Esta es la historia del guatemalteco John Smith, cuya sobrevivencia milagrosa fue llevada a la película Un amor inquebrantable

“Paciente muerto, madre rezó, paciente revivió”. Con estas palabras puede resumirse perfectamente la segunda oportunidad de vida que tuvo John Smith, joven de origen guatemalteco y que vive en Estados Unidos., luego de haber sobrevivido de forma milagrosa a un ahogamiento, único caso de su tipo registrado en el mundo y que fue recreado en la película “Amor inquebrantable”, que se estrenará en Guatemala el jueves 11 de abril.

John Smith, con sus padres, Joyce y Brian. A los 14 años, el joven originario de Guatemala, sobrevivió de forma milagrosa. (Foto Prensa Libre, tomado de nydailynews.com)
John Smith, con sus padres, Joyce y Brian. A los 14 años, el joven originario de Guatemala, sobrevivió de forma milagrosa. (Foto Prensa Libre, tomado de nydailynews.com)

La película es producida por Devon Franklin -“Milagros del cielo”-, y está basada en el libro de Joyce Smith. Es dirigida por Roxann Dawson.

Todo ocurrió el 9 de enero del 2015, día de feriado en EE. UU. John, de 14 años y que fue adoptado a los 5 meses por Joyce y Brian Smith en Guatemala, aprovechó el día libre para ir a pasear con dos de sus amigos al lago congelado de St. Louise, en St. Charles, Missouri. No atendieron la advertencia de un vecino que vio a los tres adolescentes corriendo sobre las aguas congeladas, que tenían una temperatura de 4 grados centígrados.

Vista del lago St. Louise, un día después del accidente de John Smith, localizado en St. Charles, Missouri.

En el instante en que John le envió un mensaje a su madre para contarle de sus planes sobre ir a la universidad con una beca deportiva y despedirse con un “te amo”, el hielo de apenas 5 cm de grosor se quebró. Sus amigos Josh Sander y Josh Rieger lograron salir de las aguas, pero John se hundió hacia la profundidad del lago.

Esta es una de las fotografías que se tomaron Josh Sander, Josh Rieger y John Smith sobre el lago St. Louise, minutos antes de caer a las aguas, después de que el frágil hielo se quebrara.

“Mi familia estaba en mis pensamientos”, recuerda Smith. “En mi mente gritaba ‘¡Dios, por favor, no me dejes morir!’. Poco después de eso, me hundí”, recuerda el joven.

Media hora después de la conversación con su hijo, Joyce recibió la llamada. John había caído en el lago y había permanecido sumergido por 15 minutos, antes de que llegaran los equipos de rescate acuático. No tenía pulso. Fue llevado al hospital infantil Cardenal Glennon, a donde se dirigió también su madre. “Recé todo el camino hasta el hospital, pedía a Dios por la vida de John. Él era nuestro regalo, y sabía en mi corazón que Dios no iba a llevárselo”, cuenta Joyce.

Joyce comenzó a rezar en voz alta. Toda la sala de emergencias logró escucharla. “Recordé un versículo que escuché toda mi vida: Espíritu Santo que resucitó a Jesucristo entre los muertos habita entre nosotros (Romanos 8:11)”, cuenta. “No recuerdo todo lo que dije, pero le imploré a Dios que por favor nos enviara al Espíritu Santo para salvar a mi hijo”, dice Joyce. En ese instante y repentinamente el monitor comenzó a registrar el pulso cardíaco de John, luego de haber pasado 45 minutos sin signos de vida. Previamente, los médicos habían luchado en vano para que su corazón latiera.

El médico de emergencias que lo atendió, Kent Sutterer, dijo que nunca había conocido a nadie que sobreviviera después de haber estado sin pulso por más de 25 minutos.

Ese fue el primer milagro, pero todavía el peligro no había pasado. El adolescente fue tratado por el doctor Jeremy Garret, un pediatra con amplia experiencia en pacientes de ahogamiento e hipotermia. “Si él pasa la noche, lo cual no creemos que suceda, vivirá como vegetal. ¿Qué tan lejos quieren continuar’”, les dijo a los padres, quienes desafiaron el pronóstico médico con una cadena de oración de amigos y familiares, en Facebook, para complementar el tratamiento.

Sutterer dijo que la dificultad para respirar y la falta de reacción de sus pupilas eran señales de que el joven moriría en cuestión de horas.

 

Además, el adolescente presentó fiebre alta. Garret sospechó que podría tratarse de una infección contraída por el agua sucia del lago que tragó y le hizo una biopsia a sus pulmones. “No tengo explicación para esto. Cualquiera que viva en estos estados adquirirá alguna clase de bacteria u hongo en sus pulmones después de haber bebido agua como esa, debido a los pesticidas que contiene. El análisis de los  pulmones de John estaban libres de infección”, refirió con sorpresa el médico.

John Smith recibió la visita de sus compañeros, durante las dos semanas que estuvo hospitalizado.

“Diez órganos de John habían colapsado. Debería haber muerto. ¿Cómo lo explicas?. Si no es Dios, entonces, ¿explícame qué es?”, dijo Joyce, al recordar que su hijo recobró la conciencia al día siguiente y salió caminando del hospital 19 días después del accidente, sin más secuelas que una pequeña dificultad de movimiento en las manos. Pasó tres semanas por una terapia física para recuperase totalmente, dice el periodista Alan Sharrer, que entrevistó a Joyce para screenfish.net

“Tuve la visión de dos ángeles en la habitación y que iluminaron la cabeza de John. Creo que Dios puso su cerebro en su lugar, casi como reescribiéndolo”, dijo el pastor de la iglesia Primera Asamblea en San Pedro, a la que asistía la familia Smith, Jason Noble, que estuvo pendiente de su recuperación y pidió oraciones a amigos y familiares.

 

John Smith sale caminando del hospital, 19 días después de que se ahogara y resucitara. Lo acompaña el pastor Jason Noble.

La belleza de la adopción

Cuando Devon Franklin, el productor ejecutivo de la película, escuchó a la familia en una entrevista de televisión en el 2016, un elemento en particular lo intrigó. “La adopción, única y diferente, realmente me llevó a producir la historia”, dice Franklin.

Lea también: Jayro Bustamante es destacado como director en festival de cine

“Cuando estás bajo el agua durante esa cantidad de tiempo sin oxígeno, las posibilidades de recuperarte desde un punto de vista médico son mínimas por no decir nulas. Que John no haya sufrido daño cerebral, ocular y pulmonar, y que haya sanado por completo, es algo que nunca antes se había escuchado en el mundo de la medicina. Por estas razones, lo llamaron un milagro”, dijo Franklin.

El viaje de adopción de los Smith revela retos personales que van más allá de la realidad. “Era el segundo matrimonio para mí y para Brian”, le contó Joyce Smith al periodista Josh Shepherd, para The Federalist.

El joven sobreviviente con sus padres y el pastor de su iglesia, Jason Noble.

Ella y su esposa tenían tres hijos adultos de relaciones anteriores. “Al principio, tuvimos dos pérdidas de bebés y luego, no volví a quedar embarazada. No teníamos recursos para poder ser candidatos para una adopción”, añade Joyce.

La pareja de 40 años pensaba que sus días de criar niños habían terminado. Entonces Brian Smith comenzó a viajar por Latinoamérica en misiones humanitarias, como la construcción de escuelas.

“Mientras él estaba por esos lugares, su corazón ansiaba tener niños”, dice Joyce. “Cuando regresó del viaje, me preguntó qué pensaba sobre la adopción. Ese día, el 12 de febrero del 2000, decidimos emprender ese camino”, agrega.

El joven de origen guatemalteco se despide de la enfermera que lo atendió en el hospital, el día que fue dado de alta.

Lea también: Actor guatemalteco que participó en serie “Narcos” dona equipo de computación a escuela 

Mientras algunas familias adoptivas esperan años para recibir a sus hijos, los Smith pasaron por un proceso rápido para poder adoptar un niño de Guatemala. “Casi nueve meses después de nuestra decisión, nos dieron a John”, recuerda Joyce.

La vida de Smith no era perfecta. Dio en adopción a su primer hijo y casi comete suicidio. Pero ella adoptó a John en Guatemala y lo vio crecer como un adolescente normal, muy buen jugador de basquetbol. “No te lo puedes llevar. Pedimos por él hace 17 años”, le dijo a Dios cuando su hijo estaba en la cama del hospital, dice Joyce.

John es un destacado jugador de basquetbol en la escuela secundaria a la que asiste.

En la actualidad, cuando John no está en la escuela, disfruta pasar tiempo con sus padres, sus tres hermanos y amigos. Después de la secundaria, que cursa en Living Word Christian School, espera convertirse en pastor. Continúa jugando basquetbol y su materia favorita es Ciencias de la Tierra. Planea quedarse en casa y asistir a la universidad cristiana local. John sabe que Dios tiene un propósito para su vida y quiere compartir el mensaje del amor de Dios a todo el mundo. “Jesucristo es un trabajador milagroso”, expone el joven, quien asistió junto a su madre al estreno en su localidad de la película, en la que conoció a los actores que interpretaron a Joyce  (Chrissy Metz) y al adolescente (Marcel Ruiz).

Joyce Smith saluda a Chrissy Metz, la actriz que la personificó en la película “Un amor inquebrantable”. A la derecha está Marcel Ruiz, actor de origen puertorriqueño que encarnó a John.

La actriz Chrissy Meitz envió este saludo a Guatemala, para invitarlos a ver la película.

“No sé, desearía tener una respuesta. Sé que Dios es poderoso y que Él tiene planes para la vida de todos. Aun cuando nuestras preguntas y oraciones no tengan respuestas de la manera que quisiéramos, creo que Dios nos puede dar paz en estos tiempos”, refiere Joyce, quien escribió un libro sobre el milagro que le devolvió de la muerte a su hijo.

Hasta el día de hoy no hay secuelas del accidente.

Contenido relacionado

Cinco razones por las que “Roma” hizo historia en los premios Óscar

Estos actores han interpretado al Joker

Filme retrata mundo donde no existieron The Beatles

0