¿Qué significa que la inscripción de empresas en el Registro Mercantil cayera un 70%?

En medio de la crisis generada por el coronavirus y las restricciones emitidas para contener su propagación, la inscripción de empresas en el Registro Mercantil cayó más de mitad durante marzo del 2020 y casi 70% en abril, respecto del mismo mes del año pasado.

PL Plus
La inscripción de comerciantes individuales y empresas ha registrado este comportamiento durante las restricciones de operaciones de actividades no esenciales por el covid 19. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La inscripción de comerciantes individuales y empresas ha registrado este comportamiento durante las restricciones de operaciones de actividades no esenciales por el covid 19. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Durante todo el mes de marzo del 2020 se inscribieron 1 mil 743, alrededor de 54% menos que los 3 mil 840 registrados en ese período del 2019 según los datos del Registro Mercantil.

En Guatemala se emitieron limitaciones de actividades a partir del 17 de marzo del 2020 derivadas del coronavirus, aspecto que hizo caer las inscripciones, ya que de esa fecha al 13 de abril solo se registraron 179 empresas.

En tanto los datos refieren que se registraron 587 cancelaciones de empresas en marzo 2019 y 317 en el 2020. Mientras que en el plazo del 17 de marzo al 13 de abril solo se cancelaron 10.

En abril la caída fue más drástica. En abril del 2020 se inscribieron 985 empresas, 69.03% respecto de las 3 mil 184 registradas en el mismo mes del año pasado.

Las cancelaciones también reflejan una caída en ese período, en este caso de 79.43%. De casi 500 canceladas en ese mes del 2019, ahora fueron 102.

De comerciantes individuales también reportaron bajas de inscripciones, ya que durante marzo del 2019 fueron 2 mil 239 y en el mismo mes del 2020 se llegó a 1 mil 170, en este caso la baja fue del 50%.

En abril muestra la misma tendencia que la registrada en empresas. La inscripción de comerciantes individuales cayó 71%, registrándose solo 538 respecto de los 1 mil 876 registrados en abril del 2019.

¿Por qué ese comportamiento?

Mario Coyoy, director del área fiscal de la firma Deloitte, dijo que la actual situación no es tiempo para abrir empresas no solo por las restricciones laborales, limitaciones de operaciones y horarios, aspecto que impacta en las ventas y finanzas de una empresa, sino que quienes habían pensando en abrir una ahora están aplazando su decisión.

Ocurre algo similar al año de las elecciones, inversionistas y emprendedores aplazan sus decisiones, añadió Coyoy.

Además “ese comportamiento no solo se está viendo en la posibilidad de inscripción de empresas, sino en la adquisición de servicios como mercadeo, investigación, analizar y lanzar nuevos productos, la gente está aplazando decisiones”, añadió.

El consultor dijo que se espera que se empiece con una recuperación en julio próximo.

Después de mes y medio de restricciones laborales y toque de queda, el gobierno ya inició hace dos semanas a la reanudación paulatina de actividades. Primero redujo el toque de queda dos horas y lo estableció de 6 de la tarde a 4 de la mañana del día siguiente, y ampliación de horarios de atención en bancos y ciertos negocios. Esta semana permite la apertura de centros de conveniencia.

Coyoy explica que no se nota aún un aumento en el cierre de empresas en los datos del Registro Mercantil porque, aunque una de éstas cierre operaciones aún faltas trámites como pago de impuestos, pago de proveedores, cobro a acreedores, pagos de finiquitos laborales, entre otros, antes de dar su aviso al Registro, y este permite el cierre hasta que esté todo finiquitado.

Lo que están haciendo las empresas en la actualidad es el cierre de forma temporal, aún no están haciéndolo en el registro, añadió.

La clausura de una empresa es definitiva, se indicó en el Registro Mercantil, añadió que, aunque se puede volver a inscribir con su mismo nombre en un futuro, será una nueva ya que se le extienden nuevos registro, folio y libro.

Se agregó que existe la posibilidad de cancelar un comerciante individual pero que ese trámite no es común a menos que se realice por trámite de fallecimiento de la persona.