Desiderata 2019

Opinión

Yo creo que este poema hermoso y profundo titulado  Desiderata,  y  que transcribo a continuación,   puede ser una fuente de inspiración en nuestra vida durante este año 2019. Sugiero leerlo despacio, varias veces y  en voz alta.  Si les gustara mucho como a mí, guarden  una copia para recurrir a él como guía en las circunstancias inesperadas que nos depara la vida. Dice así: “Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.   Hasta donde sea posible, y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.   Enuncia tu verdad de una manera serena y clara; y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante.  También ellos tienen su propia historia.  Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, que son un fastidio para el espíritu.   Si te comparas con los demás, te podrías volver vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.  Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.   Mantén el interés en tu propia carrera, por humilde que sea. Ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos.  Sé cauto en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños.

No hay futuro sin esperanza

Opinión

Tenía en mente referirme a un poema hermoso y profundo como reflexión de fin de año. Al enterarme de la muerte de un segundo  niño guatemalteco inmigrante se me amargó el corazón. La  triste  realidad de nuestra niñez chapina oscurece  la  actitud positiva frente a la vida. La muerte de niños inocentes en esta guerra migratoria duele demasiado. En mi opinión, cuando los niños son conducidos al frente —en nuestro caso, a la  frontera con EE. UU.— es una  prueba rotunda  de nuestro fracaso como nación.  Para quienes,  gracias a Dios, tienen empleo y  un ingreso seguro para vivir  esta guerra migratoria parece una locura. Yo misma he considerado que es una inconsciencia que un padre, o una madre, se lleven consigo a sus pequeños hijos a esta aventura de tan alto riesgo.  Pero si nos pusiéramos en sus zapatos, si viviéramos en un municipio lejano desprovisto de oportunidades de trabajo y sin los servicios básicos que el Estado está obligado a dar a los niños, la idea de migrar no es una locura. Es una necesidad. Nadie puede negar que las familias que reciben remesas en las aldeas y municipios de Guatemala viven mucho mejor que las  que no tienen a nadie quien les envíe esta ayuda.

Desnutrición crónica, tragedia que no termina

Opinión

“En caso de hambre rompa el vidrio”, indica el rótulo colocado sobre el vidrio de  una caja roja semejante  a las cajas de emergencia en caso de  incendio. En  la caja se ve una botella de leche, una docena de huevos,  un paquete de salchichas, jamón, galletas,  carne y un buen trozo de  queso.  La imagen de esa caja de “emergencia contra el hambre” fue parte de una  campaña de publicidad   que fue utilizada en  España  en el año  2006.  Con esa imagen en mente    reflexiono  sobre la vergonzosa realidad  del  hambre que golpea lo mejor de nosotros, lo más tierno, lo más  frágil, la semilla del futuro: nuestra niñez. La  desnutrición crónica que padecen los niños y niñas de Guatemala es una tragedia que no termina porque en lugar de  disminuir aumenta.  Lo  peor es que el  Estado  tiene claro  que  el  46.6 por ciento de la niñez guatemalteca  padece este flagelo. Son más  de un  millón y medio de niños que posiblemente  verán  afectada su vida para siempre porque la desnutrición crónica impide el desarrollo de su potencial genético.

Gente verdadera

Opinión

Uno de los mayores  desafíos que enfrenta  la humanidad en este siglo 21 es  aprender a conocer  cómo funciona el mundo natural. En las nuevas  ciencias  se  le denomina  biomímesis. Significa   aplicar a problemas humanos soluciones que provienen de la naturaleza.  La naturaleza nos antecede por millones de años. El Cambio Climático, propiciado por nuestro sistema de vida occidental,  es la mayor amenaza.  Es preciso crear   nuevos modelos de vida que contribuyan  a proteger nuestros ecosistemas naturales que están  tan amenazados como   la Reserva de la Biosfera Maya, en Petén.  El  doctor  Richard Hansen, director del proyecto Cuenca Mirador,  y sus colegas  han dado la voz de alarma desde hace años.  Proponen declarar la  Cuenca Mirador  como  una zona silvestre. ¿Los escuchamos?  El  bosque  de Petén  alberga  una  diversidad increíble  de plantas y  animales. Durante siglos fue testigo de la brillante civilización maya.  Sus recursos naturales  están   siendo  destruidos a pasos agigantados por acciones humanas, entre ellas,  el  tráfico de madera, la cacería,  la ganadería y el narcotráfico.