Ventana

Pueblos con futuro

Rita María Roesch clarinerormr@hotmail.com

Publicado el

Escribo esta columna con mucha ilusión. Aprovecho la gran cobertura que tiene Prensa Libre para hacer unas preguntas y quienes me lean, puedan contestarse, o contestarme, si el pueblo donde viven tiene, o no, futuro. Primero, describo cuáles son los requisitos que deben cumplirse para ser clasificado como un pueblo con futuro. Segundo, comento el caso de San Juan La Laguna, en Sololá, para contestar cada pregunta con un ejemplo real. Tercero, los invito a reflexionar para que analicen si en su pueblo, se cumple con esos requisitos que hacen que en San Juan La Laguna sí pueda ser clasificado como un pueblo con futuro. Empecemos.

Uno de los conceptos poderosos que está cambiando las economías en todo el mundo es la “innovación”, cuyo significado se puede comprender mejor hablando de su contrario, “lo tradicional”. En el caso de San Juan la Laguna, lo tradicional era que cada quien, trabajaba solo, pero a partir del 2013, los juaneros, decidieron unir esfuerzos. Acordaron con los guías de turismo comunitario un menú de tours para el visitante local y extranjero, entre ellos, galerías de arte, cooperativas, muchas integradas por mujeres, entre ellas, “Ixcaco,” la Casa del Tejido, “Licor Marrón,” para conocer el proceso del cacao, “Q’omaneel” sobre los beneficios de las plantas medicinales, Xunah Kaab, para aprender sobre el proceso de la miel. La innovación que ocurrió en San Juan es que se organizaron para recibir a sus compradores como grupo, ¡como pueblo! Desde que nos desembarcamos en su playa se tiene una ruta ordenada. En pocas horas los compradores (visitantes) recorren admiran, o compran, todo lo que su mercado organizado ofrece.

¿Cuál es el impacto de haber salido de lo tradicional? Reflexionen unos instantes en esta imagen. Para quienes siguen en el modo de operar tradicional será más difícil que puedan salir adelante porque su “pastel es chiquito”, susurró el Clarinero. Porque hay muchos que compiten y luchan por “comérselo”. Así era antes San Juan La Laguna. Ahora todo cambió. Están creando un pastel grande que alcanzara para todos. ¿Qué tipo de pastel tiene el pueblo donde usted está viviendo en estos momentos? James Moore, uno de los primeros teóricos economistas que se lanzó a promover los ecosistemas de negocios en el mundo, dice que, para innovar, tenemos que lograr que (1) otras empresas coloquen sus productos y servicios a la par nuestra para (2) luchar entre todos por algo que sea mayor a todos. Es preciso que otras empresas (3) trabajen a la par nuestra, que (4) sueñen a la par nuestra. La idea es que, en lugar de competir, (5) coevolucionemos. Este nuevo concepto significa un cambio radical en la manera como hemos sido (6) educados. Implica otra manera de ver (7) nuestro trabajo, (8) nuestra empresa, nuestra (9) comunidad y cómo, en lugar de dejar que el (10) futuro venga, nos disponemos a darle forma. En lugar de seguir un modelo de mando jerárquico, las empresas de los innovadores (11) no tienen jerarquía y lo que deciden y aprenden, (12) lo deciden y aprenden juntos.

Estos 12 puntos se han cumplido a lo largo de estos años en San Juan La Laguna y el mérito es que siguen vivos, hoy más que nunca, como vía para superar la crisis provocada por la pandemia. Reanudaron sus tours en septiembre del 2020 y se sostienen con turismo local. Los invito a responder estas preguntas. 1. ¿Hemos logrado que en nuestro pueblo varias empresas coloquen sus productos y servicios a la par nuestra? 2. ¿Luchamos entre todos por algo que sea mayor a todos? 3. ¿Trabajamos a la par de otros? 4. ¿Compartimos un mismo sueño? 5. ¿Competimos o coevolucionemos? 6. ¿Qué tanto hemos cambiado nuestra educación individual? 7. ¿Vemos de un modo distinto nuestro trabajo, (8) ¿A nuestra empresa? (9) ¿A nuestra comunidad? (10) ¿En lugar de dejar que el futuro venga, estamos dispuestos a crearlo? (11) ¿Seguimos un estilo jerárquico? (12) ¿Lo que decidimos y aprendemos, lo decidimos entre todos? Ahora el gran secreto es descubrir qué es aquello que podemos hacer entre todos, que nunca podríamos haber hecho si hubiéramos seguido solos.
Anímense. Abramos las ventanas del futuro en nuestros pueblos.