El ejercicio en exceso no es bueno

La actividad física es beneficiosa para la salud en general, siempre y cuando sea moderada; para eso hay que avocarse con profesionales y recibir la asesoría adecuada para evitar lesiones o problemas mayores.

Cuando se decide comenzar con una rutina de ejercicios, hay que recibir la orientación idónea sobre qué le conviene al organismo, para que no se vea afectado, pues la actividad física no debe practicarse con el único objetivo de verse bien, ahora que se acercan las vacaciones de verano.

“El ejercicio es bueno, ya que ayuda a mejorar la salud y a desarrollar cualidades como fuerza, resistencia y velocidad, lo cual se puede lograr con programas de condición física. Sin embargo, hay que establecer qué objetivos busca la persona, ya que exagerar el ejercicio puede producir daños al cuerpo”, explicaron ayer Jesús Hernández e Iván Poo, licenciados en Cultura Física, Deportes y Recreación, durante el programa El Consultorio, que se transmite por www.prensalibre.com.

Las lesiones musculares y de articulaciones son comunes, cuando la actividad física es desmesurada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Es importante que una persona capacitada y profesional lleve un control de la planificación individualizada de la actividad física, según la edad y género.

Por ejemplo, expuso Hernández, los niños menores de 12 años deben desarrollar capacidades de flexibilidad, agilidad y coordinación mediante el ejercicio, ya que el organismo todavía no se ha desarrollado por completo. A partir de los 12 años se pueden incorporar rutinas con poco peso. El ejercicio intensivo debe comenzar a los 15 o 16 años.

“Todo esfuerzo físico va a causar agotamiento, eso es normal, y el cuerpo se recupera en 24 a 48 horas. Pero cuando hay dolor muscular y articular que no se alivia, es signo de que la técnica de ejercicio está mal”, añadió.

“La actividad física es saludable y ayuda a lograr longevidad, pero puede volverse perjudicial. Antes de ejercitarse hay que consultar al médico, si se es diabético, hipertenso, o se tienen ciertas deformidades en la curvatura espalda. También si se tiene pie plano o cavo”, concluyó Poo.

Iván Poo y Jesús Hernández hablan sobre el exceso de ejercicio con Chritian Dávila, en El Consultorio. (Foto Prensa Libre: Brenda Martínez)

AFECTADOS: Jóvenes

Las personas más propensas a lesionarse por el exceso de ejercicio son jóvenes de 18 a 21 años, quienes buscan aumentar la masa muscular y tonificarla con programas de entrenamiento intensivo, muchos de los cuales llevan un proceso. Además, no toman en cuenta los cambios hormonales y bioquímicos por los que pasa el organismo e incrementan la fuerza y velocidad de manera vertiginosa.

CAUSAS: Verse bien en poco tiempo

Una de las principales razones por las que ocurren las lesiones por sobreentrenamiento es la presión social que ejercen amigos en la persona, al querer verse bien en poco tiempo. El organismo debe pasar un proceso de adaptación antes de cualquier mejoría en la condición física. De lo contrario, está expuesto a sufrir lesiones que pueden resultar graves o fatales.

|LEA TAMBIÉNSer sedentario es más mortal que ser obeso|

SEÑALES: El cuerpo avisa

Si la persona se levanta fatigada o los músculos o articulaciones duelen demasiado y por más de 48 horas, son señales de que el ejercicio que se practica es exagerado y no es el adecuado. También es importante vigilar la frecuencia cardiaca, que es el mejor indicador de que hay sobreentrenamiento. Otra señal es la descoordinación al momento de ejercitarse y la dificultad para conciliar el sueño.

LESIONES: Partes más vulnerables

Las lesiones más comunes que se producen cuando se sobrecarga el cuerpo de ejercicio son a nivel de ligamentos, rodillas, tobillos, articulaciones, espalda y hombros. Cualquier actividad de metabolismo aeróbico y anaeróbico tiene repercusión en el corazón. Si se exagera en el ejercicio, hay riesgo de que el músculo cardíaco se hipertrofie e, incluso, se genere infarto al miocardio.

DIETA: Con medida

Ejercicio y alimentación van de la mano. Es desaconsejable para quienes no son atletas de alto rendimiento hacer actividad física intensa, si por ejemplo, un día antes comieron alimentos con muchas calorías, y luego pretenden correr 10 km para quemarlas. Hay que llevar una dieta equilibrada, dormir bien e hidratarse antes, durante y después de del ejercicio, para evitar hipoglucemia y calambres.

|LEA TAMBIÉNEs hora de recuperar la línea|

PLAN: Por etapas

Un error frecuente cuando se comienza a hacer ejercicio es elegir rutinas de programas emergentes de alto rendimiento. La actividad física debe pasar por tres etapas: de preparación general, al trabajar con todos los músculos en un período de 21 días o un mes; de ejercicio específico, cuando se cambia a movimientos más complejos para fortalecer ciertas partes del cuerpo, y, por último, de circuitos.