Verificamos por Usted: ¿Fue legal que el CSU frenara la elección de rector?

El CSU frenó la elección de rector sin que exista un amparo provisional que detenga el proceso. Esto no tiene sustento legal, según constitucionalistas.

Publicado el
Guardar Compartir
Para profesionales del derecho no existe fundamento legal para que el CSU detenga la elección de rector mientras se resuelven los amparos interpuestos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Verificado por
Para profesionales del derecho no existe fundamento legal para que el CSU detenga la elección de rector mientras se resuelven los amparos interpuestos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Consejo Superior Universitario (CSU) dejó en un impasse la elección de rector de la Universidad de San Carlos (Usac) para el período 2022-2026, pese a que la ley establece que el mandato debe renovarse cada cuatro años. El proceso se estancó luego de que el CSU legitimara solo a 27 cuerpos electorales y excluyera a otros siete.

El cuerpo electoral se integra por cinco estudiantes y cinco profesores de cada facultad que son electos por el estudiantado y cuerpo de catedráticos, respectivamente. También forman parte cinco profesionales electos por cada colegio profesional. Este órgano, conformado en total por 170 personas, se encarga de elegir rector cada cuatro años.

Sin embargo, los cuestionamientos hacia la transparencia del proceso incrementaron luego de que el CSU decidiera, sin brindar ninguna justificación, no acreditar el nombramiento de siete cuerpos electorales aduciendo errores de forma en las actas de elecciones.

Lea más
¿Por qué la vida de nuestro hábitat depende de la salud humana, animal y del entorno?

Los cuerpos excluidos son los de los colegios de ingenieros agrónomos, médicos, químicos farmacéuticos y estudiantes de la Facultad de Agronomía, los cuales pertenecen a la planilla SOS Usac, cuyo candidato a rector es el actual Procurador de los Derechos Humanos (PDH), Jordán Rodas.

Asimismo, también quedaron fuera de la elección los colegios de arquitectos, estomatológico y docentes de la Facultad de Agronomía de la planilla Avante, la cual promueve a Carlos Valladares.


¿De dónde salió la información?

El pasado 1 de mayo el CSU emitió un comunicado en el que informa que esperará las resoluciones que dicten las salas de apelación con relación a los amparos impuestos por los profesionales, estudiantes y catedráticos previo a continuar con la elección de rector. “Debido a la toma de las instalaciones del Museo de la Universidad de San Carlos de Guatemala el miércoles 27 de abril, se impidió continuar con el proceso de elección de Rector para el período 2022-2026. Por lo anterior, este órgano de dirección dará seguimiento a este proceso atendiendo a las diferentes resoluciones de las acciones constitucionales de amparo, así como a la normativa universitaria respectiva”, dice el comunicado. Pide a la sociedad guatemalteca y comunidad universitaria “no dejarse engañar por desinformación”, pero no aclara las razones por las que no legitimó a los siete cuerpos electorales.

¿Cuál es el  contexto?

Tras no ser acreditado sus respectivos representantes para integrar el cuerpo electoral, profesionales de colegios y estudiantes de la Facultad de Agronomía presentaron amparos en salas de apelaciones en contra del CSU. Reclaman que existe un riesgo de que su planilla electa no reciba en tiempo su acreditación para que sus integrantes puedan participar como electores dentro del proceso de elección de rector de la USAC. "La autoridad impugnada ha creado requisitos y/o aplicado criterios que carecen de sustento legal", argumentan en los amparos. Jordán Rodas, candidato de SOS Usac, dijo que el pronunciamiento del CSU no tiene fundamento legal y es una respuesta absurda. “No se ha otorgado un amparo provisional. Se tendría que seguir tramitando con agilidad el proceso, pero lo que quieren es dar largas”, dijo. Por su parte, Carlos Valladares, candidato de la planilla Avante, comentó que en el caso del Colegio de Arquitectos, el CSU omitió conocer la elección de cinco electores. “Ante esa omisión, ya está planteado amparo ante la sala de apelaciones”, explicó. En cuanto a los profesores de agronomía, se les informó que hubo un error de forma en el acta, ya que fue el decano quien presidió la sesión y no la junta directiva. “Es ilógico porque la junta directiva la preside el decano”, comentó. Al respecto, Gustavo Taracena, secretario general de la USAC, dijo que los únicos dos cuerpos electorales que el CSU no legitimó fueron los de estudiantes y docentes de la Facultad de Agronomía por “anomalías”. En el caso de los colegios profesionales, comentó que hay recursos pendientes, pero el CSU aún no ha descartado su acreditación. “Al contrario, en la última sesión se dijo que si ingresaba toda la documentación previo a la elección se iban a tomar en cuenta, ya que las resoluciones de sus tribunales no están firmes”, expuso. No obstante, los colegios han emitido comunicados en los que aseguran que no tienen impugnaciones pendientes de resolver y que el CSU no les ha entregado evidencia de que existan estos recursos.

Por esto sabemos que es
falso

Según el secretario general de la USAC, en la sesión del CSU se les informó que habían siete amparos en contra de la universidad y para evitar enmendar sobre la marcha, prefirieron esperar a que los mismos se resuelvan.

“Se tomó en cuenta el antecedente de la elección de magistrados a la CC. Ahí se hizo una corrección, por decirle así.  Lo que se teme es que si el CSU decide dar un paso y luego surge una resolución, se tenga que corregir esto... No tendría lógica”, comentó.

Al preguntarle si había un sustento jurídico que avalara esta decisión, dijo que tendría que consultarlo. No obstante, al revisar la Ley Orgánica de la USAC y su reglamento de elecciones no hay ningún artículo que establezca que el proceso se debe detener si existen amparos no resueltos.

Javier Monterroso, doctor en derecho constitucional, comenta que mientras no exista un amparo provisional que suspenda la elección, se debe continuar el proceso. De lo contrario, no hay asidero legal para que el CSU decida, de forma unilateral, suspenderlo.

“Se entiende que hay una inconformidad por parte de un grupo que postula a rector por la exclusión de sus electores. Lo que corresponde es que el CSU conozca estas impugnaciones que hay”, comentó.

Alejandro Balsells, constitucionalista, coincide con que es absurda la decisión del CSU, ya que este debe resolver las inconformidades haciendo valer su autonomía. “Es evidente el asesoramiento de mala fe que hay de abogados internos de la USAC. El rector tiene un período legal que debe cumplirse. Cada cuatro años debe haber nuevo rector. Eso es un mandato legal”, explicó.

0