Desarrollo de país

Guatemala, Marca País

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Publicado el

El jueves 28 de enero empezó a circular un video en YouTube titulado Guatemala, el país peor mercadeado de Latam: Perspectivas de un Expatriado (7 minutos), de un ciudadano dominicano de nombre Alan Delmonte que actualmente vive con su familia en Guatemala.

Le habían dicho cuando salió de Costa Rica, hace dos meses, que Guatemala era un país muy peligroso —que había mucha inseguridad—, pero descubrió que no es así, que desde 2014 la tasa de homicidios en Guatemala se ha reducido de 60 por cien mil habitantes a 15 en 2020. Al llegar les impresionó que la ciudad de Guatemala es muy desarrollada, intensa, con más de un millón de vehículos, pero con mucha actividad y mucho que hacer. Una ciudad que han ido conociendo, que les ha gustado, así como su gente.

Destaca la cercanía de la que fue por muchos años la capital de Guatemala y de Centroamérica, la Antigua Guatemala, ciudad patrimonio de la Unesco, una ciudad colonial “increíblemente hermosa”.

Resalta que ha descubierto que Guatemala tiene un potencial muy grande si se mercadea bien, ya que ha constatado que es un país inmensamente rico culturalmente, rico gastronómicamente, rico en recursos naturales, rico en lugares de turismo, y rico en la calidad humana de su gente. Dice que los guatemaltecos son las personas más serviciales, gentiles y sociables de los países que han visitado en América Latina. Es un país que ama a los niños, un país con diversidad de opciones a visitar (Lago de Atitlán, Tikal, Semuc Champey, volcanes y otros), un país para aquellos que aman la aventura, la naturaleza y la historia.

El autor del video sugiere que Guatemala trabaje en una campaña Marca País para cambiar la percepción negativa que existe afuera. El mundo debe saber que Guatemala es un país fascinante, con gente increíble. También hace ver que se percibe la sombra que aún existe después de lo que él llamó “una guerra civil” que seguramente se refiere al conflicto armado interno que terminó con la firma de la paz, en 1996. Realmente me dio mucha satisfacción ver a un expatriado describir tan bien a Guatemala.

Y sí, debemos trabajar en la Marca País, porque si algo le hace falta a Guatemala es que vengan visitantes por negocios, que se invierta más acá y que venga mucho turismo todo el tiempo. También me puse a analizar lo que señala como la sombra de la “guerra civil”, y quizá de ahí venga la polarización de la sociedad guatemalteca, sobre todo cuando hay temas de coyuntura que se ven con claridad, sobre todo en las redes sociales.

Necesitamos trabajar en el fortalecimiento de las instituciones públicas. Los organismos de Estado presentan debilidades que debemos atender y buscar soluciones. Lo mismo sucede en la mayoría de instituciones de órganos de control. La semana pasada leí una columna de prensa titulada En América Latina impera el mal gobierno, donde describe el autor sobre lo que está asociado al buen gobierno y sobre lo que está cimentado el mal gobierno. Me parecen puntos muy claros para reflexionar y para trabajar.

Guatemala tiene que trabajar en generar un clima apropiado para mucha más inversión. Es nuestro deber ciudadano buscar cómo se generen oportunidades en el país y que compatriotas no emigren. Si en Estados Unidos son productivos y logran enviar casi 12 billones de dólares en remesas (en año complicado por covid-19), imagínenlos produciendo acá. Debemos trabajar en la ruta de la ley y el orden, en la transparencia del gasto, en el combate de la corrupción y sobre todo en esfuerzos serios en educación porque sin educar a las nuevas generaciones no habrá cómo progresar.

Hay mucho por hacer. El sector empresarial, la municipalidad de Guatemala, el Ministerio de Economía y el Inguat debemos atender seriamente la sugerencia del señor Delmonte.