Por la libertad

Un resultado esperado con sorpresas

Publicado el

Terminó la primera vuelta electoral y tenemos resultados que, aunque eran los esperados, también nos dejó alguna que otra sorpresa. Lo esperado era ver que pasarían a segunda vuelta para la presidencia a Sandra Torres, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), con 25.65% de los votos y Alejandro Giammattei, del partido Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos), con 13.93% de los votos. La sorpresa de la jornada la tiene el Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), cuya candidata a presidente, Thelma Cabrera, obtuvo el 10.40% de los votos.

Con el 99% de los votos contados, los votos nulos suman el 4.12% y los votos en blanco el 9.11%. Puedo entender que los votos nulos son una expresión de protesta hacia el sistema y que hay un desacuerdo con los candidatos que tenemos. En el caso de los votos en blanco, imagino que algunos quisieron que no valieran o que fueran nulos, pero otros deben haber expresado su disconformidad al no saber por quién votar.

El abstencionismo fue del 38.21%. Esto no es malo, es gente que por una u otra razón no fue a votar. El haber obtenido un 61.79% de los votos válidos emitidos significa que la gente sí fue a votar, sí se involucró de alguna manera. Algunos dicen que por este abstencionismo el resultado no es válido, pero eso es falso. El resultado sería válido, aunque hubiera ido a votar una sola persona.

¿Qué nos espera para el próximo Gobierno? Creo, con base en las encuestas anteriores y al rechazo tan fuerte que tiene la candidata Sandra Torres, que el próximo presidente será Alejandro Giammattei. Pero de aquí a la segunda vuelta todo puede cambiar. Tendrán que trabajar explicando bien cada punto de sus programas de gobierno y presentar su Gabinete. Ya lo hizo Giammattei. Falta ver que ofrece Torres y quiénes conformarían su Gabinete.

El Congreso quedó muy dividido con una mayoría que no es absoluta de parte de la UNE. Es bueno un congreso dividido y que no tenga ninguno de los dos candidatos la mayoría absoluta. No hay aplanadora ni nada que se le parezca. El nuevo poder Ejecutivo no podrá hacer lo que se le dé la gana, tendrán un freno por parte de los diputados del Congreso. Muchas cosas pueden ocurrir. Hay diputados y partidos que tienen la intención de hacer bien las cosas y evitar a toda costa transacciones anómalas. No podrán evitar negociaciones y acuerdos, pues esto es parte de la política, pero sí evitar cualquier cosa errónea o corrupta, ya que este fue el mensaje que dieron a sus votantes. Otra gran sorpresa fue que el MLP solo obtuvo un diputado.

La alcaldía de la capital seguirá funcionando bajo el mando del alcalde actual, Ricardo Quiñónez. Además, lograron el 50% de concejales. Tendrán que ir discutiendo punto a punto cada tema, ya que, aunque tienen el 50%, no tienen la mayoría absoluta. Veo gente muy buena metida en este Concejo, gente afín a Quiñónez y gente de otros partidos, pero que al final personas que trabajarán por que las cosas buenas para la capital se sigan haciendo.

En cuanto a las alcaldías municipales, la UNE obtuvo 105 alcaldías del total de las 340 que estaban en disputa. Es el partido que ganó más alcaldías. No sorprende porque fue el único partido que colocó candidatos para todas las alcaldías del país. Otra vez, la gran sorpresa es que el MLP no obtuvo ninguna alcaldía.

El resultado del Parlacén es importante. Con 20.46% de votos nulos y 13.49% de votos en blanco, el mensaje es claro. Al menos una tercera parte de la población no quiere, no le interesa o considera innecesaria la existencia del Parlacén.