El guía de la aventura 

El explorador inglés Daniel Raven-Ellison, quien estará en Guatemala, ha retratado las grandes ciudades y su naturaleza urbana.

El objetivo del explorador Daniel Raven-Ellison es convertir a Londres en el primer Parque Nacional Urbano del mundo. Foto Prensa Libre: Cortesía Daniel Raven Ellison / Twitter.
El objetivo del explorador Daniel Raven-Ellison es convertir a Londres en el primer Parque Nacional Urbano del mundo. Foto Prensa Libre: Cortesía Daniel Raven Ellison / Twitter.

Desde que recuerda, Daniel Raven-Ellison ha cuestionado todo lo que  sucede en su entorno. Por eso es un gran explorador.
“De niño salía a buscar serpientes o arañas o me escondía de mis amigos en el bosque… Mi vida ha sido explorar y jugar”, expresa vía Skype desde Inglaterra, su país natal.
Raven-Ellison es colaborador de la revista National Geographic y se autodenomina un geógrafo de guerrilla, es decir, alguien que se pone en acción y que presta una minuciosa atención al presente: a lo que observa, escucha, huele, siente, y toca. “Sin importar que hayamos estado bastante tiempo en un solo lugar, bajo una rutina, siempre hay oportunidad para ponernos metas y desafíos”, expresa.
En el 2008 lanzó el proyecto Urban Earth y, en los últimos tres años, lidera una campaña cuya meta es transformar a Londres en el primer Parque Nacional Citadino.
Para este programa planea caminar por 69 ciudades del Reino Unido y 15 parques nacionales, cargando sobre su cabeza un EEG, un aparato especial que registra su actividad cerebral para mapear sus niveles de estrés o tranquilidad, según el sitio en el que se encuentre.
Lleva, además, una cámara que captura una foto por cada ocho pasos que da. Al juntar las imágenes se crea una especie de radiografía filmada de una ciudad. “Esto último lo hago para redescubrir cada localidad y mostrarlas al mundo tal como son”, refiere.
Un buen ejemplo es imaginar Londres, cuyos íconos son los palacios de Buckingham y Westminster, el London Eye, el Big Ben, Picadilly Circus, Trafalgar Square o el Puente de la Torre.
Para Raven-Ellison, sin embargo, esa urbe va más allá, pues tiene muchas otras cosas interesantes y que, incluso, pasan desapercibidas por los turistas, tales como la inequidad en la distribución de la riqueza.
“Los programas de viajes y las guías turísticas seleccionan lo que quieren que la gente vea, pero mis producciones brindan una imagen inalterable de la realidad”, comenta.
La intención de sus filmes, asimismo, es que las comunidades alrededor tengan mayor interacción con los centros urbanos. “Cuando la gente conoce a sus vecinos, puede ayudarlos de varias formas, desde dar sugerencias de cómo mejorar la seguridad hasta cómo tener jardines más bonitos”, explica.
Este proyecto va unido a otro llamado Mission: Explore (Misión: Explorar), una serie de libros para niños que brindan cientos de retos que les enseñan la parte divertida de la exploración; esto incluye mini viajes al campo y a los vecindarios, creativos experimentos de ciencia, reconexión con la naturaleza, expresión artística y estimulación del pensamiento analítico.
El 2 y 3 de noviembre impartirá charlas en el Instituto Guatemalteco Americano durante la 35ª Conferencia Nacional de Maestros.

¿Qué es un geógrafo de guerrilla?

Es ser un explorador, es decir, observar, escuchar, oler, sentir, experimentar e investigar. Es preguntarse sobre el mundo en el que se vive. Es como el arte callejero que insta a hacer cambios de manera interesante y retarnos a encontrar soluciones alternas; esto es hacer “guerrilla”.

¿Es como una persona minuciosa?

Sí; también puede decirse que es ver las cosas desde diferentes ángulos o perspectivas.

Usted, ¿cómo se convirtió en explorador?

Siempre me he hecho muchas preguntas acerca de todo. Desde que era niño me ha gustado estar en la calle para explorar el mundo.

¿Todos deberíamos hacerlo?

¡Por supuesto! Tenemos esa habilidad desde que nacemos; en nosotros está la opción de hacerlo o no. ¿De qué forma? Basta con ir a un restaurante y pedir un platillo diferente o ir al cine para ver una película de un género distinto al acostumbrado. Es hacer cosas que nunca se han hecho y visitar sitios donde nunca se ha estado.

Pero la mayoría de personas tiene una vida rutinaria.

No importa; podemos estar en un mismo lugar, pero la gracia es buscar nuevas situaciones y ponernos nuevos retos.

Uno de sus objetivos es que Londres sea declarado Parque Nacional.

Así es. La meta es conservar y mejorar nuestra herencia natural y cultural, disfrutar y entender los espacios verdes que ofrece, así como fomentar el bienestar económico y social de las comunidades locales. De esa forma, la gente pensará diferente sobre esta y otras ciudades.

¿Qué quiere decir?

Mire, en efecto, la gente piensa que las ciudades son de concreto y que la naturaleza está en las afueras, pero hemos demostrado lo contrario con la elaboración de mapas. Por ejemplo, en la capital inglesa hay 3.8 millones de jardines y, según estudios, se calcula que los espacios verdes —parques incluidos— abarcan la mitad de ese territorio. Entonces, si logramos que los niños, padres, maestros y políticos vean todo ese verdor, se podrá crear conciencia de lo que tenemos y, de esa forma, potenciarlo para que haya más biodiversidad, aire puro y tranquilidad.

¿Qué otros beneficios desarrollaría?

Estar en un Parque Nacional es vital porque brinda la posibilidad de tener una mejor calidad de vida, pues optimiza la salud física y mental, incrementa la productividad y hay más interacción con el medioambiente. Asimismo, se genera riqueza porque se promueven actividades de recreación, turismo y negocios. Además, está la posibilidad de caminar con libertad, descansar y leer un libro.

¿Cree que los gobiernos están interesados en proteger la naturaleza?

Creo que los ciudadanos sí lo están; cada quien debe poner de su parte y, además, presionar a los respectivos gobiernos a invertir en las causas verdes.

¿De qué trata su proyecto Misión: Explorar?

Es una serie de libros, eventos y páginas de internet que impulsan a los niños a explorar, jugar y aprender al aire libre. De momento, me enfoco en trabajar con maestros y padres de familia.

¿Qué consejos brinda a quienes quieren ser exploradores?

Hay que empezar con cosas pequeñas, estar cómodo pero también empujarse a hacer lo que uno quiere para ser feliz y para tener momentos memorables. Pero mi consejo, al final, es “solo hazlo, sal de la zona de confort y sé curioso”. Esto se puede ejecutar en cualquier faceta de la vida.

Pero se puede fracasar en el intento.

No pasa nada; hay que intentarlo de nuevo.

¿Ha pasado por situaciones difíciles en su trabajo?

Cierta vez escalé un empinado y resbaladizo volcán en Nueva Guinea, sin el equipo adecuado. Pensé en regresar, pero las condiciones no lo permitían, así que tuve que continuar. Esa fue la parte más terrorífica, pues la caída hubiera sido desde 500 metros; estuve cerca de la muerte. Son cosas que uno nunca debería hacer, porque la seguridad es primero.

¿Qué espera de Guatemala en su próxima visita?

No lo sé en realidad —ríe—. Simplemente creo que me encontraré con gente amistosa y eso me emociona muchísimo.

Perfil

– Daniel Raven-Ellison es explorador de National Geographic, geógrafo de guerrilla y educador.
– Emplea libros, sitios web, filmes y la exploración para ayudar a los jóvenes a pensar diferente sobre el mundo.
– Fundó y es coautor del proyecto Mission: Explore, una serie ilustrada de libros para niños que los incentiva a explorar, jugar y aprender al aire libre.
– En el 2008 lanzó el proyecto Urban Earth. En los últimos tres años lidera una campaña cuya meta es transformar a Londres en el primer Parque Nacional Citadino.