Desarrollo de país

Un futuro con el sector empresarial

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Publicado el

Para desarrollar el país se necesita que el sector empresarial en Guatemala siga siendo parte de la solución. Mas del 90% del producto interno bruto lo produce el sector productivo, que abarca desde el más pequeño emprendedor hasta la empresa nacional, de capital guatemalteco o de capital extranjero, o mezcla, y la multinacional más grande con operaciones en el país. No existe mejor forma de crecer la economía de los individuos y del colectivo que con la inversión privada, siempre y cuando los derechos constitucionales de la libertad y la propiedad privada sean garantizados por el Estado guatemalteco.
Tenemos que poner al frente los principios, los valores, la ética, la honestidad y la inteligencia para llevar al país por el rumbo dentro del marco del estado de Derecho y los principios de libertad, para que podamos avanzar económica, social y políticamente, buscando que la suma del bien individual se refleje en el bienestar de la sociedad.

El sector productivo está compuesto por la parte formal y la parte informal, donde en número de personas individuales y/o empresas la formalidad es el número menor, por lo que la tarea por formalizar la economía es grande. Se requiere de legislación atractiva para que se formalicen, además de observancia y apoyo de las instituciones públicas buscando esa ruta. Con eso se logrará mayor tributación, y con esa mayor tributación más inversión de lo que le corresponde al sector público. Es importante anotar que, en el sector productivo formal, una importante parte está agrupada en gremios y asociaciones para la búsqueda de objetivos en común, y se agrupan para avanzar de mejor manera.
Luego se agrupan en cámaras empresariales para que desde esas plataformas puedan, de forma organizada, buscar cumplir con los objetivos colectivos, buscando el bien común. A la vez velan por que los servicios públicos funcionen bien y con eficiencia para que no sean obstáculo en el desarrollo de las empresas.

Dentro de ese marco, para poder avanzar hacia el futuro con el sector productivo debe ser de manera voluntaria. Con la participación y la gestión de gremios, asociaciones, cámaras empresariales y con los apoyos de tanques de pensamiento y fundaciones que apoyen el desarrollo, sí hay futuro.

La Constitución Política es muy completa. Es muy clara en la separación de poderes e indica claramente las funciones de cada organismo de Estado y de cada órgano de control. El organismo Ejecutivo y los gobiernos locales deben cuidar de los marcos para fomentar la inversión. El sistema de justicia es el responsable de velar porque prive el estado de Derecho, que es base fundamental para atraer la inversión y para que se cumplan con las leyes que permiten funcionar en un marco jurídico a las personas individuales y a las empresas.

Ha habido debilidades en nuestro sistema democrático y Estado republicano. La mayor parte de las debilidades son por corrupción, que incluye el mal uso del sistema sindical en lo público para proteger espacios de trabajo y/o para beneficio económico de los líderes, corrupción en la falta de evaluación de contratación por mérito en lo público, corrupción en el sistema de justicia buscando intereses individuales, y también corrupción en lo dinerario, donde a veces hasta se tienen establecidas las rutas mafiosas donde desafortunadamente el sistema de justicia no ha investigado.

Los gobiernos no son diseñados para hacer empresa, sino que son diseñados para gastar los impuestos que las personas individuales y las empresas producen. Guatemala necesita producir, aplicar la ley y que la población contribuya eligiendo a personas decentes que luchen genuinamente por el desarrollo del país. Guatemala es un país de emprendedores, de una gran mayoría decente, y población cristiana que luchamos todos los días por un mejor país.