Historia de Guatemala: Se inaugura el Ferrocarril de los Altos en 1930

Un recorrido de 44 kilómetros constituyó un reto tecnológico sin precedentes; lamentablemente, solo duró tres años en servicio.

Publicado el
Ferrocarril de los altos Quetzaltenango
El ferrocarril fue inaugurado el 30 de marzo de 1930. Foto Prensa Libre: Hemeroteca

El 25 de febrero de 1899 se suscribió un primer contrato para la construcción del Ferrocarril de los Altos, entre el gobierno de Manuel Estrada Cabrera y el empresario Juan Luis Buerón. Partía de San Felipe Retalhuleu y llegaba a Quetzaltenango. No era el primer intento. Ya en 1881, el presidente Justo Rufino Barrios había declarado su intención de construirlo, pero no fue sino hasta 1891 que se inspeccionó el área. Se retoma el asunto en 1896 y de ahí vino el contrato de 1899.

La compañía industrial Krupp emprendió la construcción de la línea férrea el 21 de noviembre de 1910 desde Quetzaltenango, y el 15 de marzo de 1911 desde San Felipe. La obra se suspendió en 1914 debido al impacto económico de la Primera Guerra Mundial. En 1920, el presidente Carlos Herrera creó un impuesto a las bebidas alcohólicas para financiar la continuación.

El mandatario José María Orellana firmó un contrato el 25 de septiembre de 1924 con la empresa alemana Allgemeine Elektricitäts-Gesellschaft (AEG) para terminar el proyecto. Orellana visitó en 1925 la construcción de la hidroeléctrica Santa María, que generaría la electricidad necesaria para mover el tren. Se optó por esta modalidad de energía, puesto que una máquina de vapor no podría subir en ciertas pendientes.

Se optó por una locomotora eléctrica y vagones livianos, con armazón metálica cubierta de madera. Orellana murió en 1926 y su sucesor, Lázaro Chacón, le dio continuidad al plan. El 22 de agosto de 1927 Chacón asistió a la inauguración de la planta eléctrica e ingreso de la primera locomotora a la Estación de Santa María de Jesús, proveniente de San Felipe Retalhuleu.

La topografía del terreno fue un gran desafío, por lo numerosos barrancos y el empinado ascenso que debía efectuar la maquinaria. Se construyeron puentes, muchos de los cuales siguen en pie. Asimismo, se abrió un túnel en Zunil y finalmente el ferrocarril fue inaugurado el 30 de marzo de 1930. Comenzó a prestar un servicio regular entre Quetzaltenango y Retalhuleu. El plan original era extender los ramales para cubrir Totonicapán, Sololá y Huehuetenango.

Ferrocarril de los Altos Quetzaltenango
La Estación de Quetzaltenango no le envidiaba nada a las de Europa. Foto Prensa Libre: Hemeroteca

El 19 de septiembre de 1933 un temporal destruyó algunos tramos y dañó puentes. En Santa María los rieles quedaron inservibles. La economía del país estaba en crisis por la depresión mundial y el desplome de los precios del café. Aun así, los quetzaltecos impulsaron su reconstrucción. Sin embargo, el gobierno de Jorge Ubico no la autorizó y ordenó su desmantelamiento. Los rieles fueron usados como postes de alumbrado, los durmientes y edificios como combustible, y el material rodante vendido como chatarra.

 

Ferrocarril de los altos Quetzaltenango
Todo de madera Para alivianar el peso de los vagones del Ferrocarril de los Altos, se fabricaron con armazón de metal y paredes de madera. Algunos de los sillones se conservan en el Museo Intercultural de Quetzaltenango. Foto Prensa Libre: Hemeroteca
Ferrocarril de los Altos Quetzaltenango
El día de la inauguración fue una verdadera ocasión de fiesta, al punto que el compositor Domingo Betancourth creó la famosa pieza de marimba. En cada viaje podían ir hasta 200 pasajeros. Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL
Ferrocarril de los Altos Quetzaltenango
El interior era confortable. Foto Prensa Libre: Hemeroteca

Con información de Tramz.com/Ferrocarril de los Altos, aspectos históricos y económicos de José Molina Calderón/Libro conmemorativo de la inauguración del Ferrocarril de los Altos (1930)

(72) Serie histórica