Por qué el crédito bancario podría crecer más lento en Guatemala, según S&P

Guatemala presenta indicadores estables en el sector bancario, aunque se enfrenta a desafíos en temas de combate a la corrupción para la atracción de capitales en el contexto de los últimos acontecimientos ocurridos recientemente a nivel político.

Publicado el
Guardar Compartir
El sistema bancario guatemalteco ha resistido la inestabilidad económica, pero el lento ritmo de vacunación y la recuperación del consumo serán un gran desafío este año expone la agencia S&P. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El sistema bancario guatemalteco ha resistido la inestabilidad económica, pero el lento ritmo de vacunación y la recuperación del consumo serán un gran desafío este año expone la agencia S&P. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El informe “América Latina: Panorama bancario por país”, de la agencia de calificación de riesgo-país Standard and Poor´s S&P, señala alentadores signos de estabilidad.

“El país y el sistema financiero han resistido la inestabilidad económica, pero el lento ritmo de vacunación y la recuperación del consumo de los hogares serán un gran desafío este año”, precisa S&P.

El documento, publicado este miércoles 28 de julio, analiza la evolución del sector bancario de la región en una etapa poscovid-19, y con un proceso de vacunación en marcha, que también es una de las variables que estudia.

lea también:
Estos son los cafés mejor cotizados en la subasta Cup of Excellence Guatemala 2021

Para Guatemala, la firma presenta un panorama general estable para la actividad, pero reiteran que “el alto nivel de corrupción deprime la confianza de los inversores y restringe las inversiones privadas en algunos sectores”.

Hermann Girón, presidente de la Cámara de Finanzas de Guatemala, subrayó que el sector financiero guatemalteco y, particularmente, el bancario, han demostrado solidez y estabilidad a lo largo de los años; esto unido a condiciones macroeconómicas muy favorables ha generado que los inversionistas aprecien los títulos emitidos por Guatemala y sus instituciones más allá de lo que reflejaría la calificación de país.

“Esperamos que los esfuerzos institucionales que se realizan en el país nos puedan llevar a que, en un futuro cercano, la calificación de riesgo de Guatemala sea mejor”, manifestó.

En una entrevista con Prensa Libre, Luis Lara Grojec, presidente de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG), comentó que las expectativas son positivas para 2021.

La nota país de S&P para Guatemala al 31 de diciembre del 2020 es BB-/Estable/B, según el reporte de Operaciones de Crédito del Ministerio de Finanzas.

Variantes

Para el sistema bancario de Guatemala, S&P subraya como factores clave, que el crecimiento del crédito será principalmente por el financiamiento a empresas grandes y medianas.

Lea además: Cinco desafíos a superar en la industria de la “comida a la carta”

Mientras que los estándares prudentes de financiamiento de los mayores bancos mantendrán estabilidad en el sistema y pocas distorsiones del mercado.

Advierte de que las mayores pérdidas crediticias por la pandemia y la alta competencia limitarán la rentabilidad de la banca.

Reconocen que la economía guatemalteca depende sustancialmente de sus exportaciones a Estados Unidos y de las remesas.

En un escenario de una mayor recuperación que la esperada en EE. UU., impactará en la actividad comercial, mantendrá altas las remesas y, en consecuencia, impulsará el consumo privado.

A la vez, consideran que el gran sector informal y el débil cumplimiento de la ley limitan las inversiones, y cita que el gran número de habitantes con ingresos muy bajos genera un bajo acceso a la banca, esto limita la capacidad de endeudamiento.

Una mejor productividad y un ejercicio de la ley más sólidos podrían atraer mayores flujos de inversión extranjera directa (IED).

Hallazgos

El informe de S&P declara que habrá una expectativa de crecimiento del crédito más lento en este ejercicio, y parte del argumento apunta a que el crecimiento del crédito disminuya ligeramente frente a 2020, debido a que muchos clientes empresariales recurrieron a líneas de crédito preexistentes para afrontar sus necesidades de liquidez.

Se espera que los activos improductivos aumenten debido a la pandemia y al eliminar los programas de apoyo; sin embargo, consideran que los bancos más grandes tienen suficiente capital para absorber pérdidas crediticias probablemente mayores.

Los indicadores macroeconómicos señalan estabilidad, y reiteran que Guatemala tiene deuda baja e inflación controlada. Proyectan que la sólida política monetaria y fiscal, aunada a condiciones económicas estables, eviten un mayor deterioro de las finanzas públicas.

¿Cómo leer el informe?

Al respecto Edwin Matul, exgerente general del Banguat, manifestó que un punto importante será cómo será la estructura del presupuesto para 2022, y estar atentos a su planteamiento, y en este año el rubro que se tenía para la reactivación económica relativamente era bajo, pero que el déficit fiscal lo estará elevando entre 3 a 4%.

Sobre la cartera crediticia, afirmó que tanto la banca como el supervisor están brindando el seguimiento en las reservas de capital y los bancos grandes cuenta con suficiente capital para atender esta disposición.

La tarea pendiente es la parte de inversión y la atracción de capitales, la única solución es un reforzamiento del estado de Derecho, certeza jurídica, y los que se animen de a invertir los rendimientos serán muy altos que cubra esos riesgos.

“Los temas políticos recientes van deteriorando la imagen del país y ahí seguimos con la asignatura pendiente”, puntualizó. Añade que las obras de alianza público-privado no avanzan, y los proyectos que están planteados son poco atractivos.

Le puede interesar: Sube precio de café: ¿Cómo deben tomar los productores guatemaltecos el sorpresivo salto del grano?

Sobre las estadísticas del proceso de vacunación, Matul recordó que Guatemala se encuentra en “la cola” en Latinoamérica, y aún los países que tienen las dosis siguen enfrentando los problemas de movilidad y el uso de medidas, en el caso del país está más complicado, y en esta nueva ola aumentó los contagios que implica que las personas restringen su movilización y entran en desconfianza que incide en la actividad económica.

“Hay una correlación directa entre la población vacunada y el crecimiento económico; mientras más población esté vacunada habrá más dinamismo en la economía, pero somos el último lugar en Latinoamérica”, subrayó.

Proyección

En el apartado de “qué se espera el próximo año”, S&P plantea que el país vuelva lentamente a concentrarse en controlar su déficit fiscal y la deuda pública.

Por otro lado, en proyectos de infraestructura e inversión pública, la actividad de infraestructura aún en lento.

Recomiendan que la inversión pública y el crecimiento de los programas de infraestructura serán cruciales para impulsar la recuperación económica del país en los próximos años.

 

 


0