Científicos de la NASA detectan “el cometa más grande jamás visto”

Un cometa con un núcleo 50 veces más grande de lo normal se dirige cerca de Tierra a 35,000 kilómetros por hora.

Publicado el

Archivado en:

BBC News MundoCometaNASA
La imágen de la izquierda muestra el cometa el 8 de enero de 2022. La de la derecha muestra la "la coma", un sobre alrededor del núcleo de un cometa. (NASA, ESA, MAN-TO HUI (UNIVERSIDAD DE MACAO))
La imágen de la izquierda muestra el cometa el 8 de enero de 2022. La de la derecha muestra la "la coma", un sobre alrededor del núcleo de un cometa. (NASA, ESA, MAN-TO HUI (UNIVERSIDAD DE MACAO))

El telescopio Hubble de la NASA ha determinado que el núcleo helado del cometa tiene una masa de alrededor de 500 billones de toneladas y tiene 137 km de ancho, más grande que el estado estadounidense de Rhode Island.

Fue visto por primera vez en 2010, pero solo hasta ahora pudo el Hubble confirmar su existencia.

Y es más grande que cualquier otro cometa que hayan visto los astrónomos antes.

“Siempre sospechamos que este cometa tenía que ser grande porque es muy brillante a una distancia tan grande”, dijo David Jewitt, profesor de ciencia planetaria y astronomía en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). “Ahora confirmamos que lo es”.

La NASA, que describe la bola helada como un gigante “precipitándose en esta dirección”, la ha llamado Bernardinelli-Bernstein después de su descubrimiento por los astrónomos Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein.

Lo vieron por primera vez mientras trabajaban en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo en Chile hace más de una década cuando estaba a más de 4.800 millones de kilómetros del Sol.

Un astronauta hace reparos a la Estación Espacial Internacional
NASA

La NASA describe los cometas como “bloques de Lego” helados, restos de los primeros días de la construcción de los planetas.

“Fueron expulsados ​​sin contemplaciones del Sistema Solar en un juego de pinball gravitacional entre los planetas exteriores masivos”, dijo en un comunicado.

“Los cometas expulsados ​​​​se instalaron en la Nube de Oort, un vasto reservorio de cometas lejanos que rodean el Sistema Solar”.

Man-To Hui, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Macao, describió el cometa como “un objeto asombroso” y agregó: “Supusimos que el cometa podría ser bastante grande, pero necesitábamos los mejores datos para confirmarlo”.

El cometa Bernardinelli-Bernstein ha estado siguiendo una órbita elíptica de 3.000 millones de años, llevándolo tan lejos del Sol como aproximadamente medio año luz.

El cometa está ahora a menos de 3.200 millones de kilómetros del Sol, cayendo casi perpendicular al plano de nuestro Sistema Solar.