Vargas Llosa y sus 10 declaraciones sobre Guatemala, las dictaduras y su libro “Tiempos recios”

“El fracaso de Arbenz es el fracaso de la democracia en América Latina” y “me gustaría que mi libro sirviera por lo menos para que algunos guatemaltecos cambiaran de opinión respecto a Árbenz y empezaran a respetarlo”, son algunas de las afirmaciones que hizo Mario Vargas Llosa, esta mañana en el Hotel Camino Real, donde presentó “Tiempos recios” a la prensa nacional.

Mario Vargas Llosa presenta Tiempos Recios en Guatemala.  (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa).
Mario Vargas Llosa presenta Tiempos Recios en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa).

En la conferencia de presentación de su libro Tiempos recios, frente a la prensa guatemalteca este martes, Vargas Llosa hizo algunas reflexiones importantes sobre qué ha significado Guatemala para él, antes y a partir de este libro que ha causado revuelo y críticas en los casi dos meses que ha estado disponible al público.

 

El escritor ve esta época y el trabajo de Árbenz como una posibilidad que todavía hoy podría ayudar a todos los países de América Latina.

Tiempos Recios marca un modelo de gobierno que todavía hoy tiene validez, explica Vargas Llosa durante la presentación del libro “Tiempos recios”. (Foto Prensa Libre: Miriam Figueroa).

El libro fue lanzado el 8 de octubre y se ha presentado en México y España, pero este día el lanzamiento llegó a la cuna de la historia que nació en Guatemala.

La novela del Nobel de Literatura se sitúa en 1954, durante el golpe militar perpetrado por Carlos Castillo Armas, auspiciado por Estados Unidos a través de la CIA y que derrocó al gobierno de Jacobo Árbenz, un cambio de rumbo para toda América Latina.

“Con este libro empiezo a creerle mucho a esos novelistas que dicen que  los temas de sus novelas no los eligen, sino que ellos son elegidos por sus temas. Creo que hay algo de verdad”, expresa el escritor.

¿Qué deja Tiempos recios y Guatemala en la vida de Vargas Llosa?

El escritor describe cuál era su relación con el país antes de escribir este libro, además de algunas anécdotas y pensamientos que han quedado en él.

  1. Siempre quise escribir con Tiempos recios no un libro de historia o un ensayo sino una novela.  Un libro con elementos de ficción e imaginación que prevaleciera sobre las fuentes históricas. Tanto en este, como otros libros que he escrito, la historia ha estado presente con elementos que han sido respetados.
  2. Los guatemaltecos deben sentirse orgullosos porque cuando habían dictaduras en América Latina, aquí hubo una democracia, elecciones limpias y el presidente que los guatemaltecos eligieron quiso hacer reformas sociales en democracia, con libertad, críticas y resistencias  de quienes se veían afectados por esas reformas, eso es lo civilizado. Guatemala tuvo el honor de ser en ese momento una especie de faro.  Era un joven universitario en ese época y veía a Guatemala con una enorme admiración.
  3. El hecho de que el gobierno de Árbenz fracasara por el país de la democracia: Estados Unidos,  trajo un desencanto enorme entre los jóvenes. El fracaso de Árbenz es el fracaso de la democracia.  Guatemala resulta pionera de un único modelo posible, si queremos salir del subdesarrollo. 
  4. Antes del libro vine a Guatemala dos veces, como turista a Petén y a visitar el resto del país y tenía un conocimiento superficial de este lugar.  Para escribir “Tiempos recios” viajé tres veces, realice la trayectoria de Castillo Armas y las localidades donde se dice que hubo combates y me he documentado leyendo periódicos y revistas, como hago cuando escribo novelas basadas en hechos históricos.
  5. Árbenz es un personaje trágico, que intenta hacer algo en una determinada dirección de que todo aquello que trata de hacer se desnaturaliza. Hay un periodismo irresponsable que en su época inventa intenciones que él no tenía ni habia intentado poner en práctica.  Vive una situación falsa y cuando sale al exilio las cosas se agravan, dos de sus hijos se suicidan y nunca se siente cómodo en los países donde se exilia, sean capitalistas o socialistas. Si  tuviera a Árbenz de frente, tendría centenares de preguntas que hacerle y fundamentalmente cómo se sintió una vez que salió al exilio de su país y por razones que no correspondían para nada.
  6. Las consecuencias con la salida de Árbenz fueron trágicas para Guatemala y desbordaron las fronteras centroamericanas y el efecto se expandió por toda América Latina. De ser otra la historia, no hubiéramos tenido esos 50 años de tragedias espantosas, en las que, con excepción de Cuba, no hubo ni un solo caso de revoluciones triunfantes. Viviéramos de una manera muy distinta.  Me alegro de haber escrito esta novela, entre otras razones porque creo que es un acto de justicia reinvindicar a una persona como Árbenz, porque la división todavía se mantiene en Guatemala.
  7. Si Estados Unidos, en lugar de atacar a Árbenz lo hubiera hecho en las reformas que quería hacer, probablemente ese atractivo de la lucha armada no hubiera tenido esa influencia en la historia de América Latina. Incluso me atrevo a pensar que tendríamos una reforma democrática que hubiera frenado considerablemente a Cuba, sin llegar a las soluciones extremistas que tuvo.
  8. Cuando asume el poder Carlos Castillo Armas, es terrible lo que ocurre en Guatemala y quiero que se sepa para que no vuelva a pasar: se da una persecución sistemática en contra de Árbenz y todo lo vinculado a su gobierno. ¿Dónde estaba ese comunismo de Árbenz que se combatía?  Es una ficción, una fantasía, un fake news (desinformación) que triunfa porque se crea una paranoia en el país.
  9. La CÍA tenía 600 personas entre Guatemala, Nicaragua, Panamá… para acabar con el gobierno de Árbenz. Nadie en su sano juicio puede poner en duda la intervención de Estados Unidos en este derrocamiento. Está probado por investigadores norteamericanos, una operación secreta.
  10. Me gustaría que mi libro sirviera por lo menos para que algunos guatemaltecos cambiaran de opinión respecto a Árbenz y empezaran a respetarlo, considerarlo un magnifico presidente que intentó a través de la democracia, de reformas profundas, en un ambiente de libertad sacar a este país del subdesarrollo.  Somos los que creemos en la democracia quienes tenemos la obligación moral de reinvindicar a un personaje como él.  Si mi libro tiene la posibilidad de convencer por lo menos a un “puñadito” de guatemaltecos, me sentiré contento y feliz de haber trabajado estos dos años en esta novela.

Contenido relacionado:

>A 47 años de su muerte, quetzaltecos recuerdan legado de Jacobo Árbenz Guzmán
>1971: fallece el ex presidente Árbenz en México
>María Vilanova: cada día extraño a Jacobo

 

14

Abel Ortiz Hace 6 días

Vargas Llosa no lo digo yo lo dice su biografía Wikipedia, afín al Comunismo y por lo tanto sesgado a esa línea. No creo tampoco que Árbenz tuviera esa línea; sin embargo, los hechos nos muestran otra cosa Quien asesinó a Francisco Javier Arana ? De que ideología eran la esposa de Árbenz y Fortuny ? Hacia donde huyó Árbenz ?

    Manuel Sagastume Hace 6 días

    Y cómo terminó Árbenz y su hija……

José Perez Hace 6 días

El gobierno actual y el futuro son parte del pacto de corruptos y su único interés es servir a la oligarquía y a los yankees

José Perez Hace 6 días

Pl también fue parte de esa persecución a Arbenz.

Manuel Sagastume Hace 7 días

Que tenga cuidado Vargas Llosa, Co DI RSA le puede caer con una denuncia por racismo. En su novela Tiempos Recios llama ain dia do a Castillo Armas.

Mahabharata Sanskrit Hace 7 días

Estados Unidos metiendo la pata como siempre.

Pablo Diablo Hace 7 días

Señores democracia que no f u n c i o n a y su único objetivo ha sido m a r g i n a r al pueblo e volverlos i n d i f e r e n t e s ante el proceso más importante que es la elección de nuestras autoridades. Con estos resultados nuestros líderes no pueden decir que tienen el poder l e g í t i m o y mucho menos que re p r e s e n t e n al pueblo pues la mayoría no participo 66% y la falta de verdaderas opciones aísla el proceso esto no es de m o c r a c i a como se pretende y los a r r a s t r a d o s que siguen justificando esta M+I+E+R+D+A porque Nicaragua o Venezuela no son más que la otra partida de c o r r u p t o s pues guate no tiene nada que nos haga ser un ejemplo de un excito.

    Manuel Sagastume Hace 7 días

    Empezando porque estos intelectuales están en gallos, Guatemala NO ES UNA DEMOCRACIA, ES REPÚBLICA!!!!

Pablo Diablo Hace 7 días

Si a la DEMOCRACIA con la C+O+N+S+T+I+T+U+C+I+O+N de 1945 la de la revolución del XX octubre de 1944 Pues el resto son ilegales e ilegitimas, esa la de 1944 ese pacto político social izo más por guate que cual quiere otro en toda nuestra historia, y gracias a ese pacto el voto fue para todos incluyendo mujeres, y de la forma que fue cancelado fue ilegal. La censura de Prensa libre no tiene gracia, o tales filtros es lo mismo cómplices del fracaso. NO AL FRAUDE, pero el fraude es esta democracia que con la complicidad de todos propios y ajenos que este sistema en 30 años ha marginado al 83% de la población y nos ha endeudado 163,000 millones, lo más triste es que nuestra elite política justifica la ayuda internacional mientras esa misma elite se paga sueldos insostenibles en los cuales más del 90% del presupuesto se va en pagar sueldos y el resto se lo roban. Tenemos sobrepago de sueldos a todo nivel, municipal, departamental y nacional. Pero de esto nada ni nadie nacional o extranjero pone el dedo en la llaga. Ni la heroica CICIG, San Carlos y mucho menos CACIF o Cámara de Gerentes, la pregunta es por qué, y si el sector privado pagara esos mismos sueldos y beneficios como estarían sus finanzas

Pablo Diablo Hace 7 días

El truco funciono otra vez en la democracia sin opciones ni futuro para la mayoría, y con la carga más de país seguro que nuestros alados nos encaramamos a cambio de que, esto no es nada más que la continuidad del fracaso y la elección entre excrementos y m=i=e=r=d=a un estado que no proporciona ningún servicio mucho menos educación , planificación familiar y métodos de control de la natalidad pues se tiene una religiosidad de toda índole que dice que todo es pecado menos hueviar y lucrar con el nombre de Dios y la miseria del pueblo ignorante, corrompido por la miseria de un sistema corrupto que se puede esperar, y lo peor solapado por el comunidad extranjera y las elites políticas, económicas, intelectuales, religiosas y un pueblo ignorante que lo avala cada 4 años, que no entiende que este sistema está destinado a fracasar y que no es ni democracia, como dijo el indígena que está en esa marcha el problema es estructural y nada va a cambiar

Pablo Diablo Hace 7 días

Este sistema en 30 años ha marginado al 83% de la población y nos ha endeudado 163,000 millones, lo más triste es que nuestra elite política justifica la ayuda internacional mientras esa misma elite se paga sueldos insostenibles en los cuales más del 90% del presupuesto se va en pagar sueldos y el resto se lo roban. Tenemos sobrepago de sueldos a todo nivel, municipal, departamental y nacional. Pero de esto nada ni nadie nacional o extranjero pone el dedo en la llaga. Ni la heroica CICIG, San Carlos y mucho menos CACIF o Cámara de Gerentes, la pregunta es por qué, y si el sector privado pagara esos mismos sueldos y beneficios como estarían sus finanzas

Enry Hernandez Hace 7 días

No hay duda de que aun queda mucho por recorrer, para que los chapines comprendan la clase de presidente que alguna tuvimos en Arbenz, progresista, verdadero patriota, con legitimas intenciones de hacer de este país, un lugar mejor. Libros como Fruta Amarga (Bitter fruit) de autores norteamericanos, y que ahora se puede adquirir libremente, tanto físico como en PDF, deberia de ser leído por todo aquel que se precie de ser guatemalteco e incluido en el pensum de los estudiantes. Gracias Sr. Vargas Llosa por promulgar verdades que durante mucho tiempo fueron censuradas en este bello y trágico país.

Alvaro Esquivel Hace 7 días

Un verdadero militar jamás se bajaría los pantalones como lo hizo Jacobo Arbenz. Pobre Vargas Llosa un escritor que ya no tiene nada bueno que ofrecer.-

    Pablo Diablo Hace 7 días

    No hable pajas y que han hecho nuestros chafas bajarse los pantalones y mamársela al jefe, por una limosna un ejército sin gloria ni dignidad eso es nuestro glorioso