Encuentran en Nicaragua cementerio de 1 mil 200 años de antigüedad

Un sitio arqueológico de 1 mil 200 años de antigüedad, con osamentas humanas y vasijas de cerámica, fue encontrado al oeste de la capital nicaragüense, donde existía un cementerio precolombino, dijeron este martes los investigadores del sitio.

Empleados del Instituto de Cultura de Nicaragua trabajan en el área. (Foto Prensa Libre: AFP)
Empleados del Instituto de Cultura de Nicaragua trabajan en el área. (Foto Prensa Libre: AFP)

El sitio fue hallado en la zona donde se levanta el nuevo Estadio Nacional de béisbol y contiene vestigios de entierros, urnas funerarias de cerámica, así como restos humanos, según expertos citados por el estatal Canal 6 de televisión.

Una osamenta muestra el cráneo con alguna dentadura y extremidades, aunque ya no están los restos correspondientes a manos y pies.

Los materiales encontrados por obreros que hacían excavaciones para la instalación de la estación eléctrica de iluminación del estadio, “corresponden a un contexto funerario de 800 a 350 años después de Cristo”, explicó la directora de Arqueología del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Ivonne Miranda.

También se han encontrado objetos que datan del mismo período, en las ciudades de Masaya y Granada (sureste) y Rivas (sur), explicó.

“Esto permite comprender un poco mejor cómo fue la dispersión de estos materiales en un mismo espacio de tiempo (…) y tratar de rescatar la identidad cultural de los antiguos pobladores de Managua”, comentó la especialista.

El hallazgo arqueológico también “nos sirve (para saber) cómo era el comportamiento de nuestras sociedades prehispánicas”, señaló Miranda.

El estudio de las urnas está a cargo del INC junto al Centro Arqueológico de Documentación de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y la Alcaldía de Managua.

El hallazgo ocurrió en el área donde planeaban construir un nuevo estadio de Baseball en Managua. (Foto Prensa Libre: AFP)

Las piezas arqueológicas serán trasladadas al Palacio Nacional de la Cultura para el análisis de laboratorio, según Miranda.

Los terrenos donde se encontró este cementerio estuvieron deshabitados durante muchos años y en sus cercanías se localizan la Universidad de Ingeniería y una urbanización de militares que fue construida en la década de 1990.