El satélite guatemalteco Quetzal-1 gana el People’s Choice Award 2020

El satélite guatemalteco fue considerado entre las nueve misiones de pequeños satélites más importantes del año. Además, fue reconocido por el impacto que generó en el país al ser el primer satélite guatemalteco. El equipo del proyecto CubeSat dice estar satisfecho con los primero 100 días de trabajo del satélite.

La conferencia de prensa, en donde se entregó el reconocimiento, fue vía Zoom.
La conferencia de prensa, en donde se entregó el reconocimiento, fue vía Zoom.

El satélite guatemalteco Quetzal 1 es el ganador del premio “People’s Choice Award 2020” del Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica (AIAA), informó en Twitter la Universidad del Valle (UVG) este jueves 6 de agosto. El reconocimiento fue gracias al impacto que el proyecto generó para el país y el esfuerzo que más de cien científicos, profesores y estudiantes de la UVG aportaron.

Quetzal-1 había sido nominado al premio “Misión del año-pequeños satélites”, el cual es entregado al proyecto que haya demostrado una mejora significativa en la capacidad de los pequeños satélites. En esta ocasión, el reconocimiento lo recibió “HARP”, de la Universidad de Maryland. Es un CubeSat 3U diseñado para estudiar propiedades de partículas de hielo en la atmósfera, financiado por la NASA.

De acuerdo con Víctor Ayerdi, codirector del proyecto CubeSat, durante la conferencia de prensa que se realizó vía Zoom, los organizadores indicaron que todos los años revisan las votaciones y los proyectos nominados. Cuando alguno representa un impacto mayor, tanto para el país en donde fue hecho, como para el desarrollo de la tecnología, deciden otorgar el reconocimiento “People Choice Award”.

“El premio -People Choice Award- lo otorgan en ocasiones especiales. Este año se lo dieron a Quetzal-1 debido al impacto positivo que presenta para Guatemala, por el ser el primer satélite guatemalteco. Además, por el esfuerzo y dedicación de las más de cien personas que participaron en el proyecto CubeSat”, dice Ayerdi.

Luis Zea y Víctor Ayerdi, los codirectores del Proyecto CubeSat “Quetzal 1”, recibieron el premio en la conferencia vía Zoom.

Zea agradeció en su cuenta de Twitter a las personas que votaron por el satélite guatemalteco. “Los jóvenes quienes diseñaron, construyeron, probaron, y ahora operan el primer satélite guatemalteco son la razón por la cual nuestro satélite fue considerado entre las 9 misiones de pequeños satélites más importantes del año” destacó.

El AIAA anunció el pasado domingo 2 de agosto los candidatos al premio “Misión del Año – Pequeños Satélites”, dentro del cual incluía el primer satélite Quetzal-1. El ganador fue elegido en votación abierta al público en todo el mundo, los días 4 y 5 de agosto.

En total, 79 países participaron en la votación y fueron 9 satélites los nominados, entre ellos proyectos de la Universidad Estatal de Utah, Sociedad Planetaria, Asociación de investigación de tecnología del espacio, Universidad Nacional de Singapur y Corporación Aeroespacial.

Continúan las alegrías

Para Ayerdi, recibir el reconocimiento por parte del AIAA es una “alegría y bendición” más que les otorga Quetzal-1. Además, el premio llega en un momento especial, ya que el pasado 5 de agosto se cumplió 100 días de trabajo del satélite en el espacio.

“En este proyecto todo ha sido alegría y el premio nos lo confirma nuevamente. Durante estos 100 días Quetzal-1 nos sigue dando estos logros que no imaginábamos. Un proyecto de este tipo, con el esfuerzo que dedicamos, el reto era hacer que funcionara y lo hemos logrado. En sí, solo con estar nominados ya era un logro y ahora ganar, es más emocionante y satisfactorio”, comenta el ingeniero.

Para Ayerdi, el objetivo del proyecto CubeSat se ha cumplido. Demostrar que en Guatemala sí se pueden lograr proyectos bien hechos y exitosos. Además, ser inspiración para las próximas generaciones.

“Estamos muy contactos y satisfechos. No es normal que se desarrolle todo el satélite, en la mayoría de los proyectos arman una parte y lo demás lo mandan a comprar. Pero nosotros, por el presupuesto que teníamos, lo desarrollamos todo. Ahora verlo funcionar y recibir la información que genera es fantástico. Nos llena de orgullo verlo funcionar”, comenta.

Información exitosa

La misión de Quetzal-1 consiste en probar un sensor óptico para capturar imágenes en diferentes longitudes de onda, con el fin de detectar clorofila en cuerpos de agua, y mediante la información enviada por el satélite, poder calcular la concentración de cianobacteria en ellos.

El pasado 6 de marzo, el Quetzal-1 fue trasladado a la Estación Espacial Internacional (EEI) por medio de la cápsula Dragon del cohete Falcon 9. El 28 de abril, después de más de seis años de trabajo de estudiantes, catedráticos y docentes de la Universidad del Valle, fue puesto en órbita para que comience a enviar información a la antena instalada en la UVG.

Visualización de los datos que envía Quetzal-1.

Durante los primeros 100 días de trabajo del satélite han recibido más de 30 mil paquetes de información, no solo en Guatemala sino en 30 países. Según Ayerdi, con los datos proporcionados, sería más fácil hacer un segundo satélite ya que se sabe cómo funciona.

En el primer mes de trabajo, el equipo de la UVG validó que Quetzal-1 funcionara correctamente en el espacio. El segundo mes, validaron el funcionamiento adecuado de envío de comandos al satélite y ahora validan la captura de imágenes y su descarga. Esto último iniciaron su proceso el pasado 5 de agosto, por lo que continúa el proceso.

Si desea ver el funcionamiento del Quetzal-1 y de la información que envía, puede hacerlo por medio de este enlace: Datos Quezal-1.