Retener liquidez: Cómo la pandemia aumentó el ahorro en moneda nacional y extranjera (y qué podría pasar)

Las captaciones de ahorros en el sistema bancario del país durante el 2020, registraron drásticos crecimientos, por el orden del 20.9% con respecto al 2019

PL Plus
Diversas personas decidieron mantener su dinero ahorrado para enfrentar eventualidades por la pandemia en el 2020, otros  debieron hacer uso de sus ahorros para enfrentar deudas, despidos o baja de ingresos. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Diversas personas decidieron mantener su dinero ahorrado para enfrentar eventualidades por la pandemia en el 2020, otros debieron hacer uso de sus ahorros para enfrentar deudas, despidos o baja de ingresos. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

En moneda nacional, se creció a un ritmo de 20.3%y llegó a Q61 mil 805.9 millones. En años anteriores el ritmo era de entre 10% y 14%.

En tanto, en moneda extranjera, en el 2020 aumentó un 24.6%, situándose en Q10 mil 245.9 millones.

Conservadores y precavidos

José Porras integrante del directorio de la Cámara de Finanzas de Guatemala (CFG) comentó que la pandemia trajo un escenario totalmente incierto y causó “que todos fuéramos un poco más conservadores respecto a los hábitos normales de consumo”.

Edwin Matul, exgerente del Banco de Guatemala (Banguat), dijo que “la inyección de recursos fiscales y los cambios en los patrones de consumo e inversión dieron como resultado este incremento de ahorro”.

Agregó que influyó la actitud precautoria que se tuvo en reducir algún tipo de consumo, especialmente en lo referente a viajes, entretenimiento, alojamiento, restaurantes tanto en empresas y las personas que destinaban cada mes recursos en este tipo de gastos. Además, en el segmento empresarial también se postergaron algunas decisiones de inversión y otro tipo de gastos.

De marzo hasta finales de julio del 2020 se estuvieron restringidos los viajes y turismo, actividades sociales, y actividades laborales presenciales de diversos sectores económicos, aspecto que influyó en que ese tipo de gastos disminuyera y en que los recursos debieran ser destinados a cubrir otras necesidades como pago de internet para estudiantes y teletrabajo, productos de desinfección, limpieza e higiene personal con el fin de evitar la propagación del virus.

Diferimientos en sistema también influyeron

Matul y Porras coincidieron en que otro factor a tomar en cuenta es que los bancos del sistema, con medidas extraordinarias temporales aprobadas por las autoridades del sector, decidieron postergar el reclamo de obligaciones es decir diferir pagos de cuotas por préstamos bancarios u otras deudas. “Ese aspecto permitió a algunos agentes económicos a generar un mayor ahorro”, agregó Matul.

“Se podría asumir que estos diferimientos fueron otorgados y la gente cautelosa guardaba su dinero para cualquier eventualidad ”, añadió Porras.

Además, considera que influyó que el plazo de la pandemia se extendió más de lo que todos habíamos previsto y eso puso en alerta a muchos consumidores que aplazaron compras no prioritarias.

Títulos a plazos cortos

Los depósitos a plazos también registraron crecimiento, pero en este caso los niveles fueron más cercanos a los registrados en años anteriores.

Este tipo de depósito en moneda nacional creció 7.8% en el 2020, y se situaron en Q101 mil 897 millones, mientras que los crecimientos del 2017 al 2019 se situaron entre 5.5% a 7.2%.

En moneda extranjera, se registraron en Q15 mil 830.6 millones, con un crecimiento de 9.4%, cifra mayor que el 2017 y el 2019. La excepción fue el 2018 cuando creció 28%.

Paulo de León, director ejecutivo del Cabi que en prevención de la coyuntura las personas preferían ahorrar, pero no a plazos muy largos para poder tener disponible sus recursos y acceder de forma rápida a los fondos por cualquier eventualidad.

Porras explicó que el certificado más usado es a plazo de un año, aunque algunos buscan de 3 o 6 meses. También se debe observar el perfil del cliente que usa un certificado a plazo y el perfil de quien usa cuentas de ahorro.

“La mayoría de personas usamos cuentas de ahorro para sacarle un rendimiento a nuestro dinero en lo que uno define un tipo de uso para el mismo” dijo el experto.

 

Sin embargo, en clientes corporativos la dinámica es diferente y tal vez buscan instrumentos como certificados de depósito para proteger su capital y buscar un rendimiento mucho más alto, agregó, al indicar que “en las cuentas de ahorro, ahí es donde estamos la gran mayoría de gente y buscamos la disponibilidad del dinero”.

El exgerente del Banguat atribuye la principal causa a la inyección de más de Q11 mil millones que se hizo derivada de las políticas de alivio ante la pandemia, tanto para empresas como para familias.

Para Porras tuvo peso también la recuperación durante el año del monto de remesas que capta Guatemala.

Robustecer liquidez, la consigna

Los depósitos monetarios también aumentaron su captación a ritmos más altos que los años anteriores. En moneda nacional, creció en 22.1% y se situó en Q88 mil 425.6 millones y en moneda extranjera aumentó en 32.7% a Q25 mil 870.3 millones.

Ahí también se debe analizar la segmentación, comentó Porras. Las empresas, al igual que las personas, -cada uno en su nivel de volumen- vieron en la tarea de custodiar y administrar mejor esa liquidez previendo cualquier circunstancia derivada de la pandemia. “La tesorería de las empresas se vieron dirigidas a robustecer esa liquidez”, expuso.

De León, explicó, al hablar de los patrones de consumo, en diversos países se observó que se ahorró más tanto por restricciones como por la toma decisión de no gastar ante eventualidades.

En Estados Unidos ha pasado lo mismo: el ahorro se disparó hasta casi un 35% del ingreso de las personas, dijo el consultor de Cabi. En dicho país, estaba ese indicador en 8% y subió a 26 puntos a 34% EEUU aumentó de 8 a 34 es decir 26 puntos, explicó. En Guatemala, aunque no tiene datos en detalle, dijo que pudo haber aumentado entre 10 y 12 puntos.

“Gastamos diferente”

Sin embargo, agregó que aparte de las acciones de prevención, se debe tomar en cuenta que por varios meses colapsó el consumo, lo que conlleva a una caída de ventas en empresas, caída en ingresos familiares y pérdidas de empleos.

Por un tiempo, en 2020 se dio “un cambio de patrones de consumo, ahora se retomaron algunos gastos, pero no hemos regresado a consumir en las mismas proporciones de antes de la pandemia. Se gasta menos, pero se distribuye el gasto de diferente forma por el cambio de patrones de consumo”, expuso el consultor.

De León dijo que en Estados Unidos y un poco en Guatemala se observó que las personas empezaron a invertir en activos como compra o cambio de vehículo, mejora o compra de casa, o muebles del hogar para una forma de vida más cómoda y adecuarlo también al teletrabajo.

Además, la compra de activos depende mucho del nivel socioeconómico, comentó Porras. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que los estímulos que pudo brindar Estados Unidos son mucho más amplios a los que puedo brindar Guatemala.

2021: Ahorro se podría normalizar gradualmente

Respecto al panorama para el 2021, Matul comentó que las medidas de contención de la pandemia se han reducido en forma significativa y la actividad económica está más dinámica que el año pasado.

Considera, no obstante, que aún persiste incertidumbre por la posibilidad de una nueva ola de contagios y por la probabilidad de contar con un alto número de población debidamente vacunada.

A su criterio, “las empresas y familias aún mantendrán cierto grado de aversión a consumir en bienes y servicios no vitales, por lo que en los primeros meses del año podría persistir este comportamiento, reflejado en altos niveles de ahorro. En la medida en que la economía se normalice y se recupere la confianza, los indicadores de ahorro tenderán a normalizarse”, indicó.

Porras agregó que el mes de diciembre es de alta actividad económica, y que se reflejó en un repunte en el Índice Mensual de Actividad Económica (Imae).

En enero y febrero vuelve a bajar la actividad económica como tal, pero lo que se puede visualizar es un repunte económico respecto del 2020, por lo que podría preverse que el comportamiento del ahorro vaya regresando a parámetros de crecimiento similares a años anteriores a la pandemia, porque se dinamizarían los gastos.

 

0