Escenario de vida

Confusión ideológica y política

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Estando en Estados Unidos me encuentro cada vez más abrumada de ver el dolor de los venezolanos que se han venido al país del norte a buscar rehacer sus vidas después del desborde económico que han sufrido por las políticas nefastas del déspota presidente Maduro.

En un elevador, un venezolano me contó, con lágrimas en los ojos, cómo su familia había perdido todo, desde su casa hasta su negocio y lamentaba no haberse salido a tiempo de Venezuela. Me relató además, que él y su familia jamás esperaron vivir la misma pesadilla de los cubanos. “Venezuela no caerá jamás como Cuba” le decía a sus familiares y amistades, pero un día el panorama se tornó negro. Agregó diciendo, “tengo amigos mexicanos que dicen ahora lo mismo “México no caerá jamás como Venezuela”.

No soy ni por asomo una politóloga, pero no tengo que serlo para darme cuenta de la angustia que están sufriendo nuestros hermanos de países como Venezuela o Nicaragua por las decisiones de los gobernantes más nefastos en el poder. Eso trae a colación que pronto tendremos la oportunidad de emitir nuestro sufragio durante las elecciones y no podemos dejar que otros voten por nosotros ni actuar con los ojos vendados.

Debemos estar muy atentos a los partidos que se inscriban y a los candidatos que se están postulando, para analizar si tienen ideología o son solo oportunistas. En otras palabras, si son candidatos dignos de poder lanzarse a la Presidencia. No votemos simplemente por un político que con su demagogia nos engañe y nos lleve a la ruina.

En un mundo donde reina la confusión ideológica y política, especialmente por la exagerada información —a veces tergiversada que nos dan las redes sociales— no me extrañaría pensar que vivimos en una falsa realidad. A veces vemos una farsa que creemos que nos conviene y tiene apariencia de ser buena. Otras farsas vienen difrazadas manipulándonos, haciéndonos creer que la derecha y la izquierda han desaparecido, cuando detrás de bambalinas se oculta la verdad.

Yo pido un presidente de corazón y alma compuesto de honestidad, inteligente sin ser déspota, instruído sin ser ególatra, humilde sin ser sumiso, con una ideología firme y una política sana. Un gobernante que se interese por ampliar sus fronteras comerciales mientras prepara al país para generar divisas por una buena política turística. Un gobernante que promueva el comercio agrícola con productos orgánicos ante la creciente necesidad mundial de consumir lo natural. Un gobernante que tenga un gran amor por Guatemala y la educación y que ame nuestros recursos naturales, dispuesto a defender nuestro patrimonio cultural y natural como su más básica prioridad.

En Guatemala, la contienda electoral es posible que se dispute entre 25 partidos políticos ya vigentes, pero 10 comités cívicos están aún en proceso de inscripción. Sin embargo, lo que la mayoría de guatemaltecos buscamos es una renovación política. Según la analista política de Asíes, Celia Luna, se darán tres escenarios: a) el de una papeleta con los mismos políticos de siempre y candidatos de siempre. b) Partidos con apariencia de ser nuevos sin serlo, porque les cambiaron de nombre, color o eslogan —integrados por los mismos políticos del partido anterior—. c) Partidos nuevos con personas totalmente nuevas. ¿Qué quiere usted, querido lector? Este sábado en horario estelar de 20.30 horas por Guatevisión, sintonice en estreno Los Secretos Mejor Guardados de Washington D.C con reprise el domingo a las 14.30 horas. !Apúntelo en su agenda!