Economía para todos

Ley bitcóin de El Salvador

José Molina Calderón josemolina@live.com

Publicado el

El miércoles 9 de junio de 2021 se aprobó la ley bitcóin de El Salvador.

Inmediatamente recibí varios correos preguntando opinión al respecto, y contesté lo siguiente: Es una alternativa para los pagos, remesas. Cambia constantemente de valor, puede producir ganancias o pérdidas importantes. Es como jugar a la ruleta rusa.

Como estoy escribiendo y preparando unos libros sobre temas de historia económica contemporánea de Guatemala, pensé que ahí se quedaba ese caso. Sin embargo, continué recibiendo consultas al respecto y observé la desinformación que se generó.

El presidente Bukele, de El Salvador, es un mago para el uso de las redes sociales, y logró que en El Salvador y en otros países se interesaran instantáneamente en el tema. Es una iniciativa para avanzar más de lo que se avanzó digitalmente con motivo de la pandemia, y es el objeto de los siguientes comentarios:

Primero, lo que no es. No es la moneda digital de un banco central, lo cual sí hizo Las Bahamas en octubre 2020, que pasó a la vanguardia de lanzar lo que se conoce como el “dólar de arena”, debido a que su territorio abarca más de 700 islas. A los bancos comerciales no les es rentable tener cajeros automáticos y sucursales en islas remotas y poco habitadas.

La Revista Finanzas y Desarrollo del Fondo Monetario Internacional, de marzo 2021, página 32, indica que, con una paridad de uno a uno con el dólar bahameño y vinculada a un vale o token digital basado en cadena de bloques, la nueva moneda permite a personas y empresas comprar y vender bienes y servicios, y enviar y recibir dinero. El Banco Central de las Bahamas emite y regula el dólar de arena,

Segundo, lo que es. El Salvador optó por otra forma digital, el bitcóin. Lo explico con un ejemplo conocido. Es como si se quisiera usar como forma de pago y unidad de cuenta, el valor de un saco de café de exportación de 100 libras, con valor de 100 dólares. Se procedería a hacer una compra por el valor de ese quintal por un perro de raza fina, ambos del mismo precio. Ya se hizo una transacción comercial. El valor del perro puede permitir canjearse por dos gatos finos, por lo cual cada gato vale 50 libras de café. Las 100 libras de café valen 100 dólares, el perro se compró por 100 dólares, y cada gato por 50 dólares. Es una forma de volver al trueque sólo que ahora en forma digital.

El precio del quintal del café sube y baja. Si un comerciante se quedó con el bitcóin y sube de precio tiene una ganancia; si baja de precio, tiene una pérdida. Esto orienta a no mantener los bitcoines en el bolsillo electrónico porque su valor en un solo día puede perder hasta la mitad de precio.

La ley de El Salvador permite que el bitcóin pueda utilizarse para cualquier transacción, todo precio podrá ser expresado en esa unidad de cuenta, y todo agente económico deberá aceptar bitcóin como forma de pago. También todas las obligaciones monetarias en dólares, que es la moneda en uso en El Salvador, podrán pagarse en bitcóin, incluso las deudas existentes previo a la vigencia de la ley.

La ley tiene 90 días para entrar en vigor y dada la complejidad del caso, es posible que haya modificaciones. En Guatemala la cuestión no es saber si va a llegar, sino cuándo va a llegar la moneda digital.