9 factores que determinan si Guatemala es un buen lugar para invertir

De manera ordinaria la revisión de la calificación sería en el primer trimestre del 2021, si sucede algo extraordinario, se puede revisar cuantas veces sea necesario.

Publicado el
Guardar Compartir
El clima político y las protestas son factores que se incluyen en las evaluaciones de riesgo para invertir. Foto: Hemeroteca Prensa Libre
El clima político y las protestas son factores que se incluyen en las evaluaciones de riesgo para invertir. Foto: Hemeroteca Prensa Libre

Standard and Poor’s (S&P) es una de las firmas que mantiene una calificación para Guatemala y permite a inversionistas extranjeros evaluar el riesgo para inyectar capital. Esto indica el nivel de confianza para hacerlo.

La calificadora de riesgo confirmó en noviembre pasado la calificación estable para el país y eliminó la calificación de crédito CreditWatch “BB- “, que se había asignado como negativa.

La firma también consideró que pueden darse escenarios negativos a nivel legal que podrían afectar la capacidad del gobierno para cumplir con sus obligaciones del servicio de la deuda.

En las evaluaciones se refleja una volatilidad en el entorno político, entre otros factores, según explicó el analista de esa calificadora de riesgo, Omar de la Torre.

Para de la Torre, la incertidumbre y la inversión extranjera directa reflejan la baja confianza de los inversionistas en Guatemala, en un año que además representa un entorno desafiante para contener los avances de la pandemia del covid-19.

A continuación el analista De la Torre hace una explicación de los puntos que influyen en que el país obtenga una nota sobre los riesgos para la inversión.

1. Condiciones políticas y protestas sociales

Nuestra metodología tiene seis factores clave de calificación y uno de estos es la evaluación institucional.

La calificación de Guatemala desde hace tiempo refleja una volatilidad en el entorno político, lo más reciente fue el tema del presupuesto y las protestas, pero si vamos hacia atrás ha habido bastante tensión en este entorno político.

Nuestra evaluación institucional no se ha modificado y actualmente refleja esta opinión sobre instituciones de gobierno aún en desarrollo con un entorno político desafiante. Asumimos que esto está limitando la formulación de políticas.

Esta coyuntura y las que han existido están limitando, hasta cierto punto, la calificación de Guatemala, no a la luz de estas protestas sino como algo que ya viene de años atrás. Lo que hacemos es dar seguimiento de si esto empieza a escalar, si tiene consecuencias más graves sobre la efectividad del gobierno actual. Si se llegara a complicar alguno de estos factores, haríamos una revisión.

2. Condiciones para cambios en la calificación

Dentro de los factores negativos para la calificación destacamos una contracción a la economía mayor a la esperada y crecimientos del déficit mayores a los que tenemos en nuestros escenarios base lo que podrían hacen un daño estructural a las finanzas públicas.

Prevemos un choque del 2020 por el covid-19 y eventualmente por las tormentas Eta e Iota, y si los márgenes se deterioraron más que nuestras expectativas, estos podrían generar una acción negativa a la calificación.

Otro factor de acción negativa es el debilitamiento del perfil fiscal o de deuda de Guatemala que podría llevarnos a revisar la calificación.

Con los datos del tercer trimestre los fundamentales de la macroeconomía no se ven severamente afectados y están dentro de nuestro escenario base. Habrá que ver también qué tanto es la recuperación hacia adelante y si la estamos manteniendo cerca a inicios de la pandemia.

También lea | El acuerdo comercial postbrexit en 5 claves

3. Condiciones para la recuperación económica

El principal tema fue el choque de la pandemia y todo el confinamiento que hubo en la actividad económica, parte de esto hemos visto que se ha reactivado con las remesas. Los resultados de la reactivación en Estados Unidos son una buena señal para empujar las remesas.

Además, las exportaciones no cayeron tanto como esperábamos. Conforme la actividad mundial se vaya reabriendo favorece las exportaciones de Guatemala, aunque ahora hay un poco de incertidumbre, debemos ser cautos en materia de la posibilidad de un segundo rebrote y medidas que están tomando algunos países. Estamos monitoreando cómo evoluciona.

La contracción económica que estamos previendo este año es de -2%, es de las contracciones menores en términos relativos de toda América Latina. Esto habla de la fortaleza macroeconómica de Guatemala para hacer frente a esta crisis. Por esos factores se prevé que la recuperación en el 2021 pueda ser más pronta, y se estima en 4.4%. Pero todo esto es un poco incierto y se evaluará.

4. Debilidad institucional y la baja carga tributaria

El primero es parte de la evaluación institucional que consideramos, en un entorno desafiante, desafíos políticos y mucha incertidumbre y con instituciones políticas en desarrollo, también tomamos en cuenta que la limitada capacidad de recaudación tributaria actúa en detrimento de la calificación.

De hecho, lo que se ha previsto es que esta capacidad de plantear una reforma para fortalecer la carga tributaria no se ha logrado, ha sido un tema pendiente por muchos años y habrá que ver si en esta administración se puede hacer algo.

¿Por qué Guatemala no logra resolverlos la debilidad institucional y la baja carga tributaria? El alto grado de la economía informal es una limitante para Guatemala y para muchos países de la región. El otro tema es la falta de una reforma fiscal, eso depende de las propuestas del ejecutivo y de las relaciones con el legislativo para que se pueda llegar a algún acuerdo.

5. La crisis del fallido Presupuesto 2021

El hecho de presentarlo, regresarlo y no autorizarlo y los disturbios sociales nos lleva al mismo punto de la evaluación institucional, con instituciones frágiles y en desarrollo.

Con la firma hacemos nuestros propios escenarios del comportamiento fiscal, al margen de los presupuestos, pero conforme a las expectativas que tenemos. Lo que sí estábamos previendo era que el déficit fiscal en el 2020 fuera mucho mayor debido a la contracción de ingresos y mayor gasto y eventualmente se estaría recuperando hacia el 2021 y 2022.

Entendimos que el gobierno quería hacer el déficit fiscal un poco más amplio para fortalecer la recuperación económica pero ahora habrá que ver cómo pueden lidiar con su propuesta del 2021. Para el 2020 estamos esperando un déficit fiscal cercano al 5.2%, para el 2021 en 2.7%, y en el 2022 y 2023 empezarlo a llevar ligeramente a los niveles del 2019 que estaba en 2.5%.

También lea | Balance económico sobre un año profundamente inusual

6. Clima de negocios 2020 versus 2021

La débil inversión extranjera directa refleja la baja confianza de los inversionistas debido a la inestabilidad política y el entorno institucional débil en términos generales. La parte de inversión extranjera directa se ha mantenido limitada, obviamente en el 2020 mucho más acentuada la contracción y prevemos que bajará sustancialmente en 0.4% del PIB, y después a partir del 2021 y eventualmente empezar a regresar a los niveles pre pandemia.

7. Desafíos del país, según observaciones de evaluadora

Con base a lo que ya se ha hecho se pronostica. Las calificaciones no son como recomendaciones de qué se podría o no hacer. Por ejemplo, la falta de una reforma tributaria tiene un efecto en la evaluación fiscal del país. Si se hace reforma evaluaremos el beneficio que tiene y lo incorporaremos a nuestra calificación.

De las observaciones que hace Standard & Poor’s en sus análisis ¿cuáles hacen falta que Guatemala implemente? Lo que se apunta que podría tener un efecto positivo en la calificación es que la contracción económica sea menor a lo que estamos esperando, y si igualmente una buena administración económica mejora sustancialmente las expectativas de crecimiento económico y las finanzas públicas de manera sostenida.

También apuntamos que una mejora podría derivarse de la implementación de una agenda de reformas que fortalezcan la gobernabilidad y las instituciones públicas de Guatemala, lo que incrementa los ingresos tributarios.

8. Transparencia y el combate a la corrupción

El tema de la corrupción es uno de los factores que está dentro de la evaluación institucional, y nuestra percepción es que hay instituciones políticas aún débiles, sistema de pesos y contrapesos inciertos, corrupción y servicios públicos inadecuados.

Es un tema que sabemos que Guatemala ha estado tratando de afrontar con diversas medidas con avances y retrocesos en diferentes momentos, y actualmente este sigue siendo una limitante en la evaluación institucional que incluye los niveles de percepción de corrupción.

¿Cuánto tiempo más puede aguantar el país con un entorno político desafiante? Si esto no se mejora seguiría siendo una limitante en la calificación. Respecto de cuánto más pueda aguantar no es que sea un tiempo específico, mientras todas las variables se mantengan, la calificación se mantendría, es algo que ya está contenido en el análisis.

9. Primer año de gobierno

Las circunstancias han sido muy distintas, entraron en enero, y en marzo empezó la pandemia y en noviembre, las tormentas, lo que hacemos es un seguimiento permanente de si esto evoluciona y tiene una trascendencia. Si escala, habría que hacer revisiones adicionales.


0