue nombrado Arzobispo de Guatemala y asistió al Concilio Vaticano I en 1860.

Siguen los hijos así: Antonia se casó con Juan Fermín Aycinena y Piñol. Micaela, monja; Jesús, monja; y Pilar, soltera.

Manuel José Piñol y Aycinena, ya citado, continuó y aumentó los negocios de su padre y abuelo. Traían el ganado de las haciendas de Playa Grande y Sapuyuca a Las Charcas, para su venta. Uno de sus clientes era el padre de Francisco Cordón.

La empresa familiar de la familia Piñol tenía goletas que llevaban madera, grana, añil, vainilla y zarzaparrilla a España y a Estados Unidos de América. En Filadelfia, Manuel José conoció a la hija de su socio, Suzana Bayley, con quien se casó. El matrimonio Piñol Bayley tuvo de hijos a: Tadeo Piñol y Bayley, que se casó con Luz Batres Jauregui; por fallecimiento de su padre, cuando él tenía catorce años, tuvo que ver las propiedades de la familia bajo los consejos de su tío monseñor Bernardo Piñol y Aycinena.