Criptomonedas: 3 etapas para construir una estrategia empresarial piloto (y 5 preguntas sobre su viabilidad)

La incorporación de la tecnología en diferentes etapas de producción, comercialización, pago e incluso en actividades administrativas y de logística, está despertando la inquietud acerca de si es tiempo de que las empresas preparen sus estrategias corporativas de moneda digital y uso del blockchain para sus operaciones.

Publicado el
Guardar Compartir
Las criptomonedas y el blockchain tiene diferentes usos que podrían ser aplicados en actividades empresariales. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Las criptomonedas y el blockchain tiene diferentes usos que podrían ser aplicados en actividades empresariales. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

“Toda compañía debería tener un plan. Tal vez no necesariamente iniciar ya una implementación, pero sí comenzar a evaluar el tema y observar las diferentes fases y tecnologías existentes”, recomienda Otto Mora, Senior Manager Blockchain Tech Consulting de la firma EY.

A su criterio, las regulaciones que ha establecido El Salvador luego de declarar al bitcóin como una moneda de curso legal, ha acelerado la preocupación de reguladores y de las empresas por empezar a explorar e internarse en ese tema.

Otras compañías, principalmente bancarias, quieren ir más allá y no solamente usar las criptomonedas como medio de pago, sino darles un enfoque un poco más amplio. Por lo tanto, Mora explica lo siguiente:

Lea además:
12 implicaciones legales, impositivas y controles que se deben tener en cuenta por el bitcóin

Evaluar las tres etapas del modelo de madurez

“Las empresas deben tener claro que por un lado, están las criptomonedas, que dan el derecho de usar una plataforma; y por otro lado, están otros activos que usan blockchain”.

Se podría iniciar con el uso de una billetera digital para pagos, que no necesariamente sean con criptomonedas, pero sí facilitarían los procesos de pago, coinciden Mora y Juan Carlos Ruiz, vicepresidente de la comisión Information Technology Outsourcing (ITO) de Agexport.

Para definir qué quiere y qué puede hacer la empresa, se puede trabajar con base en tres etapas de implementación del bitcóin (u otra criptomoneda) y el blockchain, derivadas del modelo de madurez que vaya adquiriendo la empresa según sus decisiones, giro de negocio e innovación, según el expertise de EY.

  • La etapa 1 es el intercambio del bitcóin. Es decir, habilitar las posibilidades de transacciones e intercambio a monedas fiduciarias, en función del precio actual del mercado, en actividades como pagos en compras y ventas y especificar los canales a utilizar.

Muchas empresas ocupan solo esta primera etapa, lo que implica tener un procesador de medios de pago, principalmente para monedas como bitcóin, y no se tienen que preocupar por todo el tema de implicaciones contables o la volatilidad de precio, porque la conversión es automática e instantánea.

Se debe tener en cuenta que muchos procesadores de pago cobran un porcentaje como comisión por la conversión, de forma muy similar al pago con tarjetas de crédito.

  • La etapa 2 es la custodia de criptoactivos y aquí hay una serie de consideraciones adicionales respecto a cuál es el estatus legal de esos activos legales que pueden representar una propiedad o un bien, arte y hasta contratos. En esta ya hay un tratamiento contable especial, como en el caso del registro en libros de los bitcoines que tenga la empresa.
  • Y la etapa 3 contempla el uso avanzado de blockchain para actividades de la compañía como registro, procesamiento, control de inventarios, logística y otros.

Esta incluye no solo usar los criptoactivos para pagos o inversión sino darle usos innovadores y aquí es donde entra la estrategia de largo plazo que las empresas deben buscar: “es decir, aprovechar todas las implicaciones que traen los activos digitales y cómo esto puede afectar mi modelo de negocios actual”, indica el experto.

 

Por ejemplo, una empresa de transporte puede analizar cómo hacer envíos más eficientes usando la tecnología blockchain y la denominada tokenización de activos (generando token) y trazabilidad. En el área de bancos se habla del modelo que incluye finanzas descentralizadas.

Luego de conocer en qué consisten estas tres etapas, se debe evaluar qué implica cada una. Ya que la etapa uno puede usarse solo para pagos y cobros, en tanto que la fase dos incluye el manejo de riesgo para las inversiones. En esta, el tesorero o encargado de finanzas deberá valorar cuánta volatilidad está dispuesto a tolerar en las inversiones especulativas porque los criptoactivos tienen la característica de que fluctúan mucho.

También seleccionar bien el proveedor para los servicios, ya que muchas empresas ofrecen este servicio, pero no todas tiene las mismas medidas de seguridad para evitar el hackeo, dijo Mora.

5 puntos para evaluar la viabilidad

El empresario que esté a cargo de analizar la posibilidad de una estrategia corporativa de dinero digital y otros activos deberá hacerse estas cinco preguntas según la firma EY, en la práctica algunas respuestas podrían variar:

  • ¿Hay varias entidades en el ecosistema? Pueden ser compradores, vendedores, bancos y gobierno.
  • ¿Hay problemas para establecer confianza entre las entidades? Puede haber conflicto de intereses entre las entidades.
  • ¿Se busca asegurar quién posee o administra un recurso finito? Por ejemplo, el manejo de los fondos de los préstamos usados para la compra de propiedades
  • ¿Todas las entidades trabajan con reglas de negocio compartidas y complejas? Podría ser, como en el caso de la reasignación del dueño de una hipoteca.
  • ¿Hay potencial de generar un retorno sobre la inversión (ROI)? Sí, debido a que los individuos y bancos gastan tiempo y dinero en la administración de préstamos.

Edy Oswaldo Pérez, gerente general de Grant Thornton Guatemala, amplía por aparte que otro aspecto que se debe evaluar es el resultado tendría la empresa con el uso de esa tecnología en costos, procesos, eficiencia, automatización, cobros, manejo de inventario, así como sopesar el costo/beneficio que podría significar.

Tanto Ruiz como Andrés Rodríguez, ambos ejecutivos de la firma Fri, las empresas deben empezar a evaluar cómo adaptarse ya que, si se habla de billeteras digitales, es un método de transferencia de dinero, como en la actualidad son las tarjetas de crédito y de débito.

Lea también:
Qué es el quetzal digital, el proyecto que podría cambiar los pagos sin efectivo en Guatemala

Rodríguez agrega que hay diferentes tipos de billeteras digitales: unas que funcionan con tarjeta de crédito y otras, como dinero digital. Por lo que cada negocio y compañía deberá entender las ventajas y desventajas de cada una, observar cuántas personas las usan e ir evaluando qué le conviene a cada empresa.

La hoja de ruta

Los expertos mencionaron aspectos que se deben tomar en cuenta para diseñar una hoja de ruta cuando se evalúan las condiciones o se busca usar criptomonedas o blackchain:

  • Valorar los aspectos contables y riesgos de la custodia de criptoactivos.
  • Tener un programa de capacitación en la empresa.
  • La persona del departamento informático puede tener más facilidad en estos temas tecnológicos, pero también se debe involucrar a otras secciones como la parte legal, financiera y el análisis de riesgo.
  • Por ello, el perfil de la persona que maneje esta estrategia no precisamente debe ser un ingeniero en computación, sino alguien con conocimientos sobre bitcóin y plataformas blockchain. Incluso, que en sus tiempos libres haya podido experimentar la forma de invertir con criptomonedas. El objetivo es entender el uso de la tecnología y tener capacidad de conversar con las distintas áreas que se involucraran en la estrategia de las diferentes especialidades en la empresa.
  • Y estudiar casos de uso de esa tecnología en la industria, qué están haciendo otras empresas similares y cómo se puede empezar a innovar para que la automatización sea más eficiente.
  • Seleccionar a un proveedor de servicios de blockchain que tenga enfoque en blockchain públicos, porque tienen la mayor posibilidad de innovación.

En los países donde no está reconocidas las criptomonedas como monedas de uso legal,  según Mora se debe esperar un poco a que los reguladores del sistema financiero y similares entren a conocer del tema.

Sin embargo, a su criterio las empresas pueden empezar a experimentar su uso en pequeños proyectos piloto con uno o dos clientes, ya que, si solo esperan a que se desarrolle una regulación, pueden quedar rezagados.

La preparación de las empresas debe empezar desde ahora y no cometerse el error de muchas personas en el 2012, cuando decían que no se dedicarían a hacer aplicaciones móviles porque pasaría mucho tiempo para que la mayoría de las personas pudiera tener un teléfono celular y plan de datos. Nueve años después, un gran porcentaje de la población los posee, agregó.

A su criterio el uso de billeteras digitales por parte de empresas podría empezar a tener auge en Guatemala dentro de dos o tres años. Por ejemplo, la compañía internacional Walmart anunció desde el 2018 que adoptaría el uso de blockchain para rastrear cadenas de suministro, mientras que en agosto del 2021 se dio a conocer que busca un experto en criptomonedas para desarrollar la estrategia de moneda digital, blockchain y la hoja de ruta, entre otros usos, según medios internacionales.


0