Economía para todos

Empresa familiar de Juan Bautista de Irisarri

José Molina Calderón josemolina@live.com

El historiador Horacio Cabezas proporcionó el relato de la empresa familiar de Juan Bautista de Irisarri (1740-1805). Dice seguidamente:

Comerciante, naviero y periodista. Nació en la Villa de Aranaz, cerca de Pamplona, Navarra, España. Hijo de Martín de Irisarri y Michelena, y María Ignacia de Larraín. Fue bautizado el 15 de febrero de 1740. Llegó a Guatemala alrededor de 1778.

En primeras nupcias se casó con María de la Paz Alonzo y Espinoza, el 26 de mayo de 1783. Era hija de Bernardo Alonso y Barragán y María Francisca Espinoza y Montemayor. Con ella procreó a Antonio José, Ildefonso María, María de los Dolores, Juan Bautista Francisco, Ana Manuela, Juana Apolonia Josefa, José Guillermo y María Josefa. Era pariente de Thomás de Mollinedo, corregidor de Chiquimula.

El 10 de mayo de 1797, se casó con María Josefa Arrivillaga, hija de José Agustín de Arrivillaga y María Tomasa de Castilla. Con ella procreó a María Dolores, María Margarita, María de Jesús, María Tomasa y María Josefa.

Tuvo una hacienda entre Sonsonate y Acajutla, El Salvador, llamada La Soledad. En 1781, el presidente Matías de Gálvez le concedió un pasaporte para poder viajar y hacer transacciones comerciales. Desde puertos mexicanos y de Acajutla sus barcos exportaban añil, azúcar, caoba, brea y otros productos, hacia El Callao, Perú, y Valparaíso, Chile, e importaban cobre, vino, aceite, aceitunas, trigo, pellones, etcétera. En 1798, apoyado por el presidente José Domás y Valle, impulsó actividades comerciales con Filadelfia, Estados Unidos. Sin embargo, el año siguiente, cuando la Corona prohibió el comercio con países neutrales, como Estados Unidos, el presidente Domás y Valle lo exoneró de tal disposición, para que pudiera deshacerse de las mercancías que aún tenía, lo que fue denunciado por José de Isasi y el regente Ambrosio Cerdán.

A principios de 1799 hizo una expedición a la costa de Chiquimulilla y propuso construir un puerto en la desembocadura del río Los Esclavos. Con capital propio impulsó mejoras en el puerto de Acajutla y promovió su uso. En febrero de 1802 propuso al presidente Antonio González Mollinedo y Saravia repoblar Acajutla y adquirir tres bongos —canoas— para fomentar la pesca. Aunque el proyecto fue aprobado, no se llevó a la práctica.

Fue uno de los principales colaboradores de la Gazeta de Guatemala, en la cual, con el seudónimo de Guindalesio Chirimía, expuso el colapso del mercado del añil y propuso la diversificación de la economía, la creación de una compañía de seguros, la necesidad de comerciar con naciones neutrales, la habilitación de los puertos en el litoral del Pacífico, en especial Acajutla y El Realejo, León, Nicaragua, y recomendó la intensificación del comercio con México, Perú y China. Analizó, además, la guerra de España con Gran Bretaña, e hizo ver sus efectos desastrosos para el comercio de Guatemala en general y para el mercado del añil en particular.

También fue contador de la Sociedad Económica de Amigos del País. Otorgó testamento el 8 de marzo de 1805, ante el escribano Francisco Gavarrete. Falleció el 4 de mayo de 1805. Fue enterrado en la iglesia del Convento de San Francisco, en Nueva Guatemala de la Asunción.

Por su parte, Juan Francisco de Irisarri de la Paz (1788-¿?), hijo del primer matrimonio de Juan Bautista, fue comerciante. Contrajo matrimonio el 23 de junio de 1816 con Josefa Ignacia Ferrer y Barrutia, hija de Rafael Ferrer y Barceló, y Josefa de Barrutia y Echeverría. Procrearon a José Atanasio, Ana Manuela y Narciso José.