Liberal sin neo

Impresiones sobre el plan de la UNE

Fritz Thomas fritzmthomas@gmail.com

La candidata Sandra Torres de la UNE presenta su “Plan de Gobierno – Guatemala Próspera y en Paz 2020-2024”, un documento de 47 páginas, visualmente atractivo y profesionalmente diagramado. El documento está disponible en internet, cada quien puede formar sus impresiones, comparto algunas mías.

El plan de gobierno de la UNE está escrito en lenguaje políticamente correcto, haciendo numerosas referencias a “los y las guatemaltecas”, género, juventud, empleo “digno” y crecimiento “sostenible”. Como suele ser con estos pronunciamientos, hace uso excesivo de términos como fortalecer, impulsar, promover, equilibrar, racionalizar, avanzar, mejorar, propiciar, implementar, asignar, elevar y recuperar, entre otros. El abuso en el uso de estos verbos, típicamente al inicio de cada párrafo, delata la inexistencia de propuestas concretas y encierra el proverbial “haremos lo mismo, pero mejor”. El plan no propone “cambios estructurales”, más allá de la creación de nuevas capas burocráticas como potencial solución a problemas específicos.

La propuesta para la reactivación económica y empleo tiene como estrategia una lista de bullets, en cada caso anteponiendo la palabra “política” o “plan”: de empleo, de reactivación económica, de infraestructura vial para el desarrollo, de vivienda, de emprendimientos y Mipymes, de turismo, de impulso a la economía rural, de energía verde, de agua y medioambiente, mi bosque progresa, para la mejora del costo de vida y de ciudades intermedias. Este “eje” se fundamenta en tres factores estratégicos: “fomentar economías de escala, promover encadenamientos productivos y reconocer la complejidad económica del país”. Esto y no decir nada, es lo mismo.

Propone el Programa Empleo Joven, que “permitirá subvencionar un 50% del salario mínimo el primer empleo de jóvenes”, la creación de zonas económicas en las regiones fronterizas, creación de corredores económicos con zonas francas, un plan integral para la formalización económica, creación de una superintendencia de competencia para controlar “el abuso” y muchos otros planes y políticas, incluyendo el cambio de nombre del Ministerio de Economía. Propone utilizar el CHN, Banrural y fideicomisos para otorgar créditos “blandos”; no dice quién absorberá estos costos. Propone la creación de empresas municipales para promover el turismo. El plan de reactivación y empleo mezcla acciones que tienen que ver con otros temas, como la planificación estratégica de la SAT, la Ley de los Programas Sociales y el fortalecimiento de unidades de auditoría interna. Esto evidencia copy-paste desordenado.

El eje de seguridad y justicia propone aumentar el presupuesto al organismo judicial, además de los consabidos fortalecer e impulsar. El eje de protección social contiene bastantes cuadros y estadísticas, así como ambiciosos programas de transferencias. El tema de educación es ambicioso, pero no trata para nada el problema estructural del sistema burocratizado, centralizado, controlado por los sindicatos de maestros y se limita a haremos más y mejor. El tema de salud pública recibe el mismo tratamiento.

Opino que el plan de la UNE tiene algunas buenas ideas, pero se apoya demasiado en supuestas acciones y políticas activas de gobierno, sin comprender que el impulso a la inversión y la actividad económica obedece más a incentivos, las reglas del juego y la calidad institucional, que a “planes” de gobierno. Su receta es carísima; de llegar al gobierno pronto se darían cuenta de que sencillamente no alcanzan los recursos para la creación de tantas nuevas cepas de burocracia.