Pluma invitada

¿Es posible alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

No hay duda de que desde que se planteó y se asumió el reto de desarrollar la Agenda 2030 en el año 2015, visualizando el alcance de metas de largo plazo para el desarrollo sostenible, abarcando los tres pilares que sostienen el mismo: Económico, Social y Medioambiental, por medio del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, mejor conocidos como ODS, se pudo entender que era un esfuerzo con carácter multisectorial, ya que debe impulsarse con la contribución de todos los actores sociales y económicos de nuestro país. Es una agenda que al cumplirse podría cambiar el rumbo del mundo, haciéndolo mucho más resiliente y centrado en el desarrollo de la persona humana.

Lo anterior presupone que sectorialmente no es posible lograr tan titánica agenda, solamente puede lograrse por medio de alianzas estratégicas que puedan buscar sinergias y sumar recursos que permitan el pleno goce de los derechos humanos de una nación. En Guatemala, tal y como lo evidenció el Informe Voluntario, rendido por nuestro país ante el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el cual enfatizó el enfoque en temas tales como:

Reducción de la pobreza y protección social, en la que existe correspondencia con los ODS 1 y 10; Seguridad alimentaria y nutricional, correspondiente al ODS 2; Acceso a servicios de salud, con el ODS 3; Empleo e inversión, con el ODS 8; Valor económico de los recursos naturales, con los ODS 12 y 13, y Fortalecimiento institucional, seguridad y justicia, con el ODS 16.

En esta ocasión el informe no solamente incluyó los avances y contribuciones desde el Gobierno, sino también los aportes del sector empresarial guatemalteco dados a conocer por medio del sector privado organizado en las distintas actividades que se llevaron a cabo previas al informe a Naciones Unidas.
Dicha contribución al alcance de los ODS se ha llevado a cabo por medio de 200 iniciativas, por un monto aproximado de US$8.0 millones. Este factor es importante, ya que el desarrollo sostenible y el alcance de los ODS tienen como socio importante al sector privado, que es el que impulsa la actividad económica que hace posible la generación de empleos dignos y genera las distintas cadenas de valor que sustentan el desarrollo económico y social y ambiental del país.

Desde la Red Guatemala del Pacto Global hemos impulsado una serie de acciones que promueven desde el sector privado la creación de valor compartido que pueda contribuir al alcance de la agenda 2030, agenda cuyos compromisos constituyen la guía para lograr el desarrollo, tomando al ser humano como el objetivo principal de toda esta serie de acciones, de inversiones millonarias y de compromisos multisectoriales, de los cuales depende toda una sucesión de eventos que podrían dar la sostenibilidad social, ambiental y económica que el país necesita para llevar a cabo una recuperación económica inclusiva y resiliente.

Sin alianzas que procuren el desarrollo sostenible, no será posible que nuestro país se recupere del impacto que el covid-19 ha provocado en todas las regiones; es decir que el desarrollo visualizado por una agenda de nivel internacional tiene sus bases en el desarrollo integral local, que es vital para el alcance de las metas del 2030. Esto no será posible si no sumamos esfuerzos y recursos como lo estamos haciendo las empresas que integramos la Red de Pacto Global. Finalizo haciendo un llamado a las empresas responsables e interesadas por el desarrollo a unirse a este esfuerzo y formar parte de la iniciativa de sostenibilidad más grande del mundo.

*Miembro del Consejo Directivo de Pacto Global Guatemala