Pluma invitada

¡Es tiempo de cuidar a la vacunación de rutina!

Este año, del 24 al 30 de abril, la Región de las Américas celebra la Semana de Vacunación en las Américas (SVA), bajo el lema “Las vacunas nos acercan #Vacúnate”.

Este lema, en un contexto de pandemia en la cual las palabras “aislamiento”, “distanciamiento”, “cuarentena” están tan presentes, nos debe hacer reflexionar sobre el poder de la vacunación. Si bien es cierto que debe ser combinada con medidas de bioseguridad, la vacunación contra covid-19 representa un elemento clave de la solución para un camino hacia una vida “normal”.

De hecho, el mundo que conocemos, sin programas de inmunizaciones, sería un mundo en el que temeríamos a nuestro vecino, protegeríamos a nuestros niños alejándolos de los demás. Durante más de 40 años, el Programa Ampliado de Inmunización de la Organización Panamericana de la Salud ha contribuido a que el continente sea un líder mundial en la eliminación y el control de enfermedades prevenibles mediante vacunación, como la rubéola, el síndrome de rubéola congénita, el sarampión y el tétanos neonatal. Además, la región fue la primera en el mundo en erradicar la viruela y la primera a ser certificada libre de poliomielitis. Para mantener estos logros, asegurar coberturas de vacunación arriba del 95% en los niños es necesario.

Por otro lado, desde que se creó el Programa Ampliado de Inmunización, en 1977, los países han pasado de tener seis vacunas en sus calendarios de vacunación nacionales a tener, en promedio, más de 16, ofreciendo a la población cada vez más oportunidad de tener una vida sana, libre de enfermedades infecciosas. Después del acceso al agua potable, la inmunización a través de la vacunación representa la acción de salud pública más efectiva que hay.

Para conservar el tema de vacunación como una prioridad política, fomentar la equidad y el acceso universal a la vacunación, a través del ciclo de vida, y recordar a la población sobre la importancia de la inmunización para salvar vidas la SVA fue iniciada en el 2003.

Este año, la celebración de la SVA se realiza en el contexto epidemiológico de la pandemia de covid-19, que continúa siendo la realidad a nivel global. La pandemia ha sido una tarea desafiante, inusual y muy difícil para todos los países de la región, y para los programas de inmunizaciones en particular. En 2020, las restricciones a la circulación, la interrupción temporal de servicios de salud y el temor de los padres a acudir a los centros de salud, por miedo del Sars-CoV2 contribuyeron a una reducción de alrededor del 15% en las coberturas de vacunación de niños menores de un año en la región de las Américas.
Este déficit de niños protegidos pone en riesgo a nuestros países frente a brotes de enfermedades ya eliminadas o controladas, tales como el sarampión, la difteria o la polio.

Esta semana es la oportunidad de hacer un llamado a los padres para que vayan a vacunar a sus niños a los servicios de salud más cercanos. Las vacunas del esquema nacional de vacunación son seguras, eficaces, gratis y disponibles de forma inmediata. Es importante aprovechar para recordar a nuestros ancianos que, a partir de la otra semana, se abrirá la vacunación contra covid-19 a los adultos mayores de 70 años. Ya es tiempo de que se registren en la plataforma en línea del Ministerio de Salud.

Vacunarse en las diferentes etapas de nuestra vida es la mejor forma de acercarnos a un mundo más justo, sin pandemia, en lo cual hacemos parte de la solución para vivir juntos y proteger a nuestros vecinos.

Otra vez: Las vacunas nos acercan #Vacúnate!

Asesor de Inmunización de la Organización Panamericana de la Salud