Una enorme tormenta solar se dirige a la Tierra y estas podrían ser las consecuencias

Los efectos de una tormenta solar se esperan para las próximas horas y los satélites y red eléctrica podrían verse afectados, advierten los científicos.

Publicado el

Archivado en:

climasolTormenta solar
Las tormentas solares son explosiones en al astro rey que liberan enormes cantidades de energía. (Foto: Hemeroteca PL)
Las tormentas solares son explosiones en al astro rey que liberan enormes cantidades de energía. (Foto: Hemeroteca PL)

La Administración Nacional y Atmosférica de EE. UU. (NOAA, en inglés) está en alerta por una tormenta solar que ocurrirá en las próximas horas y que podría tener impacto de satélites y las comunicaciones.

De acuerdo con una nota de Infobae, también se registrarán auroras polares lejos de los extremos terrestres.

“Una tormenta geomagnética a causa de una erupción solar masiva que afectará la Tierra hoy y es posible que genere interrupciones en las redes eléctricas”, dice la publicación.

Se puede definir como una “explosión gigante” en la superficie del Sol que libera una cantidad desmedida de energía.

La tormenta solar es conocida por los científicos como eyección de masa coronal, y fue observada el sábado último cuando se desprendía del lado del Sol que da con la Tierra.

El fenómeno podría causar fluctuaciones en la red eléctrica en latitudes altas del planeta y los satélites podrían verse afectados, principalmente en un tipo de irregularidades en su orientación.

Según el artículo, los científicos advierten de que la tormenta podría catalogarse del tipo G2; es decir, moderadamente fuerte.

Aunque los efectos se esperaban para este lunes, estos podrían extenderse hasta el martes 12 de octubre.

Se espera que los efectos comiencen a registrarse en el Reino Unido y Europa, y por la tarde en Argentina y Sudamérica.

Lea también: Por qué a los eventos inesperados se los llama “cisnes negros” y cómo la ciencia está trabajando para predecirlos

Además, algunos países con latitudes altas podrían apreciar un tipo de aurora polar, como Tasmania, Escocia, Suecia y los estados bálticos.

La tormenta solar más fuerte de que se tiene registro ocurrió en 1859 y causó fallas en toda Europa y Norteamérica.