Urbanismo y sociedad

Guatemala encuentra en Amlo un apoyo a migración

Publicado el

El presidente de México llegó a tierra guatemalteca para reunirse con su homólogo Alejandro Giammattei con una crisis migratoria en que Andrés Manuel López Obrador propuso a Joe Biden la creación de “un programa atrevido del bienestar” para migrantes centroamericanos y mexicanos.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido este martes a su homólogo, Joe Biden, durante una reunión en el Despacho Oval, que facilite la entrada a Estados Unidos de los trabajadores mexicanos y centroamericanos “más cualificados”, “para apoyar” la economía. La migración ha sido uno de los temas centrales de un encuentro que, sobre todo, ha servido para escenificar un acercamiento tras los últimos roces en la relación bilateral. Entre los pocos acuerdos concretos anunciados este martes destaca el compromiso de México en invertir US$1,500 millones en proyectos de infraestructura para modernizar la frontera. El dinero será parte de un fondo conjunto con EE. UU. para “hacer más seguro y eficiente el flujo comercial y de personas”, según el anuncio oficial de la Casa Blanca.

Pero esta situación está asociada a múltiples factores históricos existentes, políticos y sociales, en que la violencia es un medio utilizado por muchos sectores y actores para mantener o ganar poder, resolver conflictos y beneficiarse económicamente con la violencia y la criminalidad, a la que se atribuye la expansión del crimen organizado, el tráfico de drogas, armas y personas hacia Estados Unidos, así como a la proliferación de las pandillas juveniles.

Sin embargo, en diversas ocasiones es difícil establecer con certeza el origen de los actos violentos y criminales debido a que las autoridades no investigan ni esclarecen los hechos, quedando la mayoría de estos impunes. Esta situación de violencia y criminalidad, acrecentada por noticias sensacionalistas publicadas en varios medios de comunicación, causa temor y preocupación en la ciudadanía. En términos generales, las políticas oficiales para combatir la delincuencia juvenil son reactivas, prestando poca atención a la comprensión y solución. Estas prácticas demuestran ser ineficientes para detener la delincuencia juvenil y violentan los derechos humanos, poniendo en riesgo la construcción del estado democrático de Derecho en la región.

Pero estos conflictos sociales en Centroamérica han encontrado en Amlo, de México, en su reunión con Biden, un apoyo en conseguir visas de trabajo. En términos generales, las políticas oficiales para combatir la delincuencia juvenil. Estas prácticas demuestran ser ineficientes para detener la delincuencia juvenil y violentan los derechos humanos, poniendo en riesgo la construcción del estado democrático de Derecho en la región.

“Por lo que México había presentado un plan para evitar las migraciones hacia Estados Unidos y que fue recibido por el Plan Marshall, que fue una propuesta mexicana cuando la Cepal había preparado una propuesta de plan de acción sobre planificación para la región, ante ministros y autoridades de 10 naciones que participaron en la XXIV reunión de la Mesa Directiva del Consejo Regional de Planificación del Ilpes, celebrado en Antigua Guatemala, en el territorio nacional.

A partir de entonces la Alianza Internacional para la Consolidación de la Paz inició la implementación del programa Políticas públicas para prevenir la violencia juvenil en Centroamérica por medio del presidente Amlo de México, que ha buscado otra solución con Biden para resolver los problemas de los migrantes en las fronteras.