Día del artista nacional: los retos que deja la pandemia

Este 27 de octubre, Día del Artista Nacional, maestros del arte expresan sus preocupaciones y retos para sobrellevar la crisis que provocó el cierre de espacios culturales por el covid-19.

Publicado el
Bailarines, músicos, teatristas, poetas, escultores, pintores, entre otros, son homenajeados con diferentes actividades este día. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
Bailarines, músicos, teatristas, poetas, escultores, pintores, entre otros, son homenajeados con diferentes actividades este día. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Cada 27 de octubre en Guatemala se rinde homenaje al talento de los artistas nacionales que se desempeñan en las diferentes ramas del arte. En esta fecha se conmemora el trágico accidente ocurrido en 1951 en el que fallecieron varios artistas guatemaltecos cuando el avión en el que se transportaban presentó fallas técnicas y provocó un incendio.

El suceso ocurrió al despegar el avión de la pista cuando retornaban de Flores, Petén, en donde ofrecieron un concierto. Entre los artistas que murieron se encuentra Lily Andreu Spillari de Berger, Mario Lara, Manolo Rosales y Paco Pérez, autor de grandes melodías en marimba como Luna de Xelajú. También el locutor Germán Bayer Santa Coloma, el músico Salomón Argueta y los integrantes de su orquesta Juan León Cifuentes, entre otros.

Para conmemorar la vida de las víctimas del accidente, el 13 de octubre de 1981 el Congreso de la República emitió el decreto 39-759 mediante el cual declaró el 27 de octubre como el Día del Artista Nacional. Por ello, este día los bailarines, músicos, teatristas, poetas, escultores, pintores, entre otros, son homenajeados con diferentes actividades.

Por ejemplo, en el Premio Artista del Año, fundado por la periodista María Eugenia Gordillo nace con el afán de estimular y darle empuje a la expresión artística, al exponerla a los medios de comunicación y a los diferentes públicos.

Varios artistas guatemaltecos fueron galardonados con el premio Artista del Año 2019. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Desde hace 40 años el premio ha resaltado y valorado la obra y trayectoria de varios artistas de diferentes ramas. Otorga un reconocimiento especial a aquellos maestros del arte que han alcanzado mayores logros en sus respectivos campos con la medalla Antonio Almorza en locución, Medalla Fabiola Perdomo en danza clásica y Medalla Ricardo Mata en fotografía artística.

Este año, debido a la pandemia del covid-19, los Premios Artista del Año se realizarán en línea y celebrarán sus “Bodas de Rubí”.

Cómo superar la crisis

La pandemia del covid-19 dejó una crisis cultural en el país, ya que los espacios culturales fueron de los primeros lugares en suspender actividades a inicios de marzo y son de los últimos en reabrir sus puertas.

De acuerdo con Ricardo Velásquez, director del grupo musical Esperanto y del coro de la Universidad del Istmo, entre los principales retos que deben enfrentarse los artistas ahora que se están volviendo a abrir poco a poco los espacios culturales es adecuarse al número de personas que es permitido ingresar.

Pasa, sobre todo, con las agrupaciones grandes como marimbas, mariachis o coros, quienes están integrados por más de tres personas. Para eventos privados o presentaciones en restaurantes no les permiten que toquen porque son muchos. Además, actualmente no todos los lugares están contratando músicos porque deben recuperarse de la crisis económica de los últimos meses.

Para el músico Ricardo del Carmen los últimos meses han sido difíciles para todos los artistas por no poderse presentar ante su público en vivo. Sin embargo, se abrió la posibilidad de hacer presentaciones en línea y estar siempre activos en la escena cultural. “Aunque no es lo mismo, porque no hay cosa más encantadora que estar cerca de la gente y recibir los aplausos del público en persona, debemos optar por los eventos virtuales para demostrar que en el gremio artístico no nos dejamos vencer”, opina.

Para Ana Carolina Villagrán, pintora, el que varios lugares culturales hayan cerrado sus puertas porque no resistieron los problemas económicos que provocó la pandemia del Covid-19 origina una crisis cultural en el país. “Poco a poco hemos ido educando a las personas a valorar el arte, en todas sus ramas, pero ahora cuando regresemos a las presentaciones en vivo no sé qué tantos lugares disponibles habrá. Por eso hay que continuar utilizando las redes sociales para dar a conocer nuestro trabajo y que el público lo consuma. Llegar a aquellas personas que antes pagaban por entrar a una exposición de arte o un concierto, que ahora puedan hacerlo por entrar a una conferencia de Zoom, por ejemplo. Esas son formas de ayudar a sus artistas”, comenta.

“Como en todas partes del mundo el gremio artístico ha sido afectado seriamente, en algunos países se han inyectado millonarias sumas de dinero, para ayudar a los artistas a través de ayudas estatales.  Nuestro país no es la excepción según tengo entendido, se ha destinado un presupuesto a través del Ministerio de Cultura y Deportes llamado Apoyarte, en donde al inicio se solicitaban 11 requisitos, que fueron reducidos únicamente a 4 para facilitar ayuda a proyectos, en estos difíciles momentos”, anuncia Rudy Cotton, artista y director del Museo Nacional de Arte Moderno.

Según el artista, la cultura ha estado relegada por otras inversiones mayores, pero sin importancia en comparación al aspecto de la dignidad del arte. Cualquier situación siempre tiene dos caras, el covid-19, abrió el espacio virtual, el cual permite comunicarse más rápido y más demanda de propuestas artísticas sin límites. “Esta es la oportunidad para utilizarlas y servirse de las redes sociales y cualquier medio informático para seguir creando y comunicando, ya que así será nuestra convivencia más adelante. No hay que esperar, hay que ver hacia el futuro”, resalta.