Límites en el teletrabajo: una forma de cuidar su salud

Trabajar desde casa puede hacer que tenga horarios laborales muy extensos y no dedique tiempo a su cuidado personal. Acá le explicamos cómo evitar que el teletrabajo lo consuma.

PL Plus
Establecer un horario de entrada y salida, como si estuviera en la oficina, mientras trabaja desde casa le ayudará a ser más productivo. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
Establecer un horario de entrada y salida, como si estuviera en la oficina, mientras trabaja desde casa le ayudará a ser más productivo. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Cuando comenzó la pandemia del covid-19 varios se emocionaron por poder trabajar desde casa. De esta forma se evitaban el tráfico, el tener que correr en las mañanas para no llegar tarde o preparar la lonchera, porque ya todo lo tenían en su cocina. Sin embargo, esa emoción disminuyó cuando a los meses se percataron que en su hogar dedicaban más horas al trabajo.

“Al estar en casa nos sentimos más relajados porque evitamos la corredera de las mañanas. Sin embargo, es importante tener una buena programación, nos enfocamos tanto en el trabajo que nos descuidamos a nosotros mismos”, comenta Paola Leal, coach empresarial y especialista en Recursos Humanos.

Quizá consista en despertarse, arreglarse, desayunar, trabajar, almorzar, seguir trabajando, cenar y trabajar otro poco, luego ya dormir. Cuando antes, al estar en la oficina, tenía un horario establecido de 8 horas al día, pero ahora ese tiempo se ha extendido demasiado. “Siente que ya no le alcanza el tiempo ni para ver el capítulo de su serie favorita o leer al menos media hora su libro. Cuando esto pasa hay que prestar atención a cómo divide sus quehaceres del hogar y de la oficina, así como verificar si procrastina mucho tiempo”, dice la profesional.

Señales de que el trabajo es su prioridad

De acuerdo con Aytekin Tank, del portal Fastcompany, hay algunos indicios que puede tomar como alertas para saber si dedica más tiempo a su trabajo que a su recreación y cuidado personal.

No toma tiempo libre

Es muy común que cuando trabaja desde casa no tome un tiempo libre, aún cuando se siente agotado. Según un estudio de Monster, una empresa de reclutamiento laboral, el 59% de los empleados que hacen teletrabajo indicaron que ahora toman menos tiempo libre para su cuidado personal.

Aunque acuda a otros lugares, es común que siempre dedique tiempo para el trabajo. (Foto Prensa Libre: Tim Gouw on Unsplash).

“Este es un signo de agotamiento. La negativa a poner una pausa al trabajo puede ser porque considera que no la merece o que se retrasará más de lo que cree que ya está con sus asignaciones del día. En el fondo, también puede ser que se niega a enfrentar el estrés de la realidad de vivir en pandemia”, dice Tank.

El trabajo lo libra del estrés

Durante la pandemia muchos evitaron la realidad detrás de la pantalla de su computadora. Incluso, sentían que la presencia de su familia les robaba atención y se irritaban cuando les pedían que terminaran con sus quehaceres del trabajo.

Mantenerse ocupados con el trabajo, programar reuniones hasta tarde o muy temprano, puede ser un buen escape cuando desea evitar prestar atención a algo que no le agrada. Sin embargo, llegará un momento en que tendrá que apagar su computadora y enfrentar la realidad.

Cuando se trata de ignorar problemas, únicamente crea más problemas porque surge la ansiedad y estrés que no permite una buena concentración. Lo aleja de su familia, de usted mismo y el rendimiento en el trabajo no siempre es el mejor.

No pone límites

Si está acostumbrado a revisar correos electrónicos del trabajo mientras ve una película o mientras se cepilla los dientes, es posible que esté un poco obsesionado con su trabajo y necesite una desconexión laboral.

Intercalar su trabajo a lo largo de su día y su hogar puede interrumpir su concentración, sofocar su creatividad y, lo peor de todo, llevarlo lentamente a agotarse. Si asocia toda su casa con su trabajo, será difícil relajarse de verdad cuando más lo necesite.

Por ello es importante establecer un solo espacio como su oficina y utilizarlo solo para eso. Si en caso su escritorio fuera su mesa de comedor, desocúpela antes de comer. Quite todos sus documentos y computadora, de esta forma el espacio tendrá una nueva perspectiva.

Obsesionado con la seguridad laboral

La pandemia no solo generó una crisis de salud, sino también económica por lo que es natural que muchos estén más pendientes de su trabajo por miedo a ser despedidos. Independientemente de que su plaza es segura o no, es posible que sienta que el pánico trabaja para controlar su ansiedad. Entonces, tiene sentido trabajar un poco más para poder hacer contribuciones valiosas a su organización.

Cuando se crea una obsesión por la seguridad laboral en realidad está afectando su concentración y desempeño, porque quizá su creatividad no fluirá de la misma manera que cuando está tranquilo y relajado. Además, muchas veces considera a sus compañeros de trabajo como una amenaza, cuando pueden trabajar en equipo y generar mejores resultados.

¿Cómo poner límites?

Para Francisco Hernández, psicólogo industrial, crear límites es fundamental y urgente en estos momentos, sobre todo para cuidar su salud física y mental. Los límites no solo se tratan de establecer un mejor horario, sino de aprender a decir “no” a su jefe, a priorizar el nivel de importante e incluso, a pedir ayuda cuando lo necesita.

El profesional comparte algunos consejos para sobrellevar el agotamiento y rendir mejor en el trabajo:

  • Establezca un horario: aún cuando su jornada laboral consista en solo cambiar de habitación en su casa, es importante definir a qué horas comenzará a trabajar y cuando terminará. Separar los horarios para su familia, para usted y para el trabajo le permitirá tener mejor control de la realidad y los demás sabrán en qué momentos está disponible.
  • Organice su día con prioridades: antes de comenzar sus tareas, organícelas según el rango de importancia y de urgencia. Por ejemplo, las que estén en el recuadro de urgente e importante, son las que debe hacer de inmediato. Las que estén en no urgente, pero importante, puede destinar una hora para hacerlas. Las que sean urgentes, pero no importantes, puede delegar a alguien que las haga por usted o dejarlas para después. Las que no sean urgentes ni importantes, bórrelas de su listado.
  • Practique a decir que no: a muchas personas les cuesta decir que no, lo cual hace que al ponerlo en practica resulte incómodo. Sin embargo, considere lo valioso que es el tiempo laboral como para perderlo en reuniones que podrían resolverse con un correo electrónico y que al final únicamente lo distraen de sus tareas. Lo aconsejable es que usted se apodere de su agenda y evite que alguien la desorganice por usted.
  • La técnica pomodoro: la concentración tiene límites, no puede estar todo el día concentrado en una sola cosa. Por ello, esta técnica le ayuda a dividir su tiempo en espacios de mejor concentración y en recibir algo a cambio cuando logra avanzar en sus tareas. La idea es que se concentre al 100% durante 25 minutos, luego toma cinco minutos de descanso. Repita esos pasos cuatro veces y cuando los haya concluido, tome un descanso más extenso de 20 minutos.
  • Comer sin trabajar: respetar su horario de comidas le traerá muchos beneficios, no solo para su trabajo, sino para su salud. Comer de manera consciente, alejado de la computadora, documentos y también del celular le ayudará a sentir que dedica más tiempo para usted y lo hará sentir más satisfecho con la comida.

0