Un seguro médico comunitario para los más pobres

David Dror se dedica a ayudar a la gente necesitada de los países más pobres del mundo a obtener seguros de salud comunitarios, sin esperar ayuda de los gobiernos. ¿Cómo? Con cooperativas de microseguros.

Reunión de habitantes en Gorigama, estado de Bihar, India.
Reunión de habitantes en Gorigama, estado de Bihar, India.

Bihar es uno de los estados más pobres de la India. Está situado en el noreste y dividido por el Ganges, que lo recorre de oeste a este. La ciudad más grande de Bihar es Patna, ubicada a orillas del río sagrado. A unos 110 kilómetros de Patna está Gorigama, en el distrito de Vaishali, un lugar que David Dror conoce muy bien. “Pasé 10 años en India, desde 2005”, cuenta a DW. “Mi equipo pasó en Vaishali varios días por mes durante cinco años. Empezamos con el trabajo de campo para crear un fondo para un seguro de salud cooperativo en Gorigama en 2009, trabajando con una ONG llamada Nidan. Y lanzamos el fondo en 2011”, explica.

Dror y sus colegas se comprometieron en lo que él llama “educación sobre seguridad”, respondiendo a las preguntas de los habitantes acerca de cómo funciona el microseguro mutual de salud, y discutiendo los beneficios y los costos.

Protección contra la bancarrota

En un barrio de Bihar, hace algunos años, Bimla Devi contó su historia a un escritor que acompañaba a Dror en sus investigaciones en el lugar. El hijo y la hija de Bimla estaban muy enfermos, y ella sabía que tenía que llevarlos al médico. “Antes, si alguno de nosotros se enfermaba, se me paralizaba el corazón de miedo”, señaló. Su miedo tenía que ver con posibles estudios o medicamentos que tal vez no podría pagar. “¿Sabe lo que cuestan esas cosas? ¡Eso hubiese sido mi ruina!”, exclamó. El miedo de Bimla es el de muchos ciudadanos que no que no cuentan con un seguro médico. En casos de emergencia, a menudo no reciben la atención necesaria, o deben pedir dinero a prestamistas locales que les cobran altos intereses. Eso puede generar una espiral de deudas y dificultades cada vez mayores, de modo que muchas personas se ven incluso forzadas a vender sus animales y su tierra, lo que representa una catástrofe para la vida familiar en zonas rurales.

David Dror habla con los habitantes de Gorigama, en India.

Seguro médico comunitario: ¿como funciona?

Organizar un seguro médico comunitario (Community-based health insurance, CBHI) demora cerca de un año, dice Dror. Un grupo de habitantes, asesorados por un trabajador del equipo, se reúne para decidir qué tipo de esquema de seguro de salud se creará, y cuáles serán los servicios médicos que cubrirá, así como los costos para cada uno de los miembros de la cooperativa. Se trata de un proceso democrático. Casi siempre, un seguro de ese tipo cubre estudios médicos, escaneos y otros exámenes que son tan caros que podrían llevar a la ruina a los pacientes. Sin embargo, el CBHI no cubre, por lo general, estadías en el hospital, ya que mucha gente piensa que estas son pagadas por el Estado, aunque a menudo ni siquiera sea posible ingresar a un hospital. Tampoco cubre los medicamentos, porque son demasiados caros, ni las consultas de rutina cuyos precios son conocidos y estables.

En ciertas regiones rurales de la India es común que la gente no haga viajes demasiado largos para obtener asistencia médica. Según Dror, es porque hacerlo es demasiado caro y estresante, y cuesta mucho tiempo y energía. En lugar de eso, se dirigen a asistentes de salud locales, que no son médicos, ni siquiera enfermeros calificados, pero practican la medicina alopática.

“Es mejor que nada”, dice al respecto David Dror, y lo bueno es que realizan visitas a domicilio. Llegan en motocicleta, le dan al enfermo una inyección o un medicamento, componen un miembro dislocado o hacen un diagnóstico en el lugar, y si tienen dudas consultan con un médico en la ciudad para tener una opinión profesional.

“Hasta en los países industrializados hay escasez de médicos en las zonas rurales”, subraya Dror. “En India y África es aún peor. Los médicos viven en las ciudades, cerca de escuelas y universidades donde sus hijos pueden obtener una buena formación. Entonces, la gente que viven en el campo tiene que elegir entre un asistente médico o nada”.

Dror añadió que sería bueno si a esos asistentes se les diera la oportunidad de obtener una formación práctica más sólida a través de programas gubernamentales a fin de mejorar la calidad de sus servicios. Las asociaciones médicas se oponen, según los profesionales, para no legitimar a charlatanes, pero Dror sugiere que es “evidentemente, para evitar tener competencia”.

Otro de los grandes desafíos de Dror es ampliar los microseguros para que puedan acoger a millones de personas en lugar de solo a unas decenas de miles, como hasta el presente. Millones de personas en la India rural, en África y en cualquier otro lugar del mundo podrían beneficiarse de un seguro comunitario si se lograse aplicar el modelo existente y desarrollarlo, afirma. David Dror vivió entre Nueva Delhi y Europa durante los primeros tres años de su labor de campo sobre el CBHI. Luego se mudó a Nueva Delhi y vivió allí durante siete años, y fundó allí la Academia de Microseguros (Micro-Insurance Academy).

Después de 10 años de trabajo de campo, Dror asegura saber qué es lo que funciona, y qué no. Su próximo objetivo es establecer un programa de seguro de salud comunitario en Etiopía.

0