“EE. UU. conoce las debilidades del sistema de justicia de nuestro país”: Francisco Villagrán

Diplomático retirado guatemalteco hace un análisis de la coyuntura electoral en EE. UU. y de las relaciones bilaterales entre ese país y Guatemala.

PL Plus
EE. UU. sabe que poderes oscuros quieren cooptar la justicia, dice exembajador Francisco Villagrán. El Congreso de Guatemala no ha elegido a nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia quienes ya se excedieron el plazo constitucional que deben estar en el cargo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
EE. UU. sabe que poderes oscuros quieren cooptar la justicia, dice exembajador Francisco Villagrán. El Congreso de Guatemala no ha elegido a nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia quienes ya se excedieron el plazo constitucional que deben estar en el cargo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Estados Unidos conoce de cerca las “debilidades” del sistema judicial guatemalteco y está al tanto de que grupos oscuros quieren cooptarlo, afirma Francisco Villagrán de León, exembajador de Guatemala ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

En conversación con Prensa Libre, Villagrán de León, quien también fue embajador de Guatemala en Estados Unidos, Alemania, Canadá y Noruega, se refirió al candente momento que se vive en la Unión Americana, país donde reside actualmente, a raíz de la coyuntura electoral en la que el republicano Donald Trump intentará reelegirse el 3 de noviembre próximo frente al demócrata Joe Biden.

Aunque reconoce que la relación con Guatemala en estos momentos puede que no sea prioritaria, advierte de que las altas autoridades de aquel país están muy bien informadas de lo que acontece en el país y lo siguen de cerca.

La incertidumbre por la coyuntura electoral en EE. UU. y los impactos en las políticas migratorias, independientemente de quién gane, fueron otros de los aspectos abordados por Villagrán.

¿Qué análisis hace de la coyuntura política en EE. UU. y su relación con Guatemala?

En el contexto de la política exterior de los Estados Unidos la relación con Guatemala tiene poca importancia, además en este momento toda la atención de Washington está en las elecciones, y sólo en cierta medida en países en donde hay crisis políticas, como Venezuela, o donde los intereses de Estados Unidos están en conflicto con los de otros países, China por ejemplo.

Sin embargo en el caso de Guatemala hay preocupación por los altos niveles  de corrupción y el aumento del narcotráfico. Se ha visto que los encargados de la política hacia América Latina en el Departamento de Estado están bien informados y siguen la situación de Guatemala de cerca. Ellos conocen las debilidades que tiene el sistema judicial en nuestro país y saben que las redes de corrupción y el crimen organizado están tratando de ampliar su influencia en el sector justicia, el que además del Organismo Judicial incluye al Ministerio Público. De ahí el interés en la elección de magistrados a la Corte Suprema de Justicia y Salas de Apelaciones.

Francisco Villagrán, en una de las representaciones diplomáticas que hizo de Guatemala (Foto: Cortesía)

¿Por qué Estados Unidos se interesa en seguir de cerca a Guatemala?

El interés de Estados Unidos en seguir de cerca lo que pasa en Guatemala tiene que ver con la proximidad geográfica, principalmente. La situación de Guatemala, El Salvador y Honduras es objeto de mayor preocupación ahora por el trasiego de drogas, y por lo que ha crecido el movimiento de personas. En el pasado siempre hubo migración irregular pero en los últimos años ha aumentado mucho y eso ha generado reacciones negativas en distintos sectores de opinión en Estados Unidos.

¿En qué le perjudica a Estados Unidos que Guatemala tenga una justicia débil que sea influenciada por la corrupción y el crimen organizado?

Le afecta de diferentes maneras, tener cerca a un Estado disfuncional o fallido con un sistema de justicia débil y corrupto, eso es lo que permite o propicia las actividades ilícitas relacionadas con el narcotráfico, como el lavado de dinero y otras. Cada vez hay más casos de personas involucradas en esos hechos delictivos, muchas de ellas relacionadas con la política o con instituciones del gobierno. Por eso es de tanto interés el que haya un sistema de justicia eficaz e independiente, con magistrados, jueces, fiscales e investigadores probos, íntegros, que no estén sometidos a presiones políticas o a interferencia de otras instituciones del Estado.

¿Se puede hacer pronósticos de qué pasará si gana el Partido Demócrata la elección presidencial o si repiten los republicanos?

Se puede asumir que no habrá diferencias fundamentales en la política de Estados Unidos hacia Guatemala si ganan los demócratas o los republicanos. Ambos seguirán insistiendo y presionando para que continúe el combate a corrupción y al crimen organizado, apoyando el orden constitucional, el fortalecimiento de las instituciones del Estado, el crecimiento de la economía y la generación de empleo. También restringiendo la migración. La mayor diferencia podría ser en la política migratoria.

A propósito, se espera incremento sustancial de las migraciones ahora que se comienzan a levantar las restricciones en Centroamérica por la pandemia del covid-19. ¿Prevé un endurecimiento aún mayor en el trato hacia los migrantes?

La política migratoria ha sido la más restrictiva y la más dura que ha tenido Estados Unidos en su historia. La separación de familias —del plan Tolerancia Cero implementada a inicios del 2018—   , la deportación masiva, que en los últimos meses ha incluido a personas infectadas con el covid-19, es algo que no se había visto nunca.

Sin duda, la política sería bastante más dura si Donald Trump ganara su reelección. El tema migratorio se ve ahora desde una mentalidad racista en la Casa Blanca, en cambio se vería una gran diferencia si ganara Joe Biden.

¿Qué oportunidades ve para Guatemala o cuáles debería aprovechar, independientemente de quién gane la elección presidencial de noviembre próximo?

Puede haber oportunidades para buscar aéreas en las que se pueda ampliar y fortalecer la relación existente. No sólo en el ámbito de la cooperación para el desarrollo económico y social, o para mejorar la capacidad y la transparencia de las instituciones públicas, sobre todo en el sector justicia.

También veo que hay oportunidades para diversificar el comercio y promover las inversiones, aunque esto dependerá de la recuperación de la economía estadounidense después de la pandemia del coronavirus. Creo que el canciller Pedro Brolo y el embajador Alfonso Quinónez tienen claro cómo se pueden aprovechar mejor todas estas oportunidades y lo que veo es que están trabajando en eso de manera seria y bien coordinada. Se observa una gran diferencia con el gobierno anterior.

Guatemala debe mantener comunicación con las instituciones de gobierno que ven asuntos relacionados con nuestro país, con representantes de los dos partidos en el Congreso. Desde luego también con organizaciones empresariales y con empresas que hacen negocios o tienen inversiones en Guatemala. Entiendo que eso es lo que está haciendo el embajador Alfonso Quiñónez, quien representa a nuestro país y conoce bien Washington.

De repetir en la presidencia Donald Trump se endurecerán aún más las políticas migratorias, considera el exembajador Francisco Villagrán. (Foto Prensa Libre: EFE)
El demócrata Joe Biden aspira a arrebatarle la presidencia a Trump en las elecciones del 3 de noviembre próximo. Independientemente del ganador, el resultado tendrá grandes consecuencias para Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A propósito de la nominación de Joe Biden, se dice que algunas corrientes latinas demócratas no están del todo conformes con la nominación del exvicepresidente ¿Qué se sabe o se ha escuchado de eso en Washington?

Dentro del partido demócrata hay diferentes corrientes, eso es cierto, y hay visiones distintas sobre cuestiones internas como la cobertura de la salud pública, la educación superior, el tema fiscal, por ejemplo. También las ha habido en el partido republicano en el pasado. Hasta ahora no he visto declaraciones de organizaciones de migrantes de nuestros países en contra de la candidatura de Biden. Independientemente de esto, lo que es cierto es que el voto hispano ha estado siempre dividido y no se puede decir que favorezca a un partido más que al otro.

¿Qué se comenta en Washington de lo que dice el mandatario estadounidense de que la única forma de que pierda puede ser con fraude? ¿No deja de levantar ciertos temores? O cómo se manejan estas palabras del hombre más poderoso de EE. UU. y quizás del mundo.

Esta es una elección muy atípica, no se recuerda ninguna así en las últimas décadas. Lo que se ve es mucha preocupación e incertidumbre, sobre todo porque uno de los candidatos ha dicho que no aceptará los resultados si no lo favorecen. Eso sería muy grave y le haría un enorme daño a la democracia estadounidense. La autoridad moral de los Estados Unidos frente al resto del mundo se ha basado en el vigor de su democracia, en el respeto a la ley y a las instituciones. Sería una desgracia histórica si eso se perdiera.

0