urbanismo y sociedad

Sin dirección en planificación urbana

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

El Hábitat: Guatemala ha carecido de dirección técnica del Estado en una estructuración desordenada en su formación, sin control de las funciones que establece la Constitución en su artículo 20: “Es deber del Estado garantizar la vida, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral”. Este debe generar beneficios ambientales, capaces de proporcionar una elevada calidad de vida a sus habitantes. Se trata de crear espacios seguros en los cuales la población pueda residir y reproducirse, que asegure perpetuar su presencia en el planeta.

Al discutir sobre el hábitat que le ha tocado vivir a la juventud en Guatemala, es decir, “en todo lo que les envuelve: edificado, el medio natural, ecológico, geotérmico, político, económico, social, legislativo, cultural y estético. “En que el urbanismo y la arquitectura están sumergidos en una expresión integral simultánea y dinámica, dentro de un entorno que se mantiene en una crisis permanente por falta de técnicos y planes de ordenamiento por el Estado, donde existe una inseguridad geológica, geotérmica, que son los elementos más connotados, y que genera una precariedad de ubicación de las personas necesitadas de una planificación Regional Urbana, con una reglamentación rígida.

La adaptación humana es esencial para países y regiones con características diferentes y de riesgo, en que cada zona tiene un clima y una estructura diferente; por lo tanto, la construcción en cada zona tiene que seguir condiciones planificadas, adaptables a su entorno, que lleva a una planificación de los factores que afectan la estabilidad en la vida de las personas, que golpean principalmente en el nivel económico precario, que es la mayoría de la población que emerge en las zonas rurales, en que la agricultura y el turismo representan factores para su sostenibilidad económica, ahora deteriorada por estos acontecimientos geotérmicos donde la miseria emerge a “flor de piel” ¿Dónde vive el guatemalteco y por qué ocurren los sucesos de una manera indeterminada? Se busca una respuesta que indique cuál sería la dirección adecuada para desarrollar un plan urbano-regional con un desarrollo económico, estructuras antisísmicas-geotérmicas, en un país de alto riesgo y extrema pobreza.

En síntesis, el Hábitat refleja en dónde vive una población para planificar espacios urbanos que están castigados por factores adversos, como la economía, el frío, el calor, el viento, las lluvias, el sol, terremotos, erupciones volcánicas, como la reciente del Volcán de Fuego, que arrojó corrientes de material piroclástico, que es una mezcla de gases volcánicos calientes, ceniza y lava, que afectó las comunidades cercanas. La caída de ceniza afectó a las comunidades de Santa Sofía, Morelia, El Porvenir, Finca Palo Verde, Sangre de Cristo, San Pedro Yepocapa, Panimaché 1 y 2, Alotenango, Ciudad Vieja y La Antigua Guatemala. La Conred fue alertada, pero no evacuó a tiempo, lo que dejó, hasta ahora, 99 muertos identificados, un millón 702 mil 136 afectados, 3 mil 200 habitantes incomunicados, 3 mil 271 personas evacuadas, mil 916 albergados y 46 heridos, muchos de ellos de gravedad, y cientos enterrados bajo la lava. Existe la posibilidad de que con la lluvia se produzcan avalanchas de lodo volcánico y lahares, por la acumulación de materiales (Conred). Pero el presidente y la ministra de Relaciones Exteriores dicen que no necesitan ayuda (¿?). Sergio Cabañas indicó que los fallecidos quedaron atrapados en el material caliente que descendió del volcán, situado a 35 kilómetros al suroeste de la capital.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com