Hagamos la diferencia

Historia de un fraude

Samuel Reyes Gómez samreygo@yahoo.com

Publicado el

El 14 de mayo, (después de haber sido suspendidas el 27 de abril en el Musac), en las instalaciones del parque de la Industria, con la presencia de la Policía Nacional, el pelotón antimotines y seguridad con gorros pasamontañas, de origen desconocido, ocurrió la elección a rector de la Universidad de San Carlos del Lic. Walter Mazariegos, con 72 votos de los electores a quienes se les permitió ingresar. A 63 electores no se les permitió ingresar, quedando fuera del proceso, por decisión del Consejo Superior Universitario, acto a todas luces ilegal y antidemocrático, para una institución que se precia de defender los intereses del pueblo. Luego, de forma inusual, por primera vez en la historia de la universidad estatal, en reunión virtual, sin ceremonias ni pompas, el 1º de julio asume el Lic. Walter Mazariegos la rectoría de esta casa de estudios, mofándose de profesionales, docentes y alumnos que consideran el acto una burla al sistema de justicia del país y a las leyes universitarias.

Estas elecciones a rector son el iceberg de la podredumbre administrativa de los procesos de elección en la universidad estatal, y la politización de la tricentenaria que ha perdido el norte al alejarse de sus principios y su razón de existencia. El Consejo Superior Universitario en esta ocasión deja fuera varios cuerpos electorales y tal como lo expresa un comunicado del Colegio de Ingenieros Agrónomos, “fundamentándose en argucias e interpretaciones antojadizas de la normativa universitaria que violenta el espíritu universitario, con el objeto de excluir de la votación una línea ideológica o de pensamiento que no corresponde con la actual postura política del Consejo Superior Universitario”.

Existen varios amparos y apelaciones en trámite en contra de las elecciones a rector de la Usac 2022-2026: cuatro amparos por la exclusión de cuerpos electorales del Colegio de Médicos, Farmacéuticos, Ingenieros Agrónomos y estudiantes de Agronomía desde el 27 de abril, solo uno de ellos se desistió; dos apelaciones ante la Corte de Constitucionalidad, con fecha 13 de mayo, una fue rechazada y la otra en trámite. Cuatro amparos en contra de la decisión del CSU de aprobar la sesión del 14 de mayo y uno del 13 de junio por no respetar el debido proceso del Reglamento de Elecciones de la Usac, los que seguramente no prosperarán.

La elección a rector se realiza en una primera instancia en 10 facultades cuyos estudiantes y profesores titulares eligen, cada uno de ellos, a 10 electores, y 14 colegios electorales a cinco electores cada uno; en total, 170 electores de 34 cuerpos electorales son los encargados de la elección final. El quórum para la elección final debe ser de por los menos las dos terceras partes + 1; es decir, un total de 114 electores. En esta ocasión, al dejar fuera a varios cuerpos electorales, la elección se dio con 72 votos. De una manera simple, si quiere verse así, las elecciones carecieron de representatividad, desde cualquier ángulo del que se quiera ver. A siete cuerpos electorales se les dejó fuera del proceso, entre ellos los colegios de Agrónomos, Arquitectos, Médicos y Cirujanos, Farmacéuticos y Químicos, y Estomatológico.

Es indudable que la Universidad de San Carlos tiene una masa crítica de profesionales y de alumnos con capacidad académica y moral para cambiar el rumbo de la misma, pero es necesario que se involucren en el quehacer de esta y no permitan que politiqueros se aprovechen del sistema para que otra institución más, se ponga al servicio del pacto de corruptos en esta nación. La Usac es una institución apetecible porque tiene 53 representaciones con voz y voto en instituciones estratégicas importantes en el Estado guatemalteco y más de 200 participaciones en comités, mesas, consejos, donde se deciden aspectos importantes para la conducción de la Nación. Su poder sobrepasa a muchas de las instituciones estatales. Lo ocurrido en la Usac es un anticipo de lo que ocurrirá en las próximas elecciones generales en el país.