Andrés Novales y su mirada transformadora desde la biología: “No se puede proteger lo que no se conoce”

El joven biólogo habla de sus acercamientos con la ciencia, la importancia de las imágenes y la urgencia de sensibilizar respecto a la naturaleza.

Publicado el
El biólogo Andrés Novales se ha especializado en la  investigación y fotografía de  reptiles y anfibios. (Foto Prensa Libre: Cortesía Andrés Novales)
El biólogo Andrés Novales se ha especializado en la investigación y fotografía de reptiles y anfibios. (Foto Prensa Libre: Cortesía Andrés Novales)

Asus 24 años, Andrés Novales ya tiene una idea clara de lo que desea trazar desde su carrera como biólogo. Su meta está fundamentada en sensibilizar a las personas a través de información de la naturaleza, con lo que pretende crear consciencia para la conservación de especies silvestres.

Desde hace varios años, el joven se ha valido de la fotografía y la investigación para mostrar en redes sociales la vida de especies animales, en especial la de reptiles y anfibios. Dicha labor lo ha llevado a colaborar en expediciones con Animal Planet, NatGeo Wild o TV Azteca, tanto en Guatemala como en otros países de Latinoamérica.

Esos acercamientos, donde el especialista suele indagar y buscar a través de la cámara, le han revelado certezas de la naturaleza, varias de las cuales comparte en esta entrevista.

¿Cómo ha aportado la experiencia en la biología a su comprensión de la naturaleza?

Al principio no comprendía qué tanto abarcaba y con el tiempo descubrí que desde lo más microscopio hasta lo más grande en el mundo tiene que ver con la biología. Es una ciencia que me ha servido para comprender la diversidad y los procesos naturales detrás. Por ejemplo, el porqué de ciertos animales, como los reptiles y anfibios que son los que más me interesan. Es algo que también busco desde la fotografía.

¿Qué valor ha tenido esa práctica en sus investigaciones?   

La base de muchas decisiones para conservar la naturaleza están sustentadas en investigaciones científicas que están disponibles para grupos selectos. Esto suele provocar que muchas personas al querer leer las publicaciones científicas, no comprendan del todo de qué tratan. Creo que desde la fotografía se puede dar a conocer la ciencia de forma más llamativa y accesible para todos.

 

¿Cuáles son los motivos que suele capturar estando en la naturaleza?

Me interesa fotografiar y mostrar especies amenazadas, endémicas.  Sin embargo, me apasionan mucho los reptiles y anfibios. Creo que la fotografía es importante para propiciar el conocimiento y también para invitar a que se haga algo por la conservación de estas especies. No se puede proteger lo que no se conoce.

El especialista asegura que el ecoturismo puede generar oportunidades integrales tanto para las personas como para el medio ambiente. (Foto Prensa Libre: Cortesía Andrés Novales)

¿Y esto es algo que suele trabajar a propósito de sus expediciones?

Sí. Con cada expedición realizo temas que me interesa mostrar al público. Previo a realizarlas se deben tomar en cuenta variables como la logística, ya que se debe hablar con entidades que manejan áreas protegidas. También influye el clima. En el caso de los reptiles y anfibios, estoy limitado a realizar las expediciones en temporada de lluvias. En la época seca lo enfoco a mamíferos o aves.

Para capturar las especies  hay que tener algo de suerte y también conocer su funcionamiento. Si se hace la investigación correcta y se está en el momento adecuado, salen resultados que los retratan lo mejor posible.

Acostumbro a realizar las expediciones con fotógrafos y biólogos especialistas en otras especies. Mediante esta colaboración se mejoran las oportunidades de capturar la vida silvestre.

También creo que de acá puede surgir un componente para el ecoturismo, ya que atrae a personas especializadas o amantes de la naturaleza para que  hagan expediciones fotográficas. He trabajado en otros países como Perú, Colombia y Costa Rica donde se ve el turismo fotográfico como un aporte a los esfuerzos de conservación. Esto también propicia la cercanía a reservas comunitarias donde se protege la selva, la salud o el servicio social.

Si se trabajara por un ecoturismo más sólido en el país, ¿qué posibilidades cree que existirían?

Creo que el ecoturismo es más especializado ya que puede suplir gustos como la fotografía y la biología a la vez. Por ejemplo, hay personas interesadas en venir al país  para ver una especie de lagartija. Con el ecoturismo se podría crear un viaje entero alrededor de una necesidad.

Desde allí se podría beneficiar a más personas como agentes  comunitarios, guías turísticos y servicios de restaurantes.

Otro aspecto del ecoturismo ecológico es que los bienes naturales que le conforman siempre permanecen en el mismo lugar. Es algo sostenible y se genera menos impacto en el medio ambiente.

 

¿Qué le ha permitido esos acercamientos con otros países a su comprensión de la ecología?

Tengo mucha afinidad por los ecosistemas neotropicales. Cada país tiene sus distintas particularidades, y en cada uno he tenido la oportunidad de rodearme de personas dentro del gremio de la conservación biológica, lo cual ha sido enriquecedor. Conocer nuevos territorios me produce seguir investigando del espacio y también, a querer colaborar con personas que estén empeñadas en educar sobre la ecología.

¿Cuáles cree son los retos que atraviesan a la región en temas de ecología y conservación?

Creo que tiene que ver con qué tan abiertas están las personas a querer aprender del tema. Hay un mal concepto de que el conservacionista pretende que no haya impactos en la naturaleza, pero es erróneo. Más bien desde allí se busca aprovechar todos los recursos de manera sostenible y regenerativa. Es algo que cuesta mucho porque tampoco se debe imponer sobre las mentalidades de otras personas. La educación ecológica se puede lograr con el involucramiento y el cambio de estilo en cuanto al uso de recursos.

Otro reto tiene que ver con la falta de apoyo económico. Muchos proyectos que buscan generar impactos positivos ecológico en países latinoamericanos no logran llegar a sus metas por falta de recursos. Es algo con lo que se lucha a partir de esfuerzos en distintas comunidades.

 

¿Cómo ve la relación entre humanidad-naturaleza?

Pienso que es algo mucho más inmenso de lo que se puede imaginar, y también creo que la humanidad está desconectada de ese mundo natural por una pérdida de empatía y sensibilidad hacia él. Los humanos le han causado un impacto negativo. No creo que sea por maldad, sino que muchas veces las personas no conocen las repercusiones de sus acciones. Creo deberíamos estar más conscientes de eso, y lo lograríamos educando más acerca de nuestro planeta. Por ejemplo, hay quienes niegan el cambio climático, y las experiencias ya se están viendo. Es algo que nos afecta a todos.

Las expediciones del biólogo en Guatemala, Costa Rica, Perú y Colombia suelen enriquecerse con la participación de especialistas biológicos y guías locales. (Foto Prensa Libre: Cortesía Andrés Novales)

En muchos sitios de Latinoamérica persisten luchas entre sectores industriales y defensores de territorios respecto al uso y extracción de recursos naturales. ¿Qué opina respecto a estas situaciones?

Creo que se necesita un cambio de raíz. Considero que debería haber un modelo basado en la cantidad de recursos disponibles. Estoy convencido de que se pueden lograr acuerdos mutuos entre áreas industriales y defensores de territorios. Las industrias no deberían basarse en un nivel ilimitado. Hay que recordar que vivimos en un sistema cerrado, dentro de una esfera que es reducida. No es lógico que nos basemos en un modelo de crecimiento exponencial infinito.

 

¿Cuáles son sus metas en el tema de conservación y fotografía?  

Mi meta principal es dar a conocer la mayor cantidad patrimonio natural que tenemos mediante la fotografía y la investigación. También quiero apoyar a movimientos locales que incluyan a pobladores del campo que suelen proteger el medioambiente. Otro objetivo que tengo es el de propiciar una sensibilidad hacia los guatemaltecos para que tengan mayor empatía con los recursos, y así tratar de convivir mejor con el sistema.