urbanismo y sociedad

La ignorancia, madre de todos los vicios

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Archivado en:

Maras
Alfonso Yurrita alfonsoyurritabcuesta@gmail.com
Alfonso Yurrita alfonsoyurritabcuesta@gmail.com

Ignorancia: es el estado que se desconoce de una cosa. Como el caso de funcionarios como Marvin Mérida, nombrado embajador de los emigrantes, con falta de experiencia y desconocimiento como comisionado presidencial del Migrante Guatemalteco=Corrupción. (P.L.) Vicio: la palabra puede referirse también a una falta, a un defecto, a una enfermedad o tan solo a un mal hábito, el opuesto: virtud. Esto se ha mostrado en la violencia como la corrupción y acciones políticas que se han desarrollado en Guatemala y que han provocado una enorme emigración. Donde las personas con recursos han tenido que organizar planes de seguridad urbana propios, creando una ciudad “enjaulada”, con alta densidad vertical, con guardias privados a través de empresas de seguridad (P.L.). Además, queda mostrado en la violencia y corrupción política que se ha producido en Guatemala, como los asaltos a autobuses, a personas, extorsiones y asesinatos. Solo en abril de 2017 suman 25 los pilotos heridos y 62 muertos. (P.L.). El año pasado fueron reportados 102 pilotos asesinados, con igual número de usuarios y 33 ayudantes muertos en los distintos hechos armados, producto de malas políticas de los problemas sociales urbanos (P.L.). Con estos asaltos a los buses se acentuaron aún más la crisis y las amenazas a la vida a los pilotos.

Estos provienen de la inestabilidad de carácter político en El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua, que han provocado una enorme emigración hacia Estados Unidos. Pero la historia de la violencia se inicia con las pandillas que formaron los emigrantes en Estados Unidos durante los conflictos armados. Los nicaragüenses en Florida, los salvadoreños, hondureños y guatemaltecos se arraigaron principalmente en Los Ángeles, en los años 80, cuando las primeras maras salvadoreñas, como la Salvatrucha, se formaron para protegerse de los grupos criminales de otra procedencia, como las mexicanas. Con el final de los conflictos armados, los expulsaron a sus países nativos. Todos ellos venían acostumbrados a décadas de violencia en medio del crimen organizado. Los pandilleros deportados encontraron al volver el caldo de cultivo para crecer. Primero llenaron las calles y luego, en pocos años, colmaron también las cárceles, donde de vez en cuando estallan guerras entre pandilleros en estas. Algunas de las cárceles han pasado de facto a estar bajo control de los mismos presos pandilleros, lo cual hemos estado viendo últimamente. La Policía señala que las pandillas están ligadas a estas extorsiones y ejecuciones. Pero serán las relaciones y amenazas existentes en la frontera norte como se van a acentuar aún más todos estos hechos, así como al fracaso de los planes de seguridad en el transporte público de la capital de Guatemala.

Con las amenazas del terrorismo, al presidente Trump de Estados Unidos le han preocupado estos problemas que se dan en nuestros países, pues pueden afectar la seguridad en su país, y estableció el siguiente memorándum: “Sección 1. Propósito: La seguridad en la frontera es de importancia crítica para la seguridad nacional de Estados Unidos. Los extranjeros que entran ilegalmente a Estados Unidos sin inspección o admisión representan una amenaza significativa para la seguridad nacional y pública. Las organizaciones delictivas transnacionales operan sofisticadas redes de tráfico de drogas, de seres humanos y de contrabando a ambos lados de la frontera sur, contribuyendo a un aumento significativo de la delincuencia violenta y las muertes en Estados Unidos a causa de drogas peligrosas. La inmigración ilegal continúa representando un peligro claro y presente para los intereses de Estados Unidos”.

alfonsoyurritabcuesta@gmail.com