Alumnos, colegas y familiares se despiden de Robelio Méndez

La música de marimba marcó el homenaje póstumo al maestro Robelio Méndez.

Los restos de Robelio Méndez, en el Conservatorio Nacional (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).
Los restos de Robelio Méndez, en el Conservatorio Nacional (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).

El último adiós a Robelio Méndez sucedió este viernes en una de sus casa, en la que vivió la música por más de 50 años.

Alumnos, colegas, maestros, familiares y amigos del marimbista se reunieron este viernes en el auditorio del Conservatorio Nacional de Música “Germán Alcántara”, donde se llevaron a cabo dos homenajes.

Uno en la mañana y otro en la tarde, ambos con la presencia de autoridades y artistas, pero principalmente con alumnos, las decenas de ellos, de distintas generaciones, que pasaron por las lecciones de Méndez.

A primera hora, un tributo póstumo contó con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional, así como la Marimba Guatemala del Ballet Moderno y Folklórico y el Coro Nacional de Guatemala.

Los alumnos de Méndez tocaron varias de sus composiciones (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).

Por la tarde, fue un ambiente meramente de marimba y con sus alumnos, quienes aún recibían lecciones de él y se mostraron conmovidos por mostrarle por última vez las lecciones aprendidas del profesor.

Lea también: Fallece Robelio Méndez, maestro y marimbista

Fue la música, y principalmente las obras del maestro, las que marcaron la jornada, con varios alumnos y exalumnos interpretando piezas conocidas como Mi querido AmatitlánSan Pedro, el grande, dos temas que son parte de las vivencias mismas de Méndez.

Las cenizas del maestro estuvieron en el medio del escenario, rodeado de marimbas y de admiración, además de palabras alusivas, entre las que estuvieron las de sus familiares, incluidos Vladimir Méndez, su hijo, y Mónica Méndez, sobrina del artista.

El público también participó con aplausos para reconocer la interpretación de los artistas pero también para despedir con más de un minuto de pie en el que las lágrimas también alcanzaron la emoción.

Varias personas se acercaron para despedirse del maestro Méndez (Foto Prensa Libre: J. Ochoa).

Quienes quisieron acercarse a los restos pudieron hacerlo, donde habían fotos de Méndez y fotos, mientras que algunos alumnos se resistían a dejar las baquetas y acompañaron esos últimos momentos con melodías.

Contenido relacionado:

> Germán Florencio García Gómez recibe homenaje en su natal San Francisco La Unión

> El síndrome de Down no limita a Sebastián a tocar la marimba

> Norys Johanita, la marimba que alegra la Sexta Avenida y apela a la bondad de los transeúntes

0