ESCENARIO DE VIDA

¡Ya basta!

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Los escándalos que hemos vivido de parte de los políticos en los últimos días no son más que un reflejo de la corrupción que empezó hace mucho pero que ahora se ha vuelto exponencial. Es como si hubiésemos abierto una gaveta llena de cucarachas, ratones, escorpiones, insectos peligrosos de toda clase y víboras venenosas. Por ende, deben tomarse acciones inmediatas y reformas de Estado que puedan atender la demanda ciudadana por la transparencia y el combate de la corrupción.

Con el escándalo de Roxana Baldetti, miles de guatemaltecos están explotando, diciendo ¡Basta ya! Finalmente, al desarticularse la red de defraudación aduanera en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el pueblo de Guatemala está empezando a despertar y ya es hora de que los corruptos devuelvan todo el dinero robado, pues el pueblo tiene hambre.

Está bien que metamos presos a estos ladrones de primera categoría, pero ¿de qué sirve que vayan a la cárcel, si no devuelven el dinero? Ellos le han robado al pueblo de Guatemala oportunidades para su desarrollo, su bienestar en general, su educación y su salud; todos indispensables para vivir con dignidad. Sin embargo, lo usual es que después de salir de la cárcel, los veamos felices con todos los millones en sus bolsillos, y siendo atendidos como reyes en restaurantes y hoteles de lujo. ¿Es que acaso no nos damos cuenta de que ese dinero robado hubiese servido para sacar a los hospitales de la miseria, para que niños menores de cinco años no padecieran de desnutrición crónica, o para la compra de libros y utensilios escolares, y así equipar adecuadamente a las escuelas? Las necesidades económicas para satisfacer a nuestros conciudadanos son muchas, pero repetimos la historia con gobernantes inescrupulosos que lo único que hacen al llegar al poder es llenarse los bolsillos para su propio provecho, y esta vez el descaro ha llegado a la máxima expresión. ¡Ya basta!

La renuncia de Baldetti se ha hecho indispensable para dar paso a una investigación profunda, no solo hacia ella, sino hacia todos los involucrados. Con la gaveta de escorpiones abierta, ha llegado a la luz pública el contubernio entre algunos políticos corruptos, miembros del crimen organizado, y grupos que desde la penumbra han cooptado todas las instituciones del Estado.

Tenemos una buena oportunidad de vigilar y desarticular estas estructuras mafiosas, si ciudadanos comunes y corrientes seguimos unidos para no permitir más abusos, y debemos aprovechar que está la Cicig en Guatemala para que nos eche la mano.

Si seguimos permitiendo esta desfachatez de robos sin devolver el dinero, o sin meterlos a la cárcel de por vida, no nos quejemos de ver a funcionarios públicos saqueando cada vez más a nuestro país, lavando dinero y comprando villas en Italia, mansiones en la capital y el puerto, helicópteros, hoteles, caballos de pura raza valorados hasta en US$250 mil, yates y mucho más. No es justo para ningún guatemalteco honrado tener que soportar más hurtos y abusos de poder. ¡Ya basta! Insto a que me escriba a vidamordepaz@yahoo.com para saber sus comentarios.