Pluma invitada

Innovaciones covid-19 para cambio climático

Mami, ¿y ahora qué? Estas son las palabras que oigo 300 veces al día. Pronto sacaré un PhD en “inventología” por la creatividad que implica homeschooling a dos niños de 7 y 5 años. Han sido 9 semanas, 3 días, 3 horas, 52 minutos y 31 segundos, pero ¿quién está contando?

Algo más que podemos aprender de esta experiencia para nuestros hijos, además del aprecio por los profesores, es cómo encarrilar las innovaciones emergidas durante la pandemia para enfrentar el cambio climático. Este, igual que la pandemia, es un enemigo letal y silencioso. Parece lejano, pero sabemos llegará. Requiere tomar acción aquí y ahora. Aquí 3 ejemplos de innovaciones generadas en el contexto de la pandemia que pueden ayudar a responder al cambio climático.

1. Teletrabajo. Hemos visto las imágenes. Los Himalayas son visibles desde India. Los Ángeles disfruta del aire más puro de su historia registrada. Igual en China, como muestran las imágenes satelitales. Todo ello se debe, principalmente, al distanciamiento físico, que ha forzado a muchos empleadores —en los sectores donde era posible pero no acostumbrado— a permitir que sus empleados trabajen desde casa. También ha forzado a muchas industrias a crear servicios virtuales donde no existían. Eso ha permitido mejorar la productividad y flexibilidad, el teletrabajo, reduciendo las necesidades de transporte y energía, y sus costos ambientales.

2. Conferencias virtuales. Muchos eventos “en carne y hueso” implican viajes, los cuales tienen altos costos ambientales. Y, mientras no todos tengamos a nuestra disposición un velero (al estilo de Greta Thunberg), realizar algunos de estos eventos remotamente será la mejor opción, con Zoom y Skype como aliados. La experiencia reciente puede hacernos dudar. No sé cuántos “por favor, pongan sus micrófonos en mute” he oído en las últimas nueve semanas. Pero, en la medida que crezca la demanda, la capacidad de estas tecnologías mejorará. La Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional recientemente organizó la exitosa conferencia People and Planet (Personas y Planeta) en formato digital. Las reuniones de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional también se tuvieron que realizar de manera virtual.

3. Renta básica universal. La idea tras estos programas es entregar dinero a todos los ciudadanos regular e incondicionalmente. Los más visibles propulsores de la inteligencia artificial son Elon Musk, de Tesla, y Andrew Yang, candidato en las primarias Demócratas en Estados Unidos. Ahora la covid-19 les ha dado un nuevo aire. Contener la pandemia implica que muchos no puedan (ni deban) ir a trabajar, por lo cual algunos arguyen que la renta básica universal no solo sea importante, sino necesaria. Ello es relevante para el medioambiente porque, si se diseña y aplica bien, la renta básica universal puede permitir balancear mejor las necesidades económicas y ambientales, bajo el manto del desarrollo sostenible. La idea es que, si las personas con menos recursos tienen un piso de subsistencia, menos se verían forzadas a explotar recursos de manera indiscriminada para asegurar su subsistencia.

Entonces, ¿qué hacer? Las crisis siempre han sido caldos de cultivo para las transformaciones sociales. Ya sea con el teletrabajo, conferencias virtuales o renta mínima universal, la covid-19 ha puesto de presente la importancia de invertir en innovación. Hoy enfrentamos la pandemia. Mañana seguiremos enfrentando el cambio climático. Innovar nos permite ser resilientes, algo que está al centro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

 

*Especialista en Coordinación,
Naciones Unidas Guatemala