La materia oscura está ralentizando el giro de la Vía Láctea, según estudio

Los astrónomos llevan mucho tiempo discutiendo sobre la velocidad de rotación de la barra galáctica, y sobre si se está acelerando o ralentizando. Ahora, investigadores en el Reino Unido tienen por fin la prueba.

Publicado el
La Vía Láctea. (Stanislav Rishnyak/Zoonar/picture alliance)
La Vía Láctea. (Stanislav Rishnyak/Zoonar/picture alliance)

Durante más de 30 años, los investigadores han teorizado que la barra galáctica de la Vía Láctea –el centro de la Vía Láctea donde residen miles de millones de estrellas– se está ralentizando. Ahora, investigadores de la Universidad de Oxford y la University College de Londres (UCL) tienen por fin la prueba.

En el nuevo estudio, publicado en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, los investigadores utilizaron el telescopio Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) para observar un gran grupo de estrellas conocido como la corriente de Hércules, que gira alrededor del núcleo de la Vía Láctea a la misma velocidad que la barra galáctica. Si la velocidad de la barra disminuye, las estrellas se alejan.

Las estrellas están atrapadas gravitacionalmente por la barra giratoria, de forma parecida a como los asteroides del cinturón de asteroides siguen la órbita de Júpiter. Los expertos descubrieron que las estrellas llevan una “huella química”. Este elemento se presenta en forma de metales más pesados, lo que demuestra que las estrellas se han alejado del centro galáctico, donde las estrellas y el gas tienen elementos más ricos.

Con estos datos, el equipo dedujo que la barra –compuesta por miles de millones de estrellas y billones de masas solares– había ralentizado su giro al menos un 24 % desde que se formó.

Nuevo tipo de medición de la materia oscura

Los investigadores afirman que proporciona un nuevo tipo de conocimiento sobre la naturaleza de la materia oscura, que actúa como un contrapeso que frena el giro.

“El contrapeso que frena este giro debe ser la materia oscura. Hasta ahora, solo habíamos podido inferir la materia oscura cartografiando el potencial gravitatorio de las galaxias y restando la contribución de la materia visible”, dijo el Dr. Ralph Schoenrich, coautor del estudio. “Nuestra investigación proporciona un nuevo tipo de medición de la materia oscura: no de su energía gravitatoria, sino de su masa inercial (la respuesta dinámica), que frena el giro de la barra”, agregó.

Se cree que la Vía Láctea, al igual que otras galaxias, está inmersa en un “halo” de materia oscura que se extiende mucho más allá de su borde visible, según informa el comunicado de prensa de la UCL. La materia oscura es invisible y se desconoce su naturaleza, pero su existencia se deduce de las galaxias que se comportan como si estuvieran envueltas en una masa mucho mayor de la que podemos ver. Se cree que hay unas cinco veces más materia oscura en el Universo que materia ordinaria visible.

Las teorías alternativas de la gravedad, como la dinámica newtoniana modificada, rechazan la idea de la materia oscura y tratan de explicar las discrepancias modificando la teoría de la relatividad general de Einstein.