El tenor guatemalteco Mario Chang aparece en un documental nominado al Óscar

El tenor Mario Chang y su participación en la Ópera de Santa Fé son parte de un documental nominado a dos premios Óscar.

Mario Chang, como Edgardo en Lucia di Lamermoor, y la soprano Brenda Rae, en la Ópera de Santa Fe  (Foto Prensa Libre: YouTube / TheSantaFeOpera).
Mario Chang, como Edgardo en Lucia di Lamermoor, y la soprano Brenda Rae, en la Ópera de Santa Fe (Foto Prensa Libre: YouTube / TheSantaFeOpera).

La participación de Mario Chang en la Ópera de Santa Fe, en Nuevo México, Estados Unidos, fue significativa de varias maneras.

Según James M. Keller, del diario Santa Fe New Mexican, “el tenor dio una presentación sólida” como Edgardo, el amor de Lucía en Lucia di Lammermoor, la ópera de Gaetano Donizetti. La “pasión” y “calidad” que mostró el guatemalteco quedó registrada ante un público sumamente relevante.

Prueba de esa afirmación son las visitas habituales de Ruth Bader Ginsburg (Nueva York, 1933), jueza de la Corte Suprema de los Estados Unidos, una de las más reconocidas por sus fallos a favor de las políticas liberales, además de ser la segunda mujer en la historia de ese país en integrar ese tribunal.

La jurista asiste regularmente la Ópera de Santa Fe. Y en una de esas visitas, en 2017 para una de las presentaciones de Lucia di Lammermoor, Ginsburg fue acompañada por las cineastas Julie Cohen, Betsy West y su equipo de producción, quienes filmaban un largometraje documental que consiguió dos nominaciones en la próxima edición de los Premios Óscar.

RBG (2018), las siglas de la jueza y nombre del documental, explora la vida y carrera de uno de los personajes más célebres de Estados Unidos, la Corte Suprema, la sociedad norteamericana y hasta de la cultura pop, con apodos como “Notorious RBG”, un juego de palabras de The Notorious B.I.G., el rapero también oriundo de Brooklyn.

Una persona con energía y sencillez

Mario Chang comparte en camerinos con la jueza Ruth Bader Ginsburg (Foto Prensa Libre: cortesía Mario Chang).

Chang, como parte del elenco de Lucia di Lammermoor de la Ópera de Santa Fe, recibió un correo electrónico previo a una de las presentaciones en donde se le informó a él y sus colegas que tendrían la visita de un “invitado especial” y que quería conocer a los artistas después del espectáculo. Además, estaban filmando un documental sobre esa persona.

“La verdad, en ese momento, no sabía de quién se trataba”, contó el guatemalteco a Prensa Libre. “Cuando la conocimos, me pareció una persona muy sencilla pero con una energía que inunda el lugar, realmente alguien especial”, agregó.

Mario Chang (segundo de derecha a izquierda), junto al elenco de Lucia di Lammermoor en la Ópera de Santa Fe, y la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg (al centro) (Foto Prensa Libre: cortesía).

En esa reunión también estuvo la soprano Brenda Rae (Lucia), el barítono Zachary Nelson (Enrico Ashton) y el bajo barítono Christian Van Horn (Raimondo Bidebant). Chang descubrió pronto es que detrás de esa mujer de ahora 85 años, fiel seguidora de la ópera, estaba una persona que, según las palabras del tenor, ha hecho una “tremenda labor por alcanzar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres“.

Escenas del cantante guatemalteco entonando sus líneas como Edgardo durante ese visita de RBG fueron parte del documental de una hora y 38 minutos, publicado en enero de 2018 en Estados Unidos y que un año después consiguió ser nominado a dos premios de la Academia del Cine: Mejor Documental y Mejor Canción Original (I’ll Fight, de Diane Warren).

El largometraje cuenta con un 94% de calificaciones positivas en el portal Rotten Tomatoes y que ha recaudado más de US$14 millones en la taquilla estadounidense.

Chang recuerda los momentos que se presentó ante el público donde estaba RBG, lo cual dejó una experiencia significativa en la carrera del tenor.

Lea también: La guatemalteca Adriana González destaca en la Ópera de París

“Aunque no sea este el tema del documental, en ese breve momento donde RBG está escuchando la ópera se demuestra que la música es un idioma universal y que sensibiliza“, dijo.

Sobre aparecer en un largometraje nominado a los Óscar, Chang cree que “aunque no tuve nada que ver en la producción, me siento muy orgulloso de estar algunos minutos en él y de que ella nos haya venido a ver en vivo”, mencionó.

“Creo que las realizadoras tienen 100% merecida la nominación, nunca es fácil tocar temas como este en un mundo tan dividido por intereses personales. De verdad, les deseo lo mejor”, añadió el artista nacional.

Asidua de la ópera

Pese a su apretada agenda como jueza y tras una operación delicada que le mantuvo en un proceso de recuperación, Ruth Bader Ginsburg nunca ha perdido el interés por algunas aficiones como los viajes, las artes y, sobre todo, la ópera.

Por eso, cuando las cineastas West y Cohen comenzaron la producción del documental, sabían que tenían que registrar en video esa afición.

El equipo de producción filma una de las escenas del documental RBG, donde la jueza comparte con el elenco de Lucia di Lammermoor (Foto Prensa Libre: cortesía).

“Ama mucho las artes y la cultura”, comentó West en una entrevista a Mother Jones. La realizadora enfatizó que RBG mantiene una agenda profesional estricta, pero en la que siempre mantiene espacio para dar conferencias o ver un espectáculo artístico. “No podíamos mantener el ritmo. Era una locura”, agregó.

Sobre el evento en la Ópera de Santa Fe en la que conoció a Chang, recuerda que Ginsburg vio hasta cuatro veces la presentación. Fue en la segunda noche de sus visitas en la que se filmaron las escenas.

Las presentaciones de la Ópera, que fue dirigida por el brasileño Ron Daniels, ocurrieron el 1, 7, 12, 21 y 31 de julio; y el 5, 8, 12, 16 y 24 de agosto de 2017.

Jueza distinguida

La jueza Ruth Bader Ginsburg (Foto Prensa Libre: AFP).

Ruth Bader Ginsburg ha destacado por su trayectoria impecable en la academia, desde sus estudios de derecho en Harvard, así como en las garantías civiles, como en su lucha constante para promover la igualdad entre hombres y mujeres.

Lea también: La desastrosa ceremonia de los Óscar la última vez que no tuvo presentador (como va a pasar este año)

En 1993, el entonces presidente Bill Clinton la nombró jueza de la Corte Suprema tras el retiro de Byron White, confirmada por el Senado por una votación de 96 votos a favor y 3 en contra, lo que la convirtió en la segunda mujer en integrar ese tribunal, después de Sandra Day O’Connor.

Una mujer se viste como Ruth Bader Ginsburg en una Marcha de las Mujeres en Denver, Colorado, el 19 de enero de 2019. RBG se ha convertido en un símbolo de la lucha por los derechos de la mujer (Foto Prensa Libre: AFP).

Entre sus principales acciones como jueza del Supremo es la de votar a favor del derecho al aborto, los derechos de las personas homosexuales, y en contra de la pena de muerte, entre otras.

Carrera en ascenso

Mientras llega esa gala de la Academia, el guatemalteco Mario Chang se mantendrá bastante ocupado a lo largo de 2019.

Chang, en una de las escenas de Lucia di Lammermoor en la Ópera de Santa Fe (Foto Prensa Libre: YouTube / TheSantaFeOpera).

Actualmente está en Nueva York preparando unos roles, luego se presentará en Connecticut y tendrá el papel protagónico (Alfredo) en La Traviata en la Ópera de Atlanta.

Volverá a la Ópera de Santa Fe para una actuación en La Bohéme. Después viajará a Oslo, Noruega, donde será el duque de Mantua en Rigoletto y cerrará el año con otras presentaciones y una más con La Bohéme en la Ópera de Arizona.

En ese cronograma apretado, también tiene planificado volver a Guatemala para ser parte de una cuarta ópera producida por Querido Arte.

Contenido relacionado:

> Jayro Bustamante evalúa el abandono estatal hacia el cine

> Ellos son los actores de origen guatemalteco que protagonizarán cinta de HBO que expone el drama migratorio hacia EE. UU.

> ¿Cómo sería un mundo en el que no existieron los Beatles?

0